Páginas vistas en total

jueves, 20 de enero de 2011

La Prensa ofrece un listado de ciudadanos que salieron exiliados bajo el régimen de Evo, lo que una verguenza para la Democracia que dice representar

Desde 2003, 150 ciudadanos bolivianos abandonaron el país en busca de refugio. De ellos, al menos 132 obtuvieron el estatus de refugiados y 18 huyeron, por lo que son requeridos por la justicia. Algunos salieron de Bolivia junto con sus familiares. Con 117 personas, Brasil es el destino principal de quienes dejaron el territorio nacional para precautelar su seguridad, siete están en Perú, seis residen en Estados Unidos, uno se encuentra en Chile y otro, en Paraguay. En opinión del diplomático Gustavo Aliaga, quien prestó sus servicios profesionales en la Cancillería a lo largo de 27 años, “la violación sistemática a los derechos humanos e individuales le hace daño a la democracia y a la imagen de un Gobierno que se impuso en las urnas con un amplio margen”. Sin embargo, afirmó que “da la impresión de que es el mismo Gobierno que permite la salida de sus adversarios enjuiciados. ¿Dónde estaban los servicios de Inteligencia del Estado cuando huían Mario Cossío o, antes, Manfred Reyes Villa? Es difícil creer que no se hubiera ordenado hacerles seguimiento”. Y cuando se produce la huida de una persona, el presidente Evo Morales sale ante los medios para decir que quien huye es un delincuente confeso. “Es casi como una condena papal. Debe existir, en el exterior, una percepción de que en el país se censura las ideas contrarias a las del oficialismo”. De acuerdo con lo que establece la Constitución, una persona es culpable de un delito sólo cuando al cabo de un debido proceso es enjuiciada y condenada. Debe presumirse su inocencia incluso después de ser imputada. De esa forma, dice Aliaga, el Ejecutivo se ahorra un juicio largo y desgastante, mientras puede afirmar que el fugitivo es culpable porque al escapar dejó en claro su responsabilidad sobre los hechos que le son atribuidos. “De todas maneras, y no sólo bajo este Gobierno, sino durante los del MNR, el MIR, la ADN, con medias verdades se ha destruido a mucha gente”. La matanza de Porvenir es la principal causa de la huida de bolivianos. El Estado brasileño del Acre acogió a 114 pandinos, a quienes se sumaron en otros estados otras tres personas vinculadas al caso Rózsa. Las actividades de la milicia liderada por el boliviano-croata-húngaro causaron la precipitada salida de 18 compatriotas, mientras que la llamada guerra del gas, de octubre de 2003, causó el autoexilio de 10 bolivianos. Hay cuatro casos especiales. Javier Alcoreza Valle, primo hermano del ex prefecto paceño Luis Alberto Chito Valle, goza de refugio en Chile, país que denegó su extradición a pesar de que fue condenado en primera instancia por la Corte Suprema de Justicia; el de Mario Cossío, que fugó a Paraguay ante un juicio penal por presunta corrupción pública, y los de Hércules de Souza y Jorge Eduardo Ortiz Banzer, ejecutivos de la empresa AeroSur, que son investigados por la comisión del supuesto delito de enriquecimiento ilícito. Humberto Roca Leigue, principal ejecutivo de esa aerolínea privada, se somete a un tratamiento para combatir un cáncer renal en España, pero aseguró que regresará a Bolivia para enfrentar los cargos de los que se le acusa. Aliaga concluyó: “Hay un factor de miedo que hace que estas personas escapen, porque estar en la cárcel no ha de resultar agradable para nadie”. La diferencia entre Asilo y Refugio El diplomático Gustavo Aliaga explicó que el refugio es una antigua práctica y se concedía desde la época medieval a los ladrones y delincuentes, quienes podían ser ajusticiados en sus países o en las regiones en las que habían transgredido la ley. Con el correr de los años, el refugio se aplicó a los perseguidos políticos. Esta figura legal es aplicada por la Comisión Nacional del Refugiado, que en cada país tiene directa relación con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la Comisión Intergubernamental de Migraciones o el Parlamento de cada país, que deciden acoger a una persona para ponerla bajo protección del correspondiente Estado nacional. Para hacerse acreedores a este beneficio, los interesados deben presentarse, en cuanto cruzan la frontera o llegan a un aeropuerto, ante las autoridades de Migración del país de acogida para hacer la solicitud de inmediato. Estas personas tendrán un tiempo prudencial para presentar los alegatos y pruebas de que su integridad personal corre peligro en su país de origen. No se puede solicitar una visa de turista y, posteriormente, plantear el pedido de refugio. Los convenios internacionales no admiten este procedimiento. El refugio es indefinido e independiente de la fuerza política que gobierne un país. Entretanto, el asilo político es concedido por un Gobierno. Es una decisión política que se concede a una persona por razones también políticas y puede quedar sin efecto cuando cambia la administración gubernamental. Para destacar En Sudamérica, Brasil, Paraguay y Uruguay son los países que tienen la mayor tradición de acoger refugiados en su seno. Brasil acoge a más de 4.700 refugiados e incluso Lula da Silva rechazó el pedido de extradición de un fugitivo italiano. Paraguay recibe a 150 exiliados provenientes de otros países. De éstos, al menos 120 son de nacionalidad cubana. Uruguay respeta los convenios internacionales en materia de refugio. Es muy difícil lograr la extradición de estas personas. Algunos autoexiliados Gonzalo Sánchez de Lozada EEUU Carlos Sánchez Berzaín EEUU Jorge Joaquín Berindoague EEUU Manfred Reyes Villa EEUU Guido Áñez Moscoso EEUU Branko Marinkovic EEUU Alejandro Melgar Pereira EEUU Hugo Achá Melgar EEUU Hugo Carvajal Donoso España José Luis Paredes Muñoz España Pablo Humberto Costas Aguilera España Jorge Torres Obleas Perú Javier Torres-Goitia Perú Mirtha Quevedo Acalinovic Perú Javier Alcoreza Valle Chile Lorgio Balcázar Arroyo Brasil David Sejas López Brasil Luis Hernando Tapia Pachi Brasil Ana Melena de Suzuki Brasil Ricardo Shimokawa Brasil Mario Adel Cossío Cortés Paraguay Guido Nayar Parada Desconocido Marco A. Paniagua A. Desconocido Gelafio Santistevan H. Desconocido Alejandro Brown I. Desconocido Rony Hurtado Vaca Desconocido Luis Alberto Hurtado Vaca Desconocido Enrique Vaca Pedraza Desconocido Héctor Renato Laguna P. Desconocido Mario Adolfo Bruno L. Desconocido Luis Orlando Justiniano A. Desconocido Ignacio Villa Vargas Desconocido Hércules de Souza Desconocido Jorge Eduardo Ortiz B. Desconocido Otras 112 personas sindicadas de participar en la matanza de Porvenir hallaron refugio en el Estado brasileño del Acre. Dos viceministros y dos directores generales del Gobierno de Sánchez de Lozada obtuvieron la condición de refugiados en Perú. Según el Capítulo Boliviano por los Derechos Humanos, entre 1970 y 1982, periodo correspondiente a las dictaduras, hubo 1.303 exiliados y 185 desterrados. Es decir, 1.488 personas salieron de Bolivia por razones políticas.

No hay comentarios: