Páginas vistas en total

viernes, 29 de julio de 2011

claro y valiente. oportuno y bien fundamentado al menos UN patriota le pregunta a SE, "de cuál golpe está hablando" basta de victimarze porque cada vez le creemos menos (M. Kempff)

S.E. ha tenido la manía de fantasear con agresiones contra su persona o contra su familia y ciertamente ha logrado lo que buscaba: la conmiseración general. La segregación y el desprecio a que, según él, era sometido cuando niño por los terratenientes blancos, y las atrocidades que los patrones cometían con los indios, mutilándolos y dejándolos ciegos, corrió como inconcebible noticia de salvajismo por todo el mundo, provocando lástima y rabia.
Ahora que se le agotó el libreto sobre los atropellos étnicos, S.E. se ha inventado otro drama: el del golpe de Estado que debió resistir. ¿Cuándo fue eso, Excelencia? ¿Qué día y en qué año se produjo el golpe que usted conjuró? Porque es cierto que a Hugo Chávez lo derrocaron y lo tuvieron preso durante un día entero el año 2000. Es cierto que a Zelaya lo sacaron a patadas los militares por sus veleidades chavistas. Es cierto que Correa se metió en un cuartel amotinado y que debió pasar algunas horas retenido en una enfermería. Todo eso es cierto. ¿Pero cuándo le han tocado un pelo a S.E.?
¿Cuándo lo quisieron derrocar? ¿Cuándo aparecieron tanques de guerra por el Palacio Quemado? ¿O sobrevolaron aviones amenazantes sobre su cabeza? ¿O aparecieron policías dispuestos a tumbarlo a tiros? ¿O una muchedumbre con ganas de colgarlo en un farol de la plaza Murillo? ¿Cuándo se enteró S.E. que la DEA planeaba su muerte? ¿En qué forma lo querían eliminar? ¿Con una bomba o con veneno? ¿Cómo fue eso de que el entonces embajador norteamericano Philip Goldberg armó un golpe con parte de los partidos de oposición? ¿Qué pruebas hay al respecto que las desconoce toda la nación?
¡Nunca! ¡Nunca nadie quiso derrocar a S.E.! Ese es un simple y provechoso embuste al que se le quiere sacar rédito en el extranjero. El Vicepresidente, para no quedarse atrás, ya habla también del golpe del 2008. Y si habla él hacen eco los corifeos áulicos. ¿Pero es que nos creen estúpidos a todos los bolivianos? Porque algunos tarados los hay, sin duda, y los conocemos. ¿Pero todos somos idiotas y desmemoriados? Este asunto ya se pasó de castaño a oscuro y es bueno poner las cosas en su lugar.
¿Sabe la gente cuál es el famoso golpe del que se victimiza S.E.? Pues ni más ni menos que las protestas callejeras que hubo en Santa Cruz el 2008 con tomas de algunas instituciones del Estado. Se cometieron desmanes, se actuó muy mal, se atropelló el orden, pero de ahí a un golpe contra el Estado Plurinacional hay mucho trecho. Lo que pasó en Santa Cruz es lo que cada mes provocan los "movimientos sociales" en la zona andina y que se lo toma paternalmente como producto del carácter rebelde de los revolucionarios. Además que los revoltosos del 2008 abandonaron las instituciones tomadas y luego se fueron a sus casas repudiados por la mayoría de los ciudadanos. Ojalá que S.E. no afirme sus miedos achacándole culpas al jovencito que estaba con una escopeta de caza a dos mil metros de él, cerca al Trompillo, y que lo presentaron como la reencarnación de El Chacal, que le quería volar la cabeza a S.E. como reventando una sandía.
Todas son majaderías para buscar propósitos acusatorios contra la oposición y sobre todo contra los cruceños. Pero en el país del embuste y la leyenda, en el Estado de la tramoya burda, es cosa de insistir con una mentira para convertirla en verdad. Ahora resulta que hubo un golpe fantasma, no se sabe contra quién, sin tanques, sin aviones, sin militares, sin policías, sin partidos políticos, sin nadie. Pero S.E. jura que el golpe fracasó, que Goldberg fue sorprendido en su conjura y expulsado de Bolivia, y que el gobierno del cambio se salvó de milagro del zarpazo yanqui aliado con la derecha nacional.
Lo único cierto, más bien, fue que el gobierno golpeó a gil y mil. Asesinó a tiro limpio a tres presuntos terroristas de diverso origen, para acusar a los cruceños de separatistas y encarcelarlos o exiliarlos. Armó la gran farsa de Porvenir, en Pando, para darle un golpe prefectural a Leopoldo Fernández, encerrarlo en San Pedro y Chonchocoro desde hace tres años, convirtiéndolo en un mito al que algún día sus esbirros le implorarán perdón de rodillas. Promovió una marcha indígena contra Santa Cruz para sembrar desconfianza y caos. Ha creado la justicia del terror que a pie juntillas obedece las órdenes del gobierno para "investigar" a cualquier ciudadano y enviarlo, sin chistar, tras las rejas.
Ahora está empeñado en otro golpe contra la gobernación del Beni, una vez que ya derrocó al gobernador de Tarija, Mario Cossío. Lo que se quiere hacer contra Ernesto Suárez es golpismo puro y duro. El masismo está desesperado por ocupar esa gobernación y afilarse para el combate decisivo: la caída de Rubén Costas en Santa Cruz.
Ya está bueno de hacerse las víctimas. Ya no les creemos y cada vez les creen menos en el exterior. S.E. debería dejarse de hablar tanto y de confundir a la gente enfrentando a unos contra otros. Si hubo, dizque, un golpe contra él en el 2008, que nos dé algunas pistas seguras porque las que menciona no son ciertas, o tal vez, ninguno de nosotros fuimos tan listos como para darnos cuenta de esa presunta acción criminal que a todos nos intriga.

jueves, 21 de julio de 2011

Constanza Oller de Moore se refiere al abuso de los dos tercios, a título de derecho democrático, rompiendo el espíritu y manipulando la técnica del rodillo. demagogia, dictadura, cleptocracia, oligarquía y plutocracia son sus criaturas amorfas

Democracia y 2/3


Son 2/3  de la votación, realmente democracia?. El origen de la palabra democracia no es gobierno de pueblo como muchos creen, si no que la palabra demos significa pueblo y kratos significa "poder".  La democracia como tal fue un legado de los griegos, entre los siglos IV y V AC fue esparciéndose como polvo entre la polis (ciudades griegas), Las leyes de Dracon y Solon fueron las grandes precursoras de lo que conocemos como democracia, Los griegos no solo se encargaron de mandar, si no que crearon las primeras nomos (leyes) , mismas que los ciudadanos empezaron a obedecer pues significaban que eran todos iguales. El cenit de la democracia vino con los gobiernos de Clistines en el 507 quien fundo la primera República Democrática y en el año 462 Pericles con la democracia plena.


Los romanos por su parte instauraron la República Imperial, en donde todos romanos o no romanos pasaban ser súbditos - recordemos que por mucho que fuera República Imperial, los imperios no tienen ciudadanos si no súbditos- Con Cesar Augusto empieza a tomar forma la democracia romana y su senado. 


Los romanos nos plantearon una democracia limitada; la griega fue  mas extremista; por ende se crearon dos conceptos, el" ideal democrático" en su mas pura expresión y los romanos con la "democracia posible" en muchos casos mixta.


En la historia moderna ambos conceptos logran cohesionarse para dar paso a dos grandes sucesos que cambiarían al mundo, "la Revolución Francesa" y "la Revolución Gloriosa" en Gran Bretaña que creo una democracia mixta, manteniendo su monarquía en un papel mas figurativo que político. La revolución francesa por el contraro extermino a la monarquia, nos mostró el lado sangriento y mas depravado de la democracia y los grandes extremos a los que se podiallegar en nombre de esta. Kant ya  se esforzaba en mostrar el fracaso de la Revolución Francesa, que fue en pos de un ideal sin considerar una democracia posible. Con esotos dos sucesos  la democracia empezó a ramificarse en directa y representativa.

 La historia de la democracia como la conocemos fue proceso largo, accidentado y lleno de reveses;  paralelamente a la democracia, surgieron, la oligarquía, oclocracia, demagogia, plutocracia, cleptocracia y todas sus variantes viciadas.

 Dentro de los supuestos  procesos de fortalecimiento de la democracia y el derecho al voto, varios pensadores llegaron a la conclusión, que mientras mas ciudadanos tuvieran los países, mas partidos políticos y opciones existieran, el alcanzar la unanimidad se convertía cada vez en un sueño mas lejano, y se debería adecuar una vez mas el sistema electoral, dejando olvidado ell ideal democratico y alejandose cada vez mas de la democracia real.  Las nuevas corrientes establecieron que la votación de 50+1 significaba mayoría en el sistema electoral, en otras instancias se estableció 2/3 o 3/4, según su Constitución Política o leyes lo establezcan. Las mayorias y minorías quedaron grabadas en  la ley.


 Entre tanta matemática y sistemas numéricos,  el ideal democrático quedo suspendido y perdido en el tiempo, pues el termino democracia o poder del pueblo degenero hasta convertirse en el poder de las mayorías. Legalmente es valido; pero históricamente perdio todo sentido y por ende distorsiono la pureza de la idea. La democracia al ser el poder del pueblo, no se refiere al 50 +1 ni a los 2/3 o a los 3/4. La democracia son todos los ciudadanos, el pueblo esta compuesto por las mayoría y sus minorías; las minorías y sus opiniones son tan valiosas como las del 64% que hacen la mayoría. Recordemos que el elemento creador de la democracia, fue la igualdad del pueblo ante la ley, no la igualdad de las mayorias o las minorias.

La historia de la democracia boliviana, se escribió con la sangre de nuestros próceres, los golpes de estado y gobiernos de facto con sus respectivos dictadores, se posesionaron en el país por largos periodos. Cada dictadura contó con sus mártires, mismos que surgieron de entre todos los sectores sociales. 

En la década de los 80 se recupera la estabilidad y la democracia - débil y quebradiza-; en 20 años de gobiernos elegidos por las mayorías (población o congresos), logran consolidar Bolivia con un gobierno democrático, los siguientes 5 años la democracia empieza a corromperse en Oligarquía, plutocracia y cleptocracia y las minorías en ese entonces, entre ellas los cocaleros del chapare, mediante la presión, el bloqueo y la marcha; empiezan desgastar la floreciente democracia del país, en 2006 un gobierno elegido por la mayoria pueblo denominado a si mismo democrático, comienza a minar la frágil realidad  boliviana, para convertirse en el epitome de la ocloracia, sin dejar de lado a sus parientes la demagogia, dictadura, cleptocracia, oligarquía y la plutocracia.

El 36% de un país como Bolivia son casi 3.6 millones de Bolivianos, por tanto un numero muy respetable y no 3 gatos maullando a la luna. Donde y cuando perdimos el ideal democrático?,  abandonamos la democracia posible, y como nos convertimos en un país  de demagogos, en donde la oclocrasia gobierna bajo el slogan 2/3 son democracia. Que equivocados que están: "2/3 NO ES DEMOCRACIA, ES MAYORÍA". Democracia somos todos los casi 10 millones de bolivianos. La democracia es el poder del pueblo, por el pueblo y para el pueblo" . Para construir en democracia debería empezar a escuchar a las supuestas "minorías", como sabemos que no es posible sigan gobernando, pero no ensucien el ideal democrático.

miércoles, 20 de julio de 2011

Karem Aráuz llama de nuevo nuestra atención con su vigorozo verbo al calificar de canallada, discriminación, humillación a la hipócrita y mentirosa conducta del Gobierno en incidente contra ninos minusválidos en Plaza Murillo

Es pueril ocultar que el proceso de selección de los postulantes a la totalidad del Órgano Judicial, pone punto final a la pretendida vocación democrática de los primeros días del gobierno plurinacional. Pocas muestras pueden ser más contundentes de un camino delimitado hacia lo totalitario y destructivo que copar la administración de justicia.

Cuando se prepara cuidadosamente el golpe definitivo al ejercicio de las libertades y el acceso a la justicia sin condiciones, tomo conocimiento de un hecho que me avergüenza como boliviana. Mientras se elaboraban las listas judiciales del bochorno en vísperas de la celebración del día de La Paz,  pasó por alto un poco mediatizado incidente a las puertas del Palacio Quemado (nunca más preciso el calificativo). Un grupo de señoras voluntarias tuvo la peregrina idea de llevar una docena de niños de capacidades diferentes, a rendir su homenaje ante el monumento a Murillo con sendos mensajes de civismo infantil y pequeños arreglos florales.

La diligente guardia policial del epicentro del poder, una vez más, hizo gala de su estúpida subordinación vergonzante al negar el acceso al reducido grupo de niños –varios en sillas de ruedas- marcando en sus semblantes incomprensión y perplejidad mientras los  llevaban por donde los habían traído. Apretando los ramos de flores en sus manitas y con sus pequeños ojos muy abiertos, observaron cómo los de las señoras se nublaban de lágrimas de incredulidad e impotencia. Mientras los asambleístas oficialistas se empachaban de vacíos enunciados de estar trabajando por una justicia que provea de igualdad e inclusión, inofensivos niños ciudadanos -a quienes se les debería brindar toda clase de protección y ayuda- eran desalojados de la Plaza Murillo en imperdonable agravio. Eso se llama discriminación, se llama humillación y se llama canallada. Ésa es señores, la más contundente muestra de la hipocresía y la mentira de los revolucionarios amantes del pueblo desposeído y postergado.

Confieso que este episodio logró mover mi centro de equilibrio pero al mismo tiempo, reforzó mi convicción que habiendo demasiados intereses bastardos, es impostergable repensar hasta dónde permitiremos que se siga incinerando lo que poseemos en el altar de este suicidio racional.
Cuando se da la alarma de una posible nueva y feroz crisis internacional - con varios países europeos al borde de la quiebra- y la economía mundial está en la cuerda floja, nuestros gobernantes, en vez de prever  la muy posible caída de los precios de nuestras exportaciones con las consecuencias dramáticas que conllevaría, están maquinando, maniobrando, persiguiendo, sembrando división, apropiándose indecentemente de lo ajeno y dejando a la legalidad y al futuro sin un resquicio de oportunidad.

Ojalá esos ciudadanos, cuyos  nombres y apellidos están en esas listas para la viciada elección de octubre y que quizá no tengan más pecado que dejarse usar por propia necesidad, pudiesen autocalificarse y admitir que ejercer una labor tan vital, solo debería ser desempeñada en base a conocimiento, conciencia e inquebrantable principio de respeto a los derechos fundamentales. De lo contrario, su gestión estará marcada por lo que es el  principio de la verdadera corrupción.

 Aceptar una responsabilidad sabiendo en conciencia no poder cumplirla, se llama deshonestidad. Es probable que ese heroico reducido grupo de asambleístas opositores que día a día intenta llamar la atención de la ciudadanía sobre el modo como se está planeando copar la administración de justicia, termine enjuiciado por promover la nulidad como alternativa a la ignominia.

Que nuestra justicia proverbialmente ha sufrido de una estigmatización tan vieja como nuestra existencia, es verdad. Es verdad que cuando los magistrados se designaban en virtud a  la negociación política en el Parlamento, surgían supremos y jueces que gozaban de la confianza de los distintos partidos políticos de cuya existencia ya nadie se acuerda. Este camino tenía al menos la virtud de que las tiendas políticas buscaban entre sus adherentes o afines, a profesionales de meritoria trayectoria y experiencia. Por otra parte, una sala de la Corte Suprema de Justicia, estaba siempre conformada por cuatro magistrados de distintas tendencias, por lo tanto, ninguno era el dueño de las decisiones colegiadas. En lo personal, he tenido la experiencia de haberme topado con supremos que enorgullecen los ámbitos de esa Corte de Justicia tan en vía a convertirse en una sede de obsecuentes al poder actual. Y eso es exactamente lo que sucederá.
Bastará tener un buen padrino masista que actuará como un todopoderoso que interponga sus buenos oficios para lograr un posible  fallo favorable.

lunes, 18 de julio de 2011

el golpe de García Meza provocó la inmediata convocatoria del Comité por la Defensa de la Democracia donde fueron asesinados Marcelo Quiroga, Galberto Vega y Carlos Flores Bedreal.. Editorial de La Prensa. al pie comentario testimonial de Mauricio Aira

"¡Bajo el efecto —cobarde, premeditado y solapado— del alcohol, producto de una larga noche de tragos que concluyó con la salida de los primeros rayos de sol, probablemente de festejos anticipados por la pronta toma bélica del poder, del Gobierno, de la ejecución de un golpe de Estado que derrocaría a la presidenta constitucional Lydia Gueiler, y con el afán de emborrachar y con ello acallar la razón y la conciencia, un grupo de paramilitares armados con artillería automática, camuflados en el interior de ambulancias de propiedad de los hospitales de la institución de la seguridad social, ingresaron a las instalaciones de la Central Obrera Boliviana (COB) para perpetrar los asesinatos más condenados y sentidos por la historia democrática de Bolivia.
La mañana del 17 de julio de 1980 auspiciaba todavía los rezagos de las fiestas julianas, cuando la ciudadanía aún no renunciaba a un último canto, a un último “¡que viva!”, como respuesta al “viva La Paz”. Sin embargo, algunas radios mañaneras, alertadas por corresponsables del interior, comentaban el levantamiento de las Fuerzas Armadas a manos de Luis García Mesa y Luis Arce Gómez. El Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade), como consecuencia de esta noticia, se había reunido en dependencias de la COB a efectos de tomar acciones, mediante la resistencia popular, en contra de esta insurgencia. Se había definido el inicio de un bloqueo de caminos, una huelga de hambre general e indefinida y otras medidas. Sin embargo, mientras esperaban la llegada de periodistas de la televisión nacional, ante cuyas cámaras se leería de manera inextensa y para todo el país la resolución del Conade, bajo el estruendo de metralletas, feroces gritos y alaridos, las oficinas fueron tomadas por los “cuchillos largos”, soldados que respondían a las órdenes de los “coroneles de la cocaína”.
Los militares no demoraron en reducir a los dirigentes. Para esto habían sido entrenados. En esta oportunidad no habría errores. Fueron asesinados Gualberto Vega y el joven Carlos Flores Bedregal. Una ráfaga de proyectiles cayó sobre el cuerpo de Marcelo Quiroga Santa Cruz, quien cayó, aún con vida, sobre las gradas de cemento del edificio. Su cuerpo fue llevado al Estado Mayor en Miraflores, donde se presume falleció. Desde entonces, sus restos no han sido encontrados.
Han pasado 31 años de aquella tragedia que ha traído consigo luto a centenares de personas. La más sangrienta y corrupta dictadura que ha vivido nuestra nación. Tiempo que no ha sido suficiente para esclarecer los hechos, para desclasificar los archivos de las Fuerzas Armadas y conocer la verdad de estos crímenes.
En esta oportunidad, esta casa editorial rinde homenaje a los mártires del 17 de julio, a todos aquellos que fueron víctimas de este golpe de Estado, rememorando siempre a Marcelo Quiroga Santa Cruz, el líder más representativo, carismático y activo de la izquierda boliviana.



Nota testimonial: A las 7.am concurrí a Radio Cosmos para presentar el Noticiero Matinal como solía hacerlo siempre. El golpe estaba cantado y en cualquier momento García Meza tomaría el poder. Todos lo habían aceptado como algo inevitable sea porque la Presidenta Lydia Guiller no pudo abortar el golpe, sea porque los militares con mando de tropa habían recibido sendos dólares en sus cuentas corrientes de banco y estaban ya "juramentados.comprometidos" en la subversión a gritos que aquel 17 de julio se dió de madrugada en la ciudad de Trinidad donde "casualmente se encontraba el dictador". El momento de la lectura de las noticias, Trinidad había sido tomada y el golpe se venía extendiendo al resto geográfico. Cochabamba no tardaría en caer en manos de los militares sublebados, el prefecto Eduardo Pérez Beltrán, el alcalde Mario Mercado, estaban al tanto y listos ya a rendir sus fuerzas y entregar las llaves. Hay sin embargo dos hechos que deseo rescatar de la memoria colectiva. El primero. Tiene que ver con la estrategia del golpe planificada y desarrollada por los militares argentinos que deseaban tener un gobierno satélite en ésta caso Bolivia como ahora lo tiene Venezuela. Convocar a los líderes de la oposición en La Paz, era parte del maquiabélico y macabra plan para asesinar a todos los líderes con un sólo golpe de timón. El segundo. Habría de producirse un "vacío de poder" para cometer los crímenes sin posibilidad de asumir las responsabilidad civiles del hecho al no existir gobierno constituído. Abundaré en ambos hechos históricos en notas venideras. Mauricio Aira

martes, 12 de julio de 2011

falso discurso, cinismo que ha puesto a andar fuerzas destructivas de la estructura formal y legal de Bolivia sin medir consecuencia. A propósito de una carretera escribe El Dia y previene

Hace mucho que los indígenas yuracaré agonizan en el Chapare, en las narices de los dominios del máximo dirigente cocalero del país y presidente del Estado Plurinacional, Evo Morales. Puñados de familias de esta etnia deambulan como zombis en el trópico cochabambino, afectados por la desnutrición y la tuberculosis. Los productores cocaleros les han invadido sus tierras, les han contaminado sus ríos y los traficantes de madera han cortado los árboles. Y sin árboles no hay qué cazar ni qué comer.

La única vez el Gobierno indigenista y protector de la Madre Tierra se acordó de los yucararé fue para usar su nombre para consolidar una impostura destinada a desestabilizar el gobierno departamental de Santa Cruz.

Hace mucho que los vecinos de los yuracaré del Chapare, los que habitan el parque Isiboro-Sécure vienen sufriendo el ataque de los mismos agentes destructivos de su hábitat y sus medios de supervivencia. Miles de hectáreas de esta inmensa y rica reserva natural han sido destruida por cocaleros y “cuartoneros”. Los dirigentes originarios del territorio denominado TIPNIS, están seguros que les ocurrirá lo mismo que a sus hermanos yuracaré y por eso se oponen a la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, obra por la que el presidente Morales ha demostrado un gran empeño, pese a que no representa un gran impacto en la economía nacional, salvo su inmensa contribución a expandir los cultivos de coca ilegales y aumentar las exportaciones de cocaína.

Al presidente Morales no le importan las quejas de los indígenas y tampoco escucha a los ambientalistas  -muchos de ellos aliados del “proceso  de cambio”-, que han estado haciendo advertencias apocalípticas sobre las consecuencias que traerá para el país la destrucción de un ecosistema que resulta vital para el equilibrio ecológico de una gran parte del territorio nacional. El parque Isiboro-Sécure se encuentra en la zona de influencia de los parques Carrasco, Amboró y también la reserva forestal de El Choré, tres ecosistemas que son responsables de la regulación del clima y el aporte de humedad en el norte de Santa Cruz, parte del Chaco y la Chiquitania, la extensión más productiva del país, la que aporta el mayor volumen de alimentos (más del 60 por ciento del consumo nacional) y obviamente, constituye uno de los patrimonios más grandes de Bolivia.

En los últimos años se ha intensificado la invasión a los parques y las reservas mencionadas. En estos lugares se ha detectado el incremento de cultivos de coca y cada día se destruyen decenas de hectáreas de bosques. Lo mismo está sucediendo en el parque Isiboro-Sécure, donde se calcula al ritmo actual y gracias al impulso de la polémica carretera, en no más de una década habrá desaparecido el 70 por ciento de la selva que cubre a la superficie protegida de más de 12 mil kilómetros cuadrados.

Más allá del falso discurso ecologista de este Gobierno, más allá del cinismo con el que el régimen se escuda en el indigenismo y más allá, por supuesto de la inclinación natural que siente el presidente Morales por el gremio de los cocaleros, a los que pretende supuestamente favorecer con la carretera Villa Tunari-Moxos, más allá de todo esto, este Gobierno ha puesto a andar poderosas fuerzas destructivas de la estructura económica formal y legal del país, sin medir las consecuencias que puede tener esta política para los diez millones de bolivianos y las generaciones que vienen. El interés que muchos ven detrás de estas acciones aparentemente suicidas, es la consolidación de la narco-economía y la carretera en cuestión es una importante pieza de la nueva geopolítica cocalera.
El Gobierno ha puesto a andar poderosas fuerzas destructivas de la estructura económica formal y legal del país, sin medir las consecuencias que puede tener esta política para los 10 millones de Bolivia.

domingo, 3 de julio de 2011

El Deber desplegó periodistas a Miami que vienen realizando notas y entrevistas importantes para la vida politica, como ésta con Carlos Sánchez ministro de la Presidencia y de las FFAA del Gobierno constitucional de Gonzalo Sánchez de Lozada.


Roberto Aguirre D. Miami
Carlos Sánchez Berzaín está en Estados Unidos desde 2003, cuando salió del país por el caso de ‘octubre negro’. Luego de ocho años insiste en su inocencia y contrataca al afirmar que hay pruebas para procesar a Evo Morales y su entorno.

-En estos días el Gobierno insiste en su presencia en el país para juzgarlo por el caso denominado octubre negro…
-El juicio de responsabilidades por octubre negro es una gran farsa jurídica de Evo Morales y un acto de persecución política.
Es una farsa jurídica porque es un proceso iniciado por los responsables del derrocamiento de un gobierno constitucional, el 17 de octubre de 2003. Entonces, quienes están de acusadores deberían ser los acusados. La gente que se llena la boca diciendo que los que estábamos en el Gobierno en ese momento cometimos delitos son en verdad los criminales que, rompiendo el proceso democrático, incurrieron en delitos comunes como el asesinato, bloqueo de caminos, secuestro de personas, daños a la propiedad. Así lograron  derrocar a un Gobierno. En base a esa ‘victoria’ llevaron al poder a Evo Morales.

No hay nadie más interesado que yo en que esos hechos se investiguen y se esclarezca no solo lo que pasó en octubre de 2003, sino también en febrero de ese año, con todo el proceso previo de complot y sedición. Porque cuando llegamos al poder el 6 de agosto de 2002 y Gonzalo Sánchez de Lozada se posesiona, ese mismo día Evo Morales hace una declaración pública y convoca a derrocar a Goni.

Luego viene un proceso que se llama las mesas de diálogo que yo dirijo, como ministro de la Presidencia. Porque en ese momento no es que había un mal Gobierno, pero había una crisis económica mundial que había afectado a Bolivia. Banzer y Quiroga nos dejaron el país en mal estado, por eso hicimos las mesas de diálogo, con unas fuerzas sociales poderosas e inquietas dirigidas por Felipe Quispe en el altiplano y por el dirigente cocalero Evo Morales.

Ese diálogo avanzó hasta diciembre, pero el proceso se rompió por insistencia de Evo en los primeros días de enero de 2002, con un bloqueo cocalero que produce     las primeras confrontaciones en el trópico de Cochabamba.
Después viene el caso llamado febrero negro, donde, aprovechando un motín policial, hay un intento de derrocar a Sánchez de Lozada. Después hay otro proceso para complot y subversión, en el que se incorpora al vicepresidente Carlos Mesa. A principios de agosto, estando en medio de otro diálogo nacional, convocado por la Iglesia católica, Evo rompe luego de volver de Caracas con el dinero suficiente para poner en marcha el proceso de derrocamiento.
- ¿Usted tiene pruebas de todas estas afirmaciones?

-Casi ocho años después, no necesito más pruebas porque las pruebas están en la prensa y en la boca de los propios actores.
Comencemos: en Bolivia Evo Morales y su gente se han llenado la boca diciendo que derrocaron a Goni Sánchez, por tanto, han confesado públicamente, no solo una sino decenas de veces. Han puesto su participación en el derrocamiento de Goni como un mérito para formar parte de la nueva burocracia que hoy maneja  el país.

Otra prueba: hoy en día, la gente en Bolivia no tiene ninguna duda de que ese quiebre institucional no se hubiera producido de no haber sido por Carlos Mesa, que tenía el desespero de ser presidente de la República, que traicionó al Gobierno democrático. Si no hubiera sido Mesa que da su famoso paso al costado y permite que Evo Morales acelere el destrozo institucional y llegue a un proceso electoral en 2005, tampoco todo esto hubiera pasado.
Son hechos que se llaman jurídicamente pruebas evidentes, que están en la opinión pública.
Por otro lado, Felipe Quispe ha salido a decir que ellos tendieron la emboscada de Huarisata. Los periódicos han reflejado que los primeros muertos en ese lugar fueron soldados que estaban defendiendo a la gente que venía de un secuestro de varias semanas en Sorata.

Hay cosas que no se saben de octubre, como por ejemplo que había gente atacando los cuarteles. No precisaba la tropa salir, la gente iba hasta ellos. Eso está documentado, pero esos documentos no salen de los cuarteles porque los mandos están subordinados a Evo Morales.

- ¿Con estas pruebas se puede llevar a juicio a los que ahora son los acusadores?
- Tendría que ser así, pero no se puede esclarecer un tema cuando los autores de los delitos son los dueños de los jueces, los dueños de los fiscales, los dueños de un ambiente de temor público que se ha instaurado en Bolivia.
Yo acuso públicamente a Evo Morales, a gente que está en su gabinete, al entorno de la dirigencia cocalera, al propio Sacha Llorenti, de haber llevado adelante una conspiración para derrocar al Gobierno de Sánchez de Lozada, para romper la democracia y tomar el poder. Queremos que eso se investigue, llevando adelante en primer lugar la derogatoria de los decretos supremos de amnistía firmados por Carlos Mesa.

- ¿Cuánta influencia tienen esos decretos?
- Carlos Mesa firma a los pocos días del derrocamiento de Goni el decreto 27234, del 31 de octubre de 2003, con el que básicamente perdona por todos los delitos cometidos a la gente que atacó el orden público, a la gente que bloqueó, a la gente que robó, a la gente que mató.
Ese decreto es un acto de perdón, y no se perdona a inocentes. El hecho mismo de dictar una amnistía es una confesión de los delitos cometidos. Con esto quedan librados desde Evo Morales hasta el último tirapiedras.
Pero como la gente se estaba librando de la cárcel más allá de lo que ellos querían, dictan un segundo decreto supremo, el 27237, que establece que la amnistía del decreto 27234 alcanza únicamente a los ciudadanos cuyas acciones se hubieran realizado entre el 5 de agosto y el 2 de noviembre de 2003, en el ámbito de la protesta social, en contra de las decisiones asumidas por el Gobierno. ¡Ellos mismos están fijando las fechas de su conspiración en documentos públicos!
- ¿Con estos documentos y pruebas, usted acepta un juicio en Bolivia?
-¿Cómo quiere usted que exista un juicio justo para la gente del Gobierno? Yo no tengo problema de estar en juicio para que surja un esclarecimiento histórico y que la gente sepa la verdad. Pero cómo se puede pretender que exista un juicio justo si la gente que ha causado el problema está con amnistía. En cambio estamos incluidos en el proceso las personas que teníamos la obligación legal de mantener el orden público.
Yo me pregunto, qué hubiera pasado si estos señores comienzan a realizar bloqueos, aíslan La Paz y nuestro Gobierno cruza los brazos. Se habría incurrido en el delito de incumplimiento de deberes. Lo que hicimos fue actuar según lo que la ley manda, a través de decretos, por eso actuaron la Policía y las Fuerzas Armadas. Los criminales que causaron los desmanes son perdonados con dos decretos de amnistía y la gente que salió a defender la democracia está enjuiciada. 
Yo quiero un juicio, pero con jueces imparciales, no con los jueces que ha nombrado Evo Morales. Yo quiero un juicio con toda la gente que participó en los hechos de octubre, porque la base de un juicio es la investigación, la búsqueda de la verdad, pero no vamos a encontrar la verdad si los tipos que están acusando son los que han cometido los crímenes.
Los fiscales y los jueces que conocen estas causas son gente que ha llegado haciendo de la promesa de una sentencia de culpabilidad (contra nosotros) parte del mérito para ascender en su carrera. Para ser ministro de la Corte Suprema de Justicia, para llegar a ser fiscal, hay que decir que se debe condenar a Sánchez de Lozada, que hay que traer a los ministros que están perseguidos o exiliados, y que hay que encarcelar a la gente que está en Bolivia. 
Para que exista un proceso justo, como principio universal, tiene que haber presunción de inocencia, que en Bolivia no existe; debe haber un debido proceso, que tampoco existe; tiene que haber amplitud de la investigación, pero aquí una parte de los protagonistas tiene amnistías; debe haber juez imparcial, pero los jueces son de ellos; y además el juez, así lo establece también la Constitución, tiene que ser uno designado con anterioridad a los hechos que se juzgan, y esa es otra condición que no se cumple.
Lo mismo ocurre con el caso de Leopoldo Fernández, el caso del supuesto terrorismo en Santa Cruz, pues las acusaciones contra gobernadores opositores son actos de persecución política. La única diferencia con el juicio de octubre negro es que nosotros fuimos los primeros. Y hubo gente que creyó que ahí se acababa todo, que haciendo leña de los que salieron del país a ellos les podía ir mejor. Pero mucha de la gente que pensaba eso también se encuentra en el exilio. O está perseguida por el  mismo mecanismo. En Bolivia se ha judicializado la política y se ha hecho de la justicia un instrumento de persecución. El caso de octubre negro es nada más el primero, tal vez el más importante porque hay un presidente del país involucrado. Pero todos los expresidentes, incluido Carlos Mesa, el traidor, están amenazados por el mismo mecanismo.
- ¿Por qué cree que cada vez sale a relucir esto del juicio?
- Es un buen sistema de propaganda, todavía les sirve, aunque menos que antes. Creen que derrotando a Sánchez de Lozada terminan con el neoliberalismo. Lo que han hecho es terminar con la democracia. Ellos creen que pueden justificar a partir de eso el inicio de un proceso que llaman de cambio, pero que es en verdad un proceso de liquidación de las libertades en Bolivia.
El caso de octubre negro les sirve como bandera porque sostienen económicamente a un grupo de personas para hacer manifestaciones. Manipulan políticamente a sus víctimas, porque no son víctimas del Estado, son víctimas de Evo Morales y su movimiento subversivo.
Por eso, insisto, este juicio es una farsa. Una farsa que puede hacer un Gobierno que se da el lujo de invitar a un ministro iraní perseguido por terrorismo; un gobierno que denuncia la convención de Ginebra. El día que tengamos un juicio en serio, tendremos a Evo Morales sentado en el banquillo del acusado y al país enterándose de la verdad.
El único resultado de este juicio,  además de la propaganda, es que ha generado exilio político. El primero fue el presidente Sánchez de Lozada, y hay ministros en varios lugares del mundo. Hay rehenes, esa gente enjuiciada, que no puede salir del país. El otro día han agredido al exministro Adalberto Kuajara. Hay presos políticos, como el general Juan Véliz. Evo Morales ha convertido a Bolivia en el sindicato cocalero que él manejaba, donde no había ley ni regla que no fuera la suya.
     Los textos de la sindicación     
Primer decreto. El decreto 27234, emitido el 31 de octubre de 2003, establece, en su artículo 2: “Se decreta amnistía para los delitos comprendidos en la Ley 2494 de 4 de agosto de 2003, Ley del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana, con relación a las acciones realizadas a partir del momento de la vigencia de la Ley y hasta el momento de entrada en vigencia del presente decreto”.

Segundo decreto. El 4 de noviembre se emitió el decreto 27237, que establece: “La amnistía decretada en el artículo 2 del Decreto Supremo 27234 del 31 de octubre de 2003 alcanza únicamente a ciudadanos cuyas acciones se hubieran realizado entre el 5 de agosto y el 4 de noviembre de 2003, en el ámbito de la protesta social, en contra de las decisiones y políticas asumidas por el Gobierno nacional”.


viernes, 1 de julio de 2011

BOLIVIA EN LA LISTA "GRIS" DEL GRUPO DE ACCION (GAFI), por no cumplir los planes de ajuste en cuanto a lavado de dinero del narcotráfico


Bolivia fue incluido en una lista de siete países cuestionados por el Grupo  de Acción Financiera Internacional (GAFI), por no haber realizado los progresos suficientes en sus planes de acción acordados para la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo producto del narcotráfico.
El país comparte sitio con Etiopía, Kenia, Myanmar, Sri Lanka, Siria y Turquía. Por debajo de éstos sólo se encuentran Irán y Corea del Norte, que están en la "lista negra" del GAFI.
En un informe publicado el viernes pasado, luego de una reunión de evaluación que duró cinco días en México, el organismo internacional explica que aunque Bolivia asumió el compromiso para trabajar con el GAFI y Gafisud (regional), "no ha hecho suficientes progresos en la implementación de su plan de acción" y mantiene deficiencias estratégicas.
El informe del GAFI recomienda al país trabajar para hacer frente a estas deficiencias con las siguientes medidas: asegurar una adecuada tipificación del lavado de dinero, tipificar adecuadamente la financiación del terrorismo, establecer e implementar una adecuada estructura jurídica para identificar y congelar activos de terroristas y establecer una Unidad de Inteligencia Financiera plenamente operativa y que funcione eficazmente.
“El GAFI insta a Bolivia a hacer frente a sus deficiencias restantes y continuar con el proceso de implementación de su plan de acción, incluyendo el continuar trabajando en su legislación contra el lavado dinero y financiamiento de terrorismo”, señala el informe.
El asesor de la presidencia del Banco Central de Bolivia (BCB), Carlos Salinas, dijo ayer que aún no conocía el informe y pidió tiempo para analizarlo. 

Alerta
El 25 de febrero de 2011, luego de una reunión en París, el Grupo de Acción Financiera Internacional sobre el blanqueo de capitales (GAFI) alertó a 10 países que forman parte de la “lista gris” –formada por países que tienen deficiencias, pero que trabajan en planes  para resolverlas— de que si no tomaban medidas suficientes para implementar significativamente las partes de su plan de acción para junio de este año, entonces el organismo identificaría esas jurisdicciones (naciones) que incumplen y tomaría la medida “adicional de exhortar a sus miembros para que consideren los riesgos derivados de las deficiencias asociadas con el país”.
Bolivia, Angola, Etiopía, Kenia, Myanmar, Nepal, Nigeria, Sri Lanka, Siria, Trinidad & Tobago y Turquía estaban en la lista.
Angola, Trinidad & Tobago, Nigeria y Nepal mejoraron sus estrategias de lucha contra el lavado y en el último informe del GAFI se mantienen en la “lista gris” de países que tienen deficiencias, pero que trabajan para superarlas.
Otros países de Sudamérica como Ecuador, Venezuela, Nicaragua y Paraguay, que están en la “lista gris”, se mantienen sin cambios.
Argentina, una de las naciones que antes se encontraba entre las que ejecutan medidas contra el lavado sin observaciones, cayó a la “lista gris”.
El GAFI es un organismo intergubernamental cuyo propósito es el desarrollo y la promoción de políticas, en los niveles nacional e internacional, para combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.
Fue establecido en 1989 por el G7, y en abril de 1990 dio a conocer sus Cuarenta Recomendaciones, que proveen un diseño de la acción necesaria para luchar contra el lavado de dinero.
El GAFI regional o Gafisud está integrado por Argentina, Brasil, México, Chile, Uruguay, Paraguay, Costa Rica, Perú, Bolivia, Colombia, Ecuador y Panamá, en tanto que sus observadores son Alemania, Estados Unidos, Francia, España, Portugal y Guatemala, la Organización de las Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el BID, Interpol, la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (Cicad) de la OEA y el Grupo Egmont, de inteligencia financiera.
El FMI promete efectividad
Washington | Efe
El Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció ayer que buscará métodos “más dirigidos y enfocados a los riesgos” para obtener “mayor efectividad” en su combate contra el lavado de dinero y la financiación terrorista internacional.

“Un solo enfoque puede no ser adecuado para todos los casos y nuestra respuesta debe estar hecha a la medida de las circunstancias y las necesidades específicas para que sea más efectiva”, explicó en un comunicado Jody Myers, director del Grupo de Integridad Financiera del FMI.

“Cuando los delitos supongan riesgos al sistema financiero o afecten a países vecinos deberemos realizar análisis más racionales y detallados sobre el lavado de dinero e incluir sus incidencias en las revisiones de las economías de cada país”, añadió Myers.

El Consejo Ejecutivo del FMI revisó ayer el informe sobre la efectividad del Programa de Lucha Contra el Lavado de Dinero y Financiación Terrorista (AML/CFT, por sus siglas en inglés), que lleva más de una década en funcionamiento.


PAÍSES OBSERVADOS

En la “lista negra”:
Irán y Corea del Norte

Aún en la “lista gris”, pero que han incumplido planes:
Bolivia, Etiopía, Kenia, Myanmar, Sri Lanka, Siria y Turquía.

En la “lista gris” y desarrollan planes para mejorar:
Angola, Antigua y Barbuda, Argentina, Bangladesh, Brunei, Camboya, Ecuador, Ghana, Honduras, Indonesia, Mongolia, Marruecos, Namibia, Nepal, Nicaragua, Nigeria, Pakistán, Paraguay, Filipinas, Sudán, Tayikistán, Tanzania, Tailandia, Turkmenistán, Trinidad y Tobago, Ucrania, Venezuela, Vietnam, Yemen, Zimbabwe y Grecia. El Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) lanzó una advertencia a Santo Tomé y Príncipe de cumplir con su plan de lucha contra el lavado de dinero.