Páginas vistas en total

martes, 25 de noviembre de 2008

dante pino en cuanto ciudadano goza de gran lucidez, como ministro fue valiente y honesto. su palabra tiene peso y hay que oírle!

En lo que concierne al gobierno Bolivia está mejor que nunca. La revolución democrática–cultural avanza a los compases de la corneta Evista y las huestes Almaristas. Todos están blandiendo el sable de la fuerza militar que se ha convertido en el gatillo del masismo.
Convencidos de que nadie puede detenerlos una vez contenida la arremetida del Conalde y diezmados sus integrantes, acometen contra la propiedad privada, por ahora, en las zonas ganaderas, luego serán las zonas agrícolas y al final la vivienda urbana.
La destrucción de lo nacional no parece tener límite. Se ha destruido todo el aparato productivo hidrocarburífero en nombre de la “nacionalización”, se ha golpeado la producción exportadora del país sin ninguna contemplación: prohibiendo exportar y luego quitando mercados, se ha convertido la estabilidad económica de los precios en inflación, se ha disminuido el poder adquisitivo de los salarios, se han desdolarizado los ahorros en moneda extranjera, se ha multiplicado la emisión monetaria, se ha incrementado la deuda interna, todo esto en nombre del socialismo abanderado por Evo Morales y sus muchachos.
No conformes con este apocalipsis económico ahora pretenden asaltar la propiedad privada. Y estas acciones delincuenciales, nos dejarán a mediano plazo sin la producción alimentaria por efecto de la destrucción de haciendas y sembradíos que se está llevando a cabo. A la disminución de la frontera agrícola que se tuvo como consecuencia de los desastres naturales denominados “niños” ahora debemos agregar lo que se viene obrando.

qué delito hemos cometido los bolivianos para merecernos éste gobierno?
votar por evo ha sido el error imperdonable de nuestra generación porque se acercan las siete plagas del egipto. el hambre. la sequía. las inundaciones. el desempleo. el recorte de los giros del exterior. el narcotráfico y la violencia social. llega todo junto. no es acaso un castigo?

¿Qué castigo hemos cometido los bolivianos para merecer esto? Votar por Evo Morales. Creer que él era la personificación del cambio. Que el país iba a tomar un rumbo distinto para mejorar la vida de todos. Yo no voté por Evo Morales, no me siento parte de ese voto. Pero como minoría debo sufrir las consecuencias de los que lo votaron.
Debemos hacer un llamado serio a los paceños, a los alteños, sino modifican su apoyo a este gobierno Bolivia está en el camino de sufrir las siete plagas Bíblicas. El hambre ya se está extendiendo por toda el área rural, la sequía, las inundaciones que se avecinan, el desempleo minero, la disminución de las remesas del exterior a las familias, la expansión del narcotráfico, la violencia social. Todo esto es gracias al apoyo de La Paz y El Alto que le dan a Evo Morales la fuerza política para seguir destruyéndonos, y el ímpetu para seguir jugando futbol como llokalla huaylacho.
Y no estaremos repitiendo bobadas como eso de que todo es culpa de los neoliberales. Hace cinco años que los neoliberales no están en el gobierno. Y desde que se instituyó la Agenda de Octubre los resultados son estos. ¿Para pensar no?

lunes, 17 de noviembre de 2008

"ama sua" no robes, muestra el nido de corrupción en que se está convirtiendo el MAS. lejos de castigar el robo EVO les previene en actitud tolerante

El imperio Inca dejó tres códigos de ética que se pueden resumir como los tres amas: ama sua- no seas ladrón, ama llulla- no seas mentiroso y ama quella- no seas ocioso.
El gobierno boliviano que se propone como un agente de cambio no sólo social sino ético y que además pretende constitucionalizar la justicia comunitaria, sigue provocando controversia por sus acciones reñidas con los códigos occidentales y también con los que le legó el incario, imperio que planean reivindicar.
El código que ha legado los tres amas es coincidente con el resto de las culturas humanas y por ende con el decálogo o los diez mandamientos judeo-cristino, lo que nos señala que los tres preceptos incas surgieron por la tendencia que mostraba la población en proceso de formación ético-moral a incurrir en las tres faltas que precisamente se prohibían con severidad: el robo, la mentira, la ociosidad.
En medio del controvertido clima político que hoy vivimos en el que se han relajado tanto las normas y las buenas costumbres, el gobierno del MAS a la cabeza de Evo Morales muestra una creciente corrupción entre los miembros del partido que acceden a cargos públicos como un premio a sus gestiones, que en muchos casos están reñidas con la ley pero que sin embargo favorecen al gobierno.
Este simple hecho muestra la razón por la que el MAS se está convirtiendo en un nido de corrupción, puesto que no se puede pedir una conducta respetuosa a quienes se les aplaude por realizar toda índole de prácticas y artimañas a fin de engañar a los opositores o a quienes se les están arrebatando sus derechos.
Esta situación comienza a tomar una dimensión patética, en la medida que se han descubierto prácticas graves de corrupción en las reparticiones del Estado, incluyendo a las empresas recientemente nacionalizadas e incluso en los tan anunciados planes gubernamentales de vivienda de tipo social. En la circunstancia de que se ha producido este destapado y puesto que el Ejecutivo no puede ya tapar el sol con un dedo, el presidente Evo Morales ha planteado públicamente que tiene identificados a los corruptos de YPFB y les ha pedido que dejen de robar.
Resulta controvertido que un presidente que se embanderó y cifró sus promesas en medidas en contra de la corrupción de los gobiernos neoliberales, revele que ha identificado a funcionarios de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) vinculados a hechos de corrupción y al contrabando de carburantes, pero en vez de destituirlos les mande un timbre de alerta para pedirles que “dejen de robar”.
"Quiero decirle al pueblo boliviano desde Tarata vamos a combatir al contrabando, vamos a combatir la corrupción porque hemos detectado a algunos funcionarios de Yacimientos a algunos responsables de ciertas operaciones", afirmó el Presidente. "Que sepan esos funcionarios que el Gobierno (los) tiene identificados", advirtió el Jefe de Estado, quien con este mensaje aludía a funcionarios de reparticiones estatales que permiten el contrabando de garrafas de gas y diesel, transportando estos insumos al Perú y Brasil donde los revenden por siete veces más de lo que se cotizan en el mercado interno.
Cuesta creer que el mandatario no sólo asume la corrupción, sino que encima les envía a los corruptos de su gobierno un mensaje público para prevenirlos que está en camino de encontrarlos con las manos en la masa. Esto por supuesto más que una advertencia moral es un llamado a que escondan sus prácticas, a que se cuiden, que sepan guardar las apariencias o paren de hacerlo para que no lo obliguen a pillarlos, destituirlos y plantearles el proceso que tendría que sobrevenir tras la detección de un hecho de esta naturaleza y lesivo para el Estado.
El Gobierno ha iniciado un plan militar al que denominó "Puño de Hierro" con el que intenta reducir el contrabando de los carburantes; pero por lo visto no desea por nada del mundo tener que castigar o encontrar infraganti a sus correligionarios.
Siguiendo el tenor de su discurso, que da muestras de que el presidente privilegia la politiquería a la moral y las buenas costumbres, el Mandatario solicitó muy livianamente a las personas que se dedican al contrabando “a dejar esta actividad ilícita que está perjudicando al pueblo”.
"Yo quiero pedirles compañeras y compañeros, a hacer mayor conciencia para no cometer estos errores", instó en forma absolutamente incomprensible para quienes esperaban “puño de hierro” para los que teniendo el poder lo prostituyen y lo utilizan para fines no lícitos.
Esto nos deja francamente atónitos, más que antes, porque descubrimos que el presidente no tiene internalizadas ni las normas de moral y ética occidentales ni las indígenas; mucho menos las indígenas en las que los tres amas no podían ser transgredidos que no sea bajo la posibilidad de ser juzgados con graves penas establecidas a estos fines.
La infracción a los tres amas, se campea en Bolivia y la ley no existe para los correligionarios, pero es un “puño de hierro” para los opositores y el resto de la ciudadanía.
Autor: Centa Reck, título AMA SUA. publicado por HoyBolivia.

domingo, 16 de noviembre de 2008

el autor repasa el rosario de fallas del régimen imperante y nos lo muestra como el desgobierno del gobierno en corta visión

Para sus triunfos electorales desde un comienzo este Gobierno se basó en los votos de un segmento numéricamente importante del pueblo de Bolivia que en su momento se ciñó al viejo adagio electoral enceguecido y populista de “haber votado sin importar estar o no equivocado” por un grupo de Gobierno dizque “ducho” pero en realidad cada vez más “debilucho”. Ducho para ofrecer pero debilucho para cumplir; y aún raquítico para hacer respetar la Constitución vigente que, entre otras cosas, por donde se la mire es mejor que la espuria de Oruro. Esto por un lado.

Por otro lado, este Gobierno también se afianzó en una colectividad entumecida y hasta enceguecida por la oportunidad del voto revanchista; pero equivocada porque todavía no sabe de dónde viene como colección de “movimientos sociales” ni a dónde va, ni cómo y con qué, porque nadie le ha enseñado. Menos con qué liderazgo ya que está percibiendo cada vez más, porque nadie es tonto todo el tiempo, que este Gobierno es cualquier cosa menos pertinente a sus intereses que de ninguna manera giran alrededor de la “justicia comunitaria” y/o de las “autonomías” yuxtapuestas y baladíes tal como se las exponen con mala sintaxis en la Constitución espuria de Oruro.

Lo del mentado “cambio” no lo ha definido nadie fuera de preparar ilegalmente una constitución espuria; proceder con “nacionalizaciones” mal hechas, mal bautizadas porque no fueron nacionalizaciones, y peor administradas; y más aún, socavar la autoridad del Poder Judicial que a la larga será lo que más votos reste a este gobierno porque, insisto, no todos somos tontos todo el tiempo. El referendo de constitución que se avecina (que a lo mejor no se lleva a cabo porque la sensatez y la decencia a lo mejor se imponen) es otra muestra de desgobierno que pasará a la historia con flecos esperpénticos por lo inútiles y perecederos. Los ataques directos, indirectos y barrocos a la prensa también son formas de desgobierno, o sea de costosísima pérdida de tiempo.

Este Gobierno ha querido servir de materia gris o sea que ha venido dizque pensando, y esa colectividad votante, es su mayoría, se ha apoltronado y ha propendido a creer lo que pregonó sobre todo el Poder Ejecutivo (PE), lo que ha llevado a Su Excelencia (SE) y a este país fraccionado a un letargo e incluso a un atraso en todo que cada vez se muestra menos apto para afrontar el futuro y sus complejidades nacionales e internacionales. Y lo peor es que el PE cree que gobierna, cuando la verdad es que desgobierna en un afán ya fútil de hipnotizarnos con su izquierdismo desaforado y debilucho. Así no hay respeto ni menos recato que esperar de parte de nadie. Hasta los prefectos del benemérito Conalde han sido descarrilados por el desgobierno y las ilegalidades. Pero cuidado, la debilidad política de todo desgobierno aumenta en la medida que la legalidad y la cordura disminuyen. El que SE y el resto del PE no se percaten de esto intriga y hasta despampana.

Un asno destruye un pesebre en minutos pero un carpintero tarda días en construirlo dependiendo de las licencias y otras especificaciones que habrá de conseguirse y tomarse en cuenta, y los gastos de dinero desde luego. En lo que queda de esta Bolivia fraccionada y peor, amedrentada, continuamos en el ciclo destructivo que ahora empezamos a ver que ha sido desbastador al punto de que tendremos que sufrir las consecuencias por mucho tiempo ya que no hay voluntad mi menos competencia para comenzar a convocar a ningún “carpintero” sobre todo en la industria del gas y el petróleo… para no seguir nombrando docenas de otras que por falta de diesel y gasolina no solamente se están viendo obligadas a despedir gente sino también esperanzas.

Ni hablar de la crisis financiera internacional que cogerá a Bolivia en calzoncillos porque gastar ahorros para paliarla, que son las reservas del Banco Central, es una más de las tantas debilidades intelectuales del PE y sus allegados cuando lo que hubo que haber hecho es no destruir la propensión a la inversión privada que existía hace tres años no solamente en liquidez monetaria, sino en talento profesional y técnico que este PE no conseguirá ni ahora ni nunca con el perifoneo izquierdista que lo ha venido caracterizando y al que parece que está adicto.

Desconocer la ruta de suicidio en que nos ha metido el PE, en que se ha metido él mejor dicho, es dar por tierra con lo poco “ducho” que le dio la victoria electoral de un comienzo de mandato, y con lo nada ducho que es hacerse decir “incumplido”, “incompetente”, “contrabandista de diesel y gasolina” que vienen a ser epítetos articulados por cada vez más gente que en su momento votó por el “cambio” pese a no saber de qué se trataba. Llegar a saberlo como está ocurriendo ahora en El Alto y en otras comarcas, que en su momento apostaron por el “ducho”, es incalculablemente costoso, y porque hemos pasado el punto de no retorno de un proceso de desgobierno que nadie se imaginó llegaría a la debacle actual.

Autor: Jorge Ordenes, fuente La Razón, de La Paz, Bolivia

martes, 11 de noviembre de 2008

con precisión y valentía carlos mesa le recuerda a evo que no tiene autoridad moral para justificar sus desaciertos.

No hay cosa más efectiva para controlar una sociedad que provocarle miedo. El miedo es el mejor compañero del poder absoluto y el camino más directo para la pérdida de la dignidad. El miedo que el Gobierno está creando día a día en los ciudadanos es el primer y más peligroso paso al autoritarismo.
El gobierno del MAS sobre el argumento ya secular de que el cambio revolucionario no puede detenerse por culpa de la “democracia burguesa que no ha hecho otra cosa que respaldar a los poderosos y oprimir a los débiles”, está rompiendo el Estado de Derecho cuya admirable esencia filosófica trasciende largamente los dogmas ideológicos que han amasado en sangre diversos modelos políticos.
El presidente Morales nos está demostrando algo terrible, muy al estilo de nuestro malhadado caudillismo, que no importa qué Constitución tengamos, sino quién y cómo la aplica. La sucesión de violaciones a la ley que practica su gobierno es de tal magnitud y de tal impunidad que nos deja anonadados, y es mal presagio para el futuro.
Esta sociedad atrapada por su mala conciencia y por la progresiva capitulación ante las arbitrariedades del poder a título del cambio revolucionario, está cada día más arrinconada por el miedo. Miedo a defender el Estado de Derecho porque, según el Gobierno, hacerlo es ser racista, o neoliberal, o derechista, o aliado de los masacradores. Mientras el miedo nos amordaza, el cinismo campea en boca de los poderosos que, sin ruborizarse, acusan a los otros de lo que ellos hacen todos los días.
El departamento de Pando se ha convertido en un gigantesco cuartel productor de confinados y refugiados. El estado de sitio es ilegal porque el art. 111, II de la Constitución (CPE) dice: “En igual forma (la autorización del Legislativo para la continuación del estado de sitio) se procederá si el D.S. de estado de sitio fuese dictado por el Poder Ejecutivo estando las cámaras en funciones”. El Congreso no ha autorizado el estado de sitio, como sí lo hizo al dictarse éste en 1985, 1989, 1994 y 1996, no para su prolongación sino para su aplicación en los primeros 90 días. El prefecto Fernández no ha sido destituido ni suspendido por el Presidente mediante D.S.; en consecuencia, el prefecto nombrado por Morales está usurpando funciones. Si el Prefecto de Pando está preso por vulnerar el estado de sitio, tiene derecho (art. 112, 4° de la CPE) a pedir un pasaporte y salir legalmente del país, y si está acusado de asesinato en el caso Porvenir (y lo está porque el fiscal le abrió una investigación por ello), debe ser acusado por el Congreso. Si esto no ocurre, no puede permanecer detenido ni en La Paz ni en Sucre, ni en ninguna parte, hasta que se abra formalmente el proceso en su contra en la Corte Suprema de Justicia (CSJ).
El Gobierno no acata una disposición de la CSJ de trasladar al detenido a Sucre, demostrándonos que, para sus autoridades, el Poder Judicial y el jabón de olor cumplen similares funciones. Pero cuando un oficial militar que forma parte de la Guardia Presidencial (Colorados de Bolivia) es hallado con las manos en la masa en un atentado terrorista contra un medio de TV, es liberado pagando una ridícula fianza, entonces sí dice campante que la justicia ha demostrado la inocencia del acusado, cuando es obvio que el proceso como tal está apenas en el inicio y por supuesto la inocencia del acusado no ha sido demostrada. Un fiscal “absuelve” y la CSJ “prevarica”, según el gusto o disgusto de los todopoderosos que gobiernan, que se han cuidado bien de destruir al Tribunal Constitucional para hacer lo que mejor les parezca.
El Gobierno, desde el Presidente hasta cualquier viceministro, acusa, amenaza, advierte y, lo que es más grave, afirma lo que quiere y casi nunca muestra una prueba creíble o sólida. La “última”: el Presidente expulsa a la DEA y dice que las pruebas de las maquinaciones de ésta sólo se las mostrará a Obama. El Presidente puede expulsar a la DEA si así lo cree conveniente, no es necesario probar nada, pero si dice que lo hace por acciones ilegales de este organismo, está en la obligación de mostrar las pruebas primero al pueblo de Bolivia, no a Obama, por la simple razón de que las explicaciones se las debe a quien sirve, que —por lo menos en teoría— es el pueblo de Bolivia.
El Congreso convoca a un referéndum para aprobar el proyecto constitucional y vulnera la ley de referendos, que dice que no se lo puede convocar estando vigente un estado de sitio. La Corte Electoral, que debió negarse a aceptar tal convocatoria, “interpreta” que esa prohibición se aplica a partir del 23 de noviembre (interpretación antojadiza), aunque por lo menos levanta la voz para intentar frenar este abuso de poder.
Los periodistas son sometidos a presiones de diverso tipo, las más obvias a través de “movimientos sociales” mediante actos vandálicos y agresiones físicas contra profesionales que intentan cumplir su trabajo, vulnerando una libertad esencial, la de expresión.
El Presidente reparte cheques venezolanos como volantes, sin aprobación congresal ni inscripción en el presupuesto, ni fiscalización de la Contraloría. Eso, aquí y en la China Popular, es corrupción.
Pero todo ciudadano que protesta o levanta la voz contra estas acciones, recibe la retahíla que recuerda los excesos de la democracia pactada, de la oposición regional, el vandalismo en la toma ilegal de entidades estatales, quema de ductos y finalmente el crimen de Porvenir. Vale la pena aquí recordarle al presidente Morales que en su gobierno murieron 33 personas, además de las 14 que perdieron la vida el 11 de septiembre de 2008 en Porvenir, lo que hace un total de 47 muertes, todas como producto de conflictos sociales. Valga recordarle también que las dos primeras víctimas de su gobierno fueron dos de sus compañeros cocaleros en el Chapare, el 29 de septiembre de 2006.
El Gobierno no tiene ninguna autoridad moral, a título de lo ocurrido en el pasado, para justificar lo que hace en el presente. ¿O no es que este gobierno iba a erradicar las viejas prácticas de violencia, injusticia y corrupción? El 54% de los bolivianos no votó para tener más de lo mismo.
Defender el Estado de Derecho no es estar ni con la derecha, ni con la reacción, ni con las élites, ni con los asesinos; es, simplemente, defender el Estado de Derecho. A secas y sin miedo.

sábado, 8 de noviembre de 2008

jorge soriano badani hace ya muchos años viene sosteniendo la causa marítima desde el comité pro-mar en forma patriótica y valiente sin claudicar

El análisis documental nos demuestra que desde la creación de Bolivia como República, Chile, nuestro mal vecino, prepotente, incansable usurpador y enclaustrador, planificó su doctrina, que persigue sin pausa ni sosiego borrar a Bolivia del mapa sudamericano. Este objetivo fue planteado a su gobierno por el ministro Mariano Egaña, acreditado ante la Corte de Saint James, en nota enviada a su Cancillería, en fecha 13 de octubre de 1825 (sesenta y ocho días después de la proclamación de Bolivia como república), durante el gobierno de Ramón Freire.
El citado documento plantea la geopolítica de su país con relación a Bolivia y los países vecinos. Desde entonces, Chile fue poniendo en práctica esa doctrina hasta el presente. En los hechos, veamos el resultado práctico del objetivo planteado y ejecutado por nuestros vecinos:
PÉRDIDA TERRITORIAL PAISES TRATADOS Km2 - Argentina - Brasil - Chile - Perú - Paraguay 1889-1925 1867, 1903 1866, 1884, 1904 1909 1938 170.000 340.000 120.000 250.000 240.000 1.120.000 Los acuerdos y tratados firmados por Chile nunca fueron cumplidos, y con el último de 1904 ratifica esa conducta, mostrando lo que hizo con los anteriores. Citamos ejemplos mencionando solamente los principales:
1.- Chile retiró los hitos fronterizos 67, 68, 70, 71, 72, 73, 74 y 75, poniendo los pies en el altiplano boliviano. Como consecuencia inició la explotación de recursos mineros del salar de Uyuni y otros recursos de la región.
2.- Se apropió de las aguas dulces del bofedal del Silala. Cuando las autoridades potosinas insistieron en la cobranza de esa explotación, el gobierno chileno (Lagos) dispuso el movimiento de sus fuerzas armadas y la ministra de Defensa Bachelet, actual Presidenta, ordenó poner en la frontera con Bolivia esas fuerzas compuestas por 14 mil efectivos.
3.- Desvío del río Lauca, 1957-1962, trabajo realizado haciendo caso omiso a los reclamos bolivianos, hecho que dio origen a la ruptura de relaciones diplomáticas hasta la fecha.
4.- Siembra de minas asesinas a lo largo de la frontera boliviana por las fuerzas chilenas. Sobre el particular, como los autores no cumplen con su obligación, se les ocurrió proponer a las Fuerzas Armadas Bolivianas, con verdadero cinismo y prepotencia, que capacitadas y entrenadas por el ejército agresor, sean las que hagan el trabajo. Ellos sembraron y las víctimas que las levanten. 5.- Anulación y retiro de las facilidades aduaneras de los puertos de Antofagasta y Arica. Hasta el momento la opinión pública boliviana no recibió una justificación ni resolución que resuelva el problema.
6.- Chile, en forma prepotente, utiliza los atractivos turísticos del altiplano como propios, como laguna verde, el salar de Uyuni, etc.
7.- El decreto de capitalización permitió que una empresa chilena se hiciera cargo del ferrocarril Oruro-Cochabamba-Aiquile. Lo único que hizo la empresa mencionada fue hacer que este servicio no necesite que vengan las fuerzas armadas chilenas para destrozar toda la red, hacer desaparecer el material rodante y las maestranzas. Contrariamente la política boliviana tendió un oleoducto hasta Arica para proveer petróleo a Chile y lo hace sin interrupción.
Chile está como siempre atento y presto a aprovechar la inestabilidad política y administrativa boliviana, que dio lugar a cambios políticos frecuentes por golpes de estado, revoluciones y gobiernos de facto, hechos que dieron lugar a que el país no tenga estabilidad y en consecuencia una administración pública sólidamente organizada y estable. Bolivia hizo y hace ensayos que responden únicamente a los intereses sectarios, olvidando que su presencia en el océano Pacífico es vital. Chile debe atender con seriedad y justicia la demanda justa de Bolivia otorgándole un puerto con continuidad territorial. El autor es presidente de Comité Pro Mar de Cochabamba

lunes, 3 de noviembre de 2008

en tono de gran sinceridad harold olmos nos muestra que nada hay que esperar de la NCPE que se pretende votar el 25 de enero próximo

Contra toda esperanza

El título viene del libro de poemas de Armando Valladares, uno de los más notables disidentes cubanos. Pagó con 22 años de reclusión su desencanto con el régimen comunista cubano. Al llegar al aeropuerto internacional de Caracas, a poco de haber sido liberado por el régimen de Fidel Castro, parecía un fantasma enfundado en un traje unos seis números mayor al que le correspondería.
Físicamente, era una piltrafa, aunque por dentro llevaba un espíritu de acero. Escogí este título porque lo formulé en una pregunta al Dr. Willman Durán, ex presidente del Tribunal Constitucional, quien acababa de dictar una conferencia sobre el proyecto de nueva Constitución política. En el centro de la argumentación de Durán estaba su empeño en encontrar en ese proyecto una luz de esperanza que permitiera vislumbrar una verdadera pacificación y construcción democrática de Bolivia.
“Le puse todo el empeño imaginable. Leí, releí, busqué interpretaciones despojado de cualquier prejuicio. Debía ese empeño a la sociedad boliviana, a mi propio entorno familiar que quiere, como yo, participar de un proyecto armonioso que supere injusticias y promueva justicia. Pero fue inútil.
El proyecto por el que los bolivianos votaremos el 25 de enero tiene fallas sísmicas que hunden a la democracia. No da lugar a esperanzas”.¿Cuál es la principal falla?, pregunté. “El tema de la justicia”, respondió.Como ex presidente del TC, institución inhabilitada por el Gobierno actual, y catedrático con vasta experiencia reconocida dentro y fuera de Bolivia, Durán reúne condiciones de credibilidad como pocos jurisconsultos. “Vía manipulaciones en el sistema electoral, tiene asegurado un 20% de votos en cualquier elección. Se le agrega un 40%-45% que puede obtener, en gran parte por el control casi policial sobre el voto campesino, y se llega a los dos tercios.
Este Gobierno, entonces, tiene el poder, a través de sus organizaciones sociales y del padrón electoral, de modificar cuantas veces quiera la Constitución que quiere que aprobemos. El artículo 182 proclama que los magistrados serán electos mediante sufragio universal, algo en sociedades democráticas y extremadamente peligroso para la administración de la justicia”.En los albores de la democracia tras la revolución francesa, se intentó que los jueces fuesen elegidos por votación ciudadana. “Al poco tiempo hubo que dar marcha atrás, pues esa manera de designar jueces era un tiro por la culata.
¿Quién garantizaba la idoneidad de los electos? Nadie. Vieron que entraban en un terreno minado y borraron con el codo lo que escribieron con la mano.” Los soviéticos aplicaron esa fórmula nefasta y exhibieron brutalmente lo que puede ser una “justicia” controlada por el Estado, me dijo. Recordé entonces un pasaje sarcástico de Oscuridad al mediodía, del magistral Arthur Koestler, uno de los testimonios literarios de la brutalidad del socialismo real en la desaparecida Unión Soviética bajo Stalin (y antes y después) y con gran participación de mujiks, el campesinado ruso.En ese pasaje, el ex comisario Rubashov depone ante quien ahora ocupa su cargo.
El nuevo comisario le dice que la revolución está cambiando la piel de la sociedad. Rubashov le contesta: “Veo el cuerpo despellejado de esta generación. Pero no veo trazas de la nueva piel…”Esta disquisición lleva a ver lo que ocurre en Pando y a preguntarse: ¿qué garantías hay de que el Gobierno cumplirá la CPE si ahora mismo incumple la ley? En lugar de obedecer al tribunal superior de justicia el presidente Evo Morales dijo que “se sospecha” que recibieron dinero los tribunos que decretaron que el mandatario pandino debe ir a Sucre para ser juzgado. Esa manera de mancillar la honra del prójimo sin prueba alguna se ha vuelto habitual en el Presidente. La negativa del Gobierno a obedecer a la Corte Suprema para trasladar a Leopoldo Fernández evidencia la ruta tenebrosa que el proyecto de CPE espera consolidar.
*Periodistawww.haroldolmos.wordpress.com