Páginas vistas en total

domingo, 31 de mayo de 2009

por tercera vez ratifica el respetado jurista NO votaré por Santos Evo ni ahora ni nunca en artículo de LT donde suele publicar los domingos con vigor

autor: Ernesto David Pereyra.

Los supuestos actos de terrorismo con que el Gobierno quiso atemorizar al país en días pasados para distraer nuestra atención de los asuntos delicados que nos agobian, como la crisis económica, la corruptela en el gobierno y su incapacidad administrativa, la desarticulación de las instituciones fundamentales del Estado, la falta de seguridad jurídica  que sepulta los basamentos democráticos por los que luchó el pueblo y tantos otros que sería largo enumerar,  postergaron nuestra crítica oportuna a las tristes actuaciones del Presidente de la República, que avergüenzan a la Nación.


La calidad de indígena y, peor, si la persona se disfraza como tal para disimular sus lagunas mentales y sus tristes actuaciones, ofendiendo a los  indígenas que dice representar, no es  argumento que justifique su desconocimiento de elementalidades culturales como el hecho de que en la naturaleza no existe nada más importante que el hombre.


Evo Morales, con  aplomo de sabio, en Naciones Unidas, concluyó su mal hilvanado discurso, con la afirmación de que la tierra es poco menos que el ombligo del Universo, porque según él, ella “es más importante que el hombre”, sin darse cuenta que nada en la naturaleza tiene sentido y significación sino en cuanto es útil al hombre y le sirve para su vida. No advierte este  mandatario que cuando las naciones se movilizan para proteger la tierra  lo hacen porque el hombre la necesita para servirse de la naturaleza y no al revés. Por esta razón la escudriña en lo más profundo de sus entrañas y le arranca, a voluntad,  lo que quiere para su supervivencia. Esta fuente de subsistencia humana es la que todos queremos proteger fuente de subsistencia y no, como dice aquél, por el sometimiento humano a la cosa tierra.


Entendemos que su confusión deviene de su creencia que asigna a la tierra una trascendencia religiosa como hace milenios lo fue el sol, el rayo y otros fenómenos que en los albores de la humanidad no tenían explicación. El hombre ligeramente instruido de nuestros días sabe que sus semejantes ya llegaron a la luna y que hoy se avanza al espacio sideral. Por tanto, no se puede admitir que un primer mandatario de una nación, que lleva la responsabilidad de conducirla a la conquista del saber con ciencia y  tecnología, que son las verdaderas riquezas de los pueblos modernos, desconozca semejantes elementalidades culturales, para las que no hace falta leer 20 mil libros, como dicen haber leído sus asesores. 


Así se explica que este mandatario muestre tanto desprecio por el ordenamiento del país, al que pretende destruirlo liquidando a sus instituciones fundamentales, dividiéndolo, imponiéndole un gobierno autoritario de corte fascista en sustitución de una democracia que comenzaba a enraizarse y destruyendo todo  futuro para el ascenso social de los pobres. Así se explica que se haya echado al olvido la aspiración del pueblo boliviano de tener acceso a la riqueza marina, con soberanía plena, puesto que a diferencia de sus antecesores en el cargo el actual gobierno no abrió la boca en ningún evento internacional para tocar el tema ni se conoce ningún estudio que nos diga de su preocupación sobre el asfixiante encierro boliviano y, todo ello, con la complicidad de las FFAA de la Nación que fueron siempre las abanderadas de la reivindicación marítima y hoy son  dóciles maniquíes del  manoseo patrio que hace el caudillo, con el que dan espaldas al pueblo al que se deben.


Finalmente, así se explica, también, que el ser bandido,  corrupto y mentiroso sean parte del curriculum oficialista. Por eso, como boliviano consciente que amo a mi país y estoy harto de que se lo  humille, especialmente, porque se humilla a los pobres y a los indígenas bajo cuya sombra se cometen  atrocidades, yo NO votaré por Santos Evo Morales Ayma en las próximas elecciones.

martes, 26 de mayo de 2009

harold olmos ha tenido el acierto de entrevitar a Gary Prado Salmón, prestigioso militar que se alzara contra Bánzer. diplomático y pensador enriquece

Qué pasó el 16 de abril

El Gral. Prado, sumergido en la preparación diaria de sus clases universitarias sobre relaciones internacionales, aceptó hablar conmigo sobre la visión que tiene sobre varios temas, inclusive el del 16 de abril, cuyas secuelas parecen destinadas a condicionar la vida del país por un buen rato. Lo busqué porque me pareció que podía encontrar en él opiniones consistentes. Creo que sus credenciales están suficientemente respaldadas desde hace mucho tiempo. No solamente por su comportamiento profesional en La Higuera y por su carrera militar. Fue comandante de la 8ª división del Ejército y en pocos días más se cumplirán 35 años del alzamiento que protagonizó junto con otros jóvenes oficiales para forzar al régimen del general Hugo Bánzer a reencaminar al país por el sendero democrático. El movimiento no prosperó pero condicionó el curso del régimen hasta desembocar en la salida que, a tropezones, se dio años más tarde.

¿Qué ocurrió esa madrugada?

“Tantas veces ha cambiado el gobierno su libreto, que uno no sabe qué creer. El primer libreto fue magnicidio. Que era un equipo que llegó para matarlo. El presidente se fue a quejar allá (en Cumaná, Venezuela) con (Hugo) Chávez y con (Raúl) Castro: Me iban a acribillar. Y resulta que ahora esa teoría ha desaparecido completamente de las investigaciones porque no han encontrado la menor señal de intento de magnicidio. Hasta ahora no hay evidencias de que sea (el de Rozsa, Michael Dwyer y Arpad Magyarosi) un grupo terrorista. Pero siguen utilizando esa teoría políticamente. Y este es el segundo tema: que era un grupo terrorista. Hasta ahora no hay evidencias de que hubiera sido tal. Las propias versiones de Rozsas lo señalan como un hombre que venía a defender a Santa Cruz.”

P. Es decir, si todo esto fuese examinado por un jurado, sus miembros no tendrían cómo avalar esa teoría más allá de toda duda.

R. Absolutamente. No hay evidencias. Las evidencias que podía haber las asesinaron. Para mí lo que ocurrió en el hotel fue una ejecución. No olvides que, si los tenían controlados, sabían quiénes eran hace meses, la policía dice que los seguía… podían haber sido capturados en la calle, en un restaurante, a la salida o entrada del hotel. Entre cuatro o cinco tipos se los cargan. No llevaban armas cuando salían a la calle. Cuando mucho llevarían un arma personal oculta. Entonces, no les dan tiempo para actuar. Podían haberlos agarrado vivos tranquilamente, Por lo menos a Rozsa, que era el objetivo principal, debían haberlo agarrado vivo. Pero éstos fueron directamente a matar. Han puesto un explosivo en la puerta, han abierto la puerta con ese explosivo, han entrado y lo han matado. O sea, por qué no han querido agarrarlo vivo para que confiese cuáles eran los motivos de su presencia acá. ¿Porque eso no les servía? Acá hay un cerebro tortuoso dentro de esas mentes maléficas que manejan mucho de esto. Bueno, algún rato tendrá que dar la cara. La otra posibilidad sería que la policía es tan inepta que los policías asustaron y entraron a balazos y los mataron sin más ni más. Una de dos: una chambonada policial o una orden expresa de ejecución.”

Le recuerdo el episodio de su captura del Ché vivo, en la batalla final contra la guerrilla castrista en Bolivia, cuando aceptó la rendición del comandante guerrillero que gritaba: “No disparen. Soy el Ché”. Era el personaje central y lo capturó vivo.

“No tenía ninguna instrucción de matar a nadie”, me dijo para de inmediato agregar: “Dos días antes había capturado a dos guerrilleros, al Camba y al León, y los había enviado prisioneros a Vallegrande. De ahí los enviaron a Camiri y eran testigos en el juicio contra (Regis) Debray. O sea que la práctica era tomar prisioneros. Después vino la decisión del gobierno: la ejecución, y procedieron a la ejecución. Yo no estaba en la Higuera, pero cuando se hizo evidente que no se podía tapar el hecho, el presidente Barrientos tuvo el coraje de decir ‘yo he ordenado, porque era lo mejor para Bolivia. Asumo la plena responsabilidad.’”

Una paradoja

A mes y medio de la balacera del Hotel Las Américas, para muchas personas hay más dudas que certezas. ¿Qué se puede esperar?

“En algún momento –prosiguió- la verdad de lo ocurrido puede aflorar. Yo creo que los policías que actuaron en algún momento van a decir algo. Es gente que ha actuado allá y se los va a identificar y se sabrá quiénes son. Aquí no se guardan secretos. Lo paradojal es que oyes al presidente hablando de extranjeros armados que vienen aquí a querer destruir nuestro país, a querer imponernos otras cosas. Y luego va a rendirle homenaje a Ché Guevara. Es una incongruencia total en su concepción ideológica, política, lo que quieras. Como es eso! Debía haberle rendido homenaje también a éste, a Rozsas, pues es de la misma línea.”

El Gral. Prado se mueve sobre un nervio sensible para todos los que combatieron –y ganaron- la batalla contra el Ché. “Qué diferencia habría entre la guerrilla de Che Guevara, extranjera, que venía aquí…a imponer un modelo, y la de estos señores que venían para contribuir, dicen, a la defensa de una región?” Considera que puestas todas las cosas en una balanza equilibrada, “más bien éstos serian unos angelitos al lado de los otros, ¿cierto? Porque éstos venían para apoyar a una región; un hombre nacido acá venía, según había dicho, a ponerse al servicio de su región, porque la veía amenazada. En cambio a los otros nadie los llamó. Vinieron solitos porque creyeron que aquí iban a hacer lo que querían. Son cosas diferentes y no se puede ensalzar a uno y endiablar a otro. Los dos son buenos o los dos son malos; pero cualquier invasor es malo.”

-Los informes forenses, el curso de los impactos ¿dicen algo…?

-Dicen mucho… primero, se ha hablado de 20 minutos de balacera. Eso es un montón. Sin embargo sólo han contabilizado 51 disparos. Caramba, 20 minutos y 51 disparos. No da ni para tres disparos por minuto. Podrían haber sido miles. Una pistola, un fusil ametralladora, descargan 600 tiros por minuto. Si tienes la habilidad necesaria.

-Esas incongruencias ¿no son percibidas en su magnitud por los investigadores…?

-No. Los investigadores no las toman en cuenta. Además, el comandante de la policía te amenaza y dice: ‘ Este es el informe de la policía y al que dude lo metemos preso.’ Entonces, ¿qué investigador, qué curioso va a querer involucrarse en esto para que lo lleven preso por dudar del informe de la policía? Ese es el nivel al que hemos llegado, de amedrentamiento y de convertirnos en una nación de borregos. Que aceptamos cualquier cosa. Y aquí nadie se asombra de las cosas que dice y hace el gobierno. Simplemente nos miramos, nos encogemos de hombros, etc. Estamos asistiendo a una serie de aberraciones jurídicas, irregularidades, violaciones a la constitución por parte del gobierno, todo lo que quieras. Pero como no hay a quién quejarse, no hay Tribunal Constitucional, no hay Corte Suprema, nada a lo que el ciudadano pueda acudir, estamos inermes ante un gobierno que está avanzando paso a paso en su propósito de implantar el modelo que se han soñado.

La conversación deriva en los tiempos en que el Ministro del Interior del Gral. García Mesa recomendaba a los ciudadanos andar con el “testamento bajo el brazo”.

“Estamos como en las mejores épocas. Porque la amenaza es permanente. Aquel que se atreva…si no es la amenaza de las autoridades, es la amenaza de estos movimientos sociales que toman por su cuenta las cosas. Hoy en la prensa ves lo que ha sucedido en Cliza: han quemado la oficina policial, han quemado el edificio, lo han destruido y la policía se ha salido. Tan se ha salido que sus oficiales han dejado hasta sus armas. Se han salido sin sus armas. Es que tuvimos que salir huyendo, dicen. Pero, bueno, que por lo menos agarren sus armas antes de huir. (Ni siquiera apagaron la luz…) “Dejaron las armas para que se las lleven los saqueadores. Ahí tienes un pueblo donde la gente hace lo que le da la gana. Qué policía ni qué ocho cuartos. Eran 50 policías armados, por favor. No han podido hacer nada. Y así te encuentras que en otro lugar han matado a no sé quién: Ah sí. Justicia comunitaria. Estamos en eso. De que uno se puede asombrar si se escucha al presidente decir: ‘Cuando me dicen que es ilegal lo que voy a hacer, yo le meto nomas. Que lo arreglen después los abogados. De la gente de estado parte la instrucción ‘hay que meterle nomas, después se arregla, aunque se a ilegal, no importa. Ya veremos cómo lo arreglamos después.’

Le recuerdo que un gobernante venezolano, Rómulo Betancourt, hizo famosa una frase: disparen primero y después pregunten.

“Otra gran aberración…la dijo el presidente hace unos 10 días. Todos estos tienen que demostrar su inocencia. Es principio universal el de la presunción de inocencia. El que tiene que demostrar la culpabilidad es el estado. La presunción de inocencia es una de las conquistas más preciadas del ser humano en su lucha contra el autoritarismo y las injusticias. Ahora ya no: hay que demostrar su inocencia. Y ¿quién ha dicho algo? No he visto una sola opinión de juristas que diga: oiga, este presidente está loco; cómo va a decir eso. Nadie ha dicho nada. Nuestra capacidad de asombro ha llegado a tal límite, que nuestra capacidad de asombro está repleta; ya ni nos asombramos.

Le digo que sus opiniones hacen recordar el título de una película italiana que vi hace muchos años: Todos estamos en libertad condicional, de Damiano Damiani…

“Todos estamos en libertad condicional y tenemos que demostrar nuestra inocencia. Cuidado. Porque cualquier rato te pueden alzar nomás y te llevan a La Paz. Ni siquiera se aplica la ley en cuanto a juzgarte en el lugar donde se supone que has cometido el delito. No, a La Paz. “

-Y Ud. subraya que la ciudadanía no se asombra, menos aún reacciona. ¿Qué está quedando como opción?

“No van quedando muchas opciones si esto continua así. Vamos a tener todavía un proceso electoral que, aunque lo veo difícil por las últimas informaciones, es un proceso en el cual alguna gente deposita su esperanza. Pero te doy una pauta de lo que hoy he visto en el periódico. Oruro se opone al padrón biométrico. No, que no vengan extranjeros, otras empresas… Nosotros nomas vamos a hacer nuestra elección como queremos,…

-Según sus usos y costumbres.

- Es todo una chacota. Este es el país de la chacota. Nuestros vecinos nos miran con asombro, con pena y con preocupación, Pues no es agradable tener un tu entorno un factor de agitación. Con el Perú ya ni qué decir como están las cosas. Y las declaraciones de Lula: ‘No vamos a estar sujetos a los caprichos de nadie, a los humores de nadie’. Te hacen ver que ha cansado esa retórica, la prédica de hacerse la víctima y que nuestro presidente cree que son verdades absolutas.

-¿Qué se rescata..?

-Yo creo que el hecho que hay mayor participación de la gente, ahora todos nos estamos sintiendo partícipes, tenemos que hacer algo, todos los ciudadanos. Uno percibe eso en conversaciones, entrevistas, en lo que se ve cada día. Pero por otro lado tienes también esa masa campesina que está siendo manejada por el gobierno a través de sus movimientos sociales, una masa que puede sencillamente porque los dirigentes están bien pagados. Pero que no ha recibido nada hasta ahora de este gobierno; qué beneficio ha recibido aparte de un decreto por aquí, otro por allá. Pero beneficio real no les ha llegado en ningún sentido. .. Aún están con la creencia de que este es su gobierno y que están yendo para adelante. Entonces va a llegar un momento de decepción para esta gente, cuando vean que los están utilizando, que es el mismo pongueaje político de la época del MNR. Exactamente el mismo. En la época del MNR, la de la época cero, desaparecían las papeletas de los otros colores. Y sólo aparecían papeletas rosadas soqueteadas en las ánforas. Nunca se sabía cuántos eran los inscritos, cuantos votaban.

-Pero eso en algún momento eso se resquebrajó y colapsó.

-Igual va a suceder aquí. Porque ahora, ves, hay el voto comunitario y qué nos importa. Pero en algún momento se va a decir: ‘Democracia no es eso. La democracia es un ciudadano, un voto. Secreto.’ No puedes hacerlos formar y decirles: marquen así y depositen. ¿Es ridículo. Eso no es democracia. Ni usos y costumbres, porque los incas no votaban. Lo paradojal es que no son los quechuas los manejan esto. Son los aymaras que se están cobrando la ocupación de los quechuas, lo que les hicieron los quechas durante 300 años. Y los españoles después durante otros 300. Son los aymaras, que son minoría, pues la mayoría son los quechuas. Los quechuas paradojalmente se están dejando avasallar por los aymaras. Los aymaras son los que mandan. Está bien que manden, pero allá en el altiplano, pero no pueden imponer sus normas y sus costumbres a un país que es diverso.

Tras una breve pausa, el general, quien fue comandante de la VIII División del Ejército, prosigue:

“Imagínate, volver a las prácticas comunitarias, es el gran sueño de la república comunitaria. Pero en la comunidad la gente no prospera. Se mantiene, subsiste, sobrevive. Da pena. Lo vemos en las comunidades del altiplano. Sólo sobreviven. Porque no hay el estimulo. El hombre necesita tener sus cosas, propias. Entonces trabaja con más empeño. Aymara que se viene aquí trabaja, pone su taller, pone su carpintería, prospera. Y, bueno, pero es por su trabajo…es el esfuerzo personal. Que (con eso) se va contra los usos y costumbres de allá en la comunidad. Pero ese es un modelo de hace mil años. Hombre, eso ya no funciona, ya no es la época de las comunidades.”

Sostiene que esa forma de comunidad estancó a sus miembros. “Porque en la comunidad (uno) se estanca. Igual recibes tu comida, así trabajes mal o bien, mucho o poco. Igual tendrás tu parte porque es de la comunidad. Mientras cumplas las normas de la comunidad, estará bien. Si no, te van a chicotear. Así no puede funcionar un país.”

viernes, 22 de mayo de 2009

el miedo se está dejando sentir al abuso policial, a los encapuchados, a la confiscación de la propiedad, al despojo, miedo a la intriga en terrorismo


El miedo recurso para gobernar
Mauricio Aira


Vistos los dividendos que cosecha el régimen originario socialista in extremis es harto conocido que el poder del miedo se va apoderando de la dirigencia nacional percibiendo poco que allí se generan sus desgracias en detrimento de todos los bolivianos. A esta altura de los acontecimientos son muchos los que se percatan de estar siendo gobernados por un régimen de facto, desde el instante mismo en que cortaron las alas del Poder Judicial que les permitían cierto vuelo hacia la legalidad, sin contar los cercos y la intimidación permanente ejercitada contra senadores y diputados que no militan en las filas del MAS.
El oprobio va en aumento si cabe a medida que la “elite gobernante de izquierda delincuencial” se va apropiando de todo lo posible, importándole un comino la institucionalidad democrática, puesto que a las injusticias oficialistas expresadas de muchas manera como adueñarse de la propiedad privada, incluyendo bienes de la Iglesia Católica, malquistar a los líderes naturales y pastores religiosos con su grey llenándolos de oprobio, intrigándoles ante la masa, como ha sucedido recientemente con el arzobispo de Cochabamba monseñor Tito Solari, religioso con más de 40 años de vida en el país e insultado y tenido por extranjero y charlatán por unos pocos masistas agitadores.
Aún cuando se pregone la perennidad del ascenso de los originarios, su socialismo a ultranza no dejará de ser precario, fruto de una inviabilidad histórica, sumida en una crisis mundial de dimensiones colosales de la que no podría escaparse “sin posibilidad de blindaje alguno”. La fuerza del MAS radica en infundir el miedo, en los azotes, la tortura, las amenazas y las detenciones con encapuchados de por medio y los crímenes y linchamientos.
Los intentos constitucionales de restaurar la historia y ajustar “el cambio” a un nuevo molde de sociedad no se pueden advertir salvo el cohecho y el soborno que en forma de devaluados bonos reciben segmentos de la comunidad harto desvalidos y castigados con la indigencia al carecer la Nación de fuentes de trabajo, o medios más dignos de subsistencia. Quizá por ello, porque el monto ínfimo de los beneficios que se distribuyen que en su inicio significaron algo, ahora con el alza de productos y servicios se ha depreciado y es factor de depresión colectiva y desesperación porque se han creado nuevas necesidades y el gasto familia ha ido en aumento.
El desparpajo gobernante sin otro impulso que “la voluntad del caudillo” cuyas luces no alcanzan a iluminar su entorno más próximo y mermado en su rendimiento por el desgaste físico y síquico que estar siempre a salto de mata, sin dormir ni reflexionar lo suficiente, en lugar de delegar centraliza, en lugar de mandar agita, en lugar de convencer grita y ordena cual se tratase de subalternos siempre pendientes de su omnímoda voluntad.
En Venezuela como en Bolivia uno a uno van siendo desnaturalizado los bastiones de la Democracia construidos con los votos de los que creyeron en ella. El sistema socialista a ultranza carece de una dirigencia relevante y curiosamente los de abajo son utilizados para legalizar a los de arriba.
La COB está marcadamente dividida, los funcionales con Montes a la cabeza son utilizados por Morales para mostrarse ante los medios con respaldo popular, como la huelga de hambre de algunas horas en el Palacio de Gobierno, acto seguido el dirigente recibió una vagoneta doble cabina por la que se pasea de un extremo a otro, dispone de medios económicos y viáticos para movilizarse y estar en todos los escenarios donde se los usa, por ejemplo en la instauración del juicio a Sánchez de Lozada, con sendos carteles propagandísticos y se aparecen sus dirigentes en los medios controlados por el oficialismo. La otra falange constituida por los trabajadores mineros es disidente y tiene fuertes bases en Huanuni, los centros mineros, Oruro y en agrupaciones afines de los campesinos. Cuando el régimen necesita los opone con mineros cooperativistas que cambian de escenario según la urgencia y llevan cargas de dinamita para infundir miedo allí donde se manifiestan.
Los regímenes totalitarios utilizan el miedo sustitutivo de la libertad, de la independencia de poderes, la igualdad de todos los ciudadanos. Para el totalitario original los hay quienes gozan de todos los derechos y los que tienen piel diferente o mejor educación son virtualmente segregados en puestos de trabajo, en asumir responsabilidades de mando.
Como lo destacara Los Tiempos editorialmente “el miedo inculcado desde las más altas esferas del poder se constituye en un formidable instrumento de dominación política y de control social”. Los hacedores del totalitarismo saben que el miedo resulta más efectivo que los recursos legales para gobernar recurren entonces al odio, a las amenazas, al acoso permanente y la persecución de sus oponentes. Les meten miedo con tal de alcanzar sus objetivos. Esto sucedió con 10 años de oposición violenta perturbando la paz pública, asaltando, violando la propiedad, bloqueando al punto que la sociedad boliviana cansada de tanto desbarajuste que cayó en la trampa y fue a votar por el MAS segura de librarse de tanto caos y agitación cuando llegase al poder.
Por el miedo se han ido apoderando de la voluntad de los bolivianos, los están sometiendo a la sumisión, a la pasividad extrema premiando a sus leales con cargos públicos, granjerías, vehículos, casas , etc., y por otro amenazando con castigos a quienes se resisten a sus órdenes o simplemente ya no son útiles a sus esquemas de poder, torturas a Fabricano, despojo a Cárdenas, amenazas a Loayza y Veliz, etc., les despojan de su fe cristiana y de sus valores patrióticos. Desaparecido el Crucifijo de las ceremonias oficiales ha sido sustituido por el puño en alto y la whipala.
Han puesto a los comunicadores en la picota del escarnio, a uno lo lincharon, a otros los metieron en la cárcel, a otros más les dieron muerte civil, a otro grupo le han despojado de sus fuentes de trabajo. Como en los tiempos del Dictador Rosas de Argentina, han creado grupos para policiales llamados “movimientos sociales” o “la mazorca” para cometer cualquier tropelía, acto gansteril, lo indecible con tal de ejecutar la consigna, son las milicias de desocupados y mal entretenidos que están en la nómica de los caudillos de turno que administran los recursos de “libre disponibilidad” que les provee Chávez desde Caracas.
El inicio de un juicio a La Prensa por haber ofendido “a S.M. el cacique” con el verídico informe de haber pactado desde Palacio con los contrabandistas de los 33 camiones, se inscribe en las acciones de terror que continúa sembrando el régimen. Útil recordar lo sucedido en Buenos Aires la noche del miércoles 19 de diciembre del 2001 cuando patrulleros y personal de civil iban alertando a los vecinos de cada barrio diciéndoles que se atrincheraran porque en aquel parecido instante venían saqueando las casas los del barrio de al lado, de la villa de al lado, les decían que se armaran, que no durmieran, que hicieran fogatas y piquetes en las esquinas, que se encerraran en sus casas…(investigación del diario Clarín sobre “el miedo como instrumento”)
Recuerdo que en la mañana del 20 de diciembre algunos c.c. de trabajo volvieron a sus casas para acompañar en la guardia a sus familiares. Y todo fue mentira, no pasó nada en ningún lado. La psicosis colectiva sirvió para detener los saqueos focalizando las preocupaciones de la gente en otro lado. El juez Oyarbide confesaría después que aquello fue “un truco erróneamente empleado por algunos policías”, recordando aquellas jornadas del 2001 en Argentina, Clarin escribió:

Ahora se puede entender la acción de los tristemente famosos “piqueteros” unidos por un cordón umbilical con los “ponchos rojos” o los “senderistas” que habían sellado un pacto de sangre (consistía en cortarse las venas, dejar correr la sangre en botellas de cerveza, hacer un coctel y beber la misma para cumplir el juramento) que no es otro que la toma del poder a como dé lugar. Dominar por el terror (degollar a los perros, linchar, torturar, dar muerte)
Los piqueteros llegaron a Bolivia en febrero y octubre del 2003 y fueron protagonistas en la quema del Banco Central, el Ministerio de Trabajo, otras oficinas de gobierno, incendio de vehículos, toma de emisoras y destrucción de canales de TV. Varios de los sitios de la Red y los medios propios de los sediciosos informaron ampliamente y documentaron el accionar de “los héroes solidarios que vinieron a compartir nuestro destino”. Existen cientos de imágenes y videos.

Porqué extrañarse si Niccolo Machivelli en 1513 de su Il príncipe concluía que si un gobernante no puede ser amado y respetado, es más seguro ser temido primero que amado…los hombres se abstienen de ofender al que se hace temer por miedo al castigo que nunca falla, mientras que “al ser amado los hombres que generalmente son ingratos, volubles, hipócritas y ansiosos de ganancias tenderán a traicionarle”.

Lanzar a las calles a “sus leales” que no son otros que incondicionales de un ejército creciente de desocupados, se está convirtiendo en el mejor método utilizado por Chávez en Venezuela, Morales en Bolivia, en Ecuador y Nicaragua, hasta hace poco en Argentina donde ha pasado de moda lo de los piqueteros por los cambios democráticos que se están operando.

El arte de gobernar es difícil, puesto que el Estado siempre limitará la libertad para conseguir el bien común, “cuando el Estado monopoliza la libertad para confiscar la de los individuos, el resultado es intolerable” (Thomas Molnar) ya el mismo Maquiavelo previno que el príncipe debe optar por ser querido, utilizando la moderación y la humanidad. Así un mandatario no puede gobernar intimidando, profiriendo amenazas, enseñando a odiar y buscando la confrontación. Siendo odiado en cualquier momento será depuesto. La estrategia de cambiar el temor por la confianza fue argumentada por el elocuente tribuno romano Marco Tulio Cicerón, quién insistió que es preferible ser amado a ser odiado, ya que el que te ama aunque no te obedezca siempre, por lo menos te escucha y nunca te deseará el mal, mientras que el te teme, sólo espera el momento adecuado para desquitarse.

Al final de la vida, todas las mieles del poder no alcanzan en nuestro ataúd, pero sí queda el legado de nuestras acciones como parte de la comunidad. Esto es lo más importante para todo político, su legado. Sería contradictorio pensar que la misma persona que llena las rotondas con mantas que aluden “al amor como más fuerte que el odio” pretenda dejar un legado de intolerancias, sectarismo y aborrecimiento. Para evitar que ello suceda Cicerón dejó una regla para los que rigen y administra la justicia, “que su cuidado y vigilancia se extienda a toda la República…” porque un gobernante no debe beneficiar solo a una parte de la población, desamparar a todos y más aún cuando todos los ciudadanos son parte importante de la patria.

“La única cosa de la que debemos tener miedo es del miedo”, dijo Franklin Delano Roosevelt en 1933. Décadas después, los políticos parecen mucho menos valientes y bastante menos sinceros que el presidente estadounidense. La gente tiene miedos nuevos y miedos de toda la vida, pero algunos políticos en nuestro país y los grupillos que se han adueñado de Bolivia eligen el pánico para ganar espacio y hacer su voluntad, la inseguridad jurídica y el temor a lo desconocido, es decir al accionar sorpresivo y agresivo del partido de gobierno importa una dosis de malestar creciente y lacerante para los ciudadanos y las familias.

Una cumbre social celebrada en Roma ha dado a conocer los datos del miedo. Un estudio de Censis, basado en cinco mil entrevistas de 10 ciudades Londres, París, Roma, Moscú, Bombay, Pekín, Tokio, Nueva York , San Pablo y El Cairo indica que, aunque la angustia domina en las poblaciones urbanas, la gente, todavía, no se deja arrastrar por el pánico, si bien es cierto que el 90% declara que sufre algún tipo de miedo, el 42% siente un miedo muy fuerte, sólo el 11% se siente seguro, uno de cada cuatro siente incertidumbre frente al porvenir, aunque la mayoría muestra una actitud positiva. La encuesta confirmó que miedo va por barrios y por edad. Cunde más entre las mujeres, más entre las más pobres, los que más saben sienten mayor temor y curiosamente el estudio estableció que Toma es la capital del miedo, mientras que Londres expresa mayor optimismo. En Nueva York pese al 11-sep., prevalece la confianza. Si el estudio se traslada a Bolivia, y llevase a efecto un estudio del miedo se tendría que la nación vive bajo la amenaza del miedo, siendo las zonas más castigadas las que se oponen al régimen imperante y han votado por la autonomía y tienen independencia económica, y son ricas en recursos naturales y generan más puestos de trabajo y han alentado la creación de la riqueza en todos los niveles.

Para el psicoanalista y filósofo James Hillman, autor del libro El código del alma, “el mierco es una invención, una religión, una creencia, una ilusión, pero no hay nada más ilusorio que la seguridad pefecta y mágica que nos venden los políticos y que nos hace perder la libertad. Los temores de la gente provienen del entorno, de la economía, del racismo. De la arquitectura, de los sistemas de enseñanza, del capitalismo, del caciquismo y caudillaje, de la pseudo democracia y de la opresión. Vienen de lugares que la psicoterapia no contempla. Los miedos resultan de la inadaptación a cambios no deseados, mal explicados o que generan malestar desconocido, se pegan y se despegan como explicaba el sociólogo Zygmunt Bauman: “La gente siente que vive en un reality show del que te eliminan. Si pierdes es por tu culpa y la tienes que pagar” del mismo estudioso “el miedo es una ganancia permanente para los políticos que parecen arrogarse el deber de acabar con él. Lo mismo vale para las empresas que nos ofrecen seguridad privada. Unos y otros prefieren no resolver nuestros miedos, porque cada uno de ellos genera nuevos réditos”, receta Hillman: “Para vencer el miedo es preciso dialogar, conocer al otro, salir de la parálisis y la desconfianza”. Lo que pudiera explicar el énfasis que puso la sociedad boliviana en recurrir al diálogo, la Iglesia Católica insistió muchas veces y el Gobierno si bien aceptó el recursos terminó defraudando a los protagonistas del diálogo sea negándole importancia, sea tergiversando sus conclusiones.

El miedo puede ser manipulado de tal manera que convierte a la élite gobernante en objeto del pavor colectivo lo que ofrece grandes ventajas. El mismo Baumen explica “Une al Estado porque crea un enemigo común. Bush hizo eso mismo tras el 11-S, aprovechó la unidad espontánea que se generó en el país y en el mundo para crear el enemigo que Cheney y los neocon. (refiriéndose a los neo conservadores que aglutina el exvice presidente) Es el típico movimiento de Goebbels, y de hecho Bush se ha referido al nazismo al hablar de Irak e Irán. No resulta extraño que el par García-Morales hubiesen recurrido al incidente del triple asesinato cometido por la policía, cumpliendo órdenes del presidente el 16 de abril en un hotel de la ciudad de Santa Cruz, para atemorizar a la población y aglutinar a los timoratos bajo el lema de “unidad contra el terrorismo separatista”, destinado menoscabar la popularidad de los gobiernos autonomistas de Tarija, Beni, Chuquisaca, Pando y S.Cruz. El estudio de Censis revela que los miedos urbanos no son compactos y varían de ciudad en ciudad, de región en región. Persisten sin embargo en el colectivo, el miedo por las tecnologías desconocidas, por el terrorismo y otros ancestrales como el miedo por la muerte y el sufrimiento físico o psíquico por diversas causas.

Bolivia se ha inscrito por tanto en la geografía del miedo. Si en Tokio la inquietud es por los terremotos, en Pekín por las catástrofes naturales, en Bombay por los accidentes y en Paris como en Roma el miedo es a sufrir daños físico, en Moscú por la pérdida de trabajo y por la violencia delincuencial, el miedo en Santa Cruz es por el despojo, la confiscación de bienes, la violencia masista, la inseguridad jurídica porque no hay Justicia, ni Jueces, ni un sistema de seguridad mínima a cubierto de los atropellos de los DDHH de los habitantes y de la propiedad privada.

Sería muy útil que alguna institución pudiera encargar una encuesta sobre los efectos de la violencia física, de la exclusión, la marginalidad, del temor a la pérdida del status social y/o económico de la población boliviana. Es claro que el aumento de la violencia conocido como terrorismo de estado y la xenofobia que se ha manifestado agresiva e inmisericorde desde el ascenso al poder de los originarios está entre los fantasmas, los miedos que disminuyen la protección social y la pérdida de valores como la solidaridad, el apoyo mutuo.

Si pudiéramos contar cuantas veces la palabra “miedo” aparece en el lenguaje comunicacional de la sociedad boliviana podríamos concluir según el sociólogo francés Michel Maffesoli. “Hace fala combatir el miedo al miedo”. ¿Cómo hacer para no sufrirlo y aferrarse al viejo sueño de una sociedad sin miedos? Nos queda la capacidad de reinventarnos, rechazar las bacanales, las evasiones a que nos conduce el miedo para no pensar, para no enfrentar el peligro, sin estar convencidos que si el mal existe puede igual ser anulado, neutralizado por nuestra voluntad unida, firme, intransigente ante la presión colectiva que nos oprime.

Frank Furedi de la Universidad de Kent nos invita a reflexionar sobre lo inútil de ciertas acciones y de medidas que están convirtiendo al miedo en una doctrina. El mensaje de un reciente musical sobre Juan Pablo II, escrito por el cura Giuseppe Spedicato “No tengáis miedo” debería alcanzar a todos nuestros compatriotas: “Armados contra el miedo con la invocación a Dios, creador de la vida y de la esperanza, rechacemos al enemigo con la misma convicción de quienes combatieron un día contra el atacante diez veces superior en número y en capacidad de odiar apelando al logo perdurable: con el signo de la cruz, venceremos al miedo” (Presentada por el grupo teatral San Francisco de Asís en la ciudad de Novoli, Italia)





sábado, 16 de mayo de 2009

cometidos los primeros crímenes, se cometieron los segundos para encubrirlos, los terceros y la interminable serie de asesinatos en Chile por Pinochet

La trampa de las autocracias de Chile y Bolivia
Mauricio Aira

Conforme se ahonda en el conocimiento del origen de la ruina de la dictadura de Pinochet, se encuentra que a pocas semanas de tomarse el poder el 11 de septiembre de 1973, quiso establecer un precedente que le limpiase el camino de oposición y le permitiese efectuar “el cambio” que había prometido con el derrocamiento del régimen constitucional de Allende. En efecto organizó la famosa “caravana de la muerte” un escuadrón del Ejército de Chile que recorrió la alargada geografía asesinando a más de 120 opositores al régimen en su mayoría militantes del MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria) del PSC (Partido Socialista de Chile) del PC (Partido Comunista) y a ciudadanos sin militancia alguna.
Entonces a poco de asumir el poder, cuando no había terminado de serenarse después de la sangre derramada en las cruentas jornadas de septiembre, el estrenado dictador, se sentía nervioso e inseguro, tenía que sentar un escarmiento, dejar sentado un precedente, imponer el terror, había que proceder con mano fuerte y qué mejor! Proceder al fusilamiento de todo vestigio de opositor, en base de las listas previamente elaboradas de virtuales o auténticos opositores. Además, para matar dos pájaros de un tiro, necesitaba comprometer a “sus leales camaradas”, convertirlos en “hermanos de sangre”, es decir sellar su alianza y lealtad con la sangre de culpables e inocentes que serían torturados y liquidados por la tristemente célebre CdelaM.
Un grupo de élite de soldados de infantería y varios oficiales del ejército formaron parte del escuadrón como el general Sergio Arellano Stark, más adelante veremos en detalle cada uno de los integrantes del grupo criminal y la relación que había con el ahora comandante en jefe de las FFAA de la nación, el teniente coronel Sergio Arredondo Gonzáles, el mayor Pedro Espinoza Bravo, un oficial de inteligencia más tarde jefe de operaciones de la famosa DINA (policía secreta) el capitán Marcelo Moren Brito que fuera comandante de Villa Grimaldi campo de torturas y el teniente Armando Fernández Larios involucrado en el asesinato de Orlando Letelier que ocurrió en las narices de la Casa Blanca, en pleno centro de Washington.
Guardando las proporciones Pinochet se sentía tan seguro, tan prepotente, tan predestinado que en su fuero interno, asumió la responsabilidad de la vida y la muerte de cientos, si acaso no de miles de sus conciudadanos a quienes borró del mundo de los vivos tiñendo sus manos de sangre. La tesis que sostenemos con el presente trabajo, es que aquel impulso inicial de asesinar a supuestos o reales opositores, y comprometer a militares en su gestión administrativa, le costó un altísimo precio. Cometidos los crímenes, deshacerse de los cuerpos no parecía difícil, se empeñó en borrar todo vestigio, empleó en ello sangre, hombres, ingentes recursos. Se podría afirmar que gran parte de su tiempo, día tras día estuvo consagrado a tapar vestigios, encubrir la verdad, por cuanto la Iglesia, los organismos de Derechos Humanos, la Cruz Roja Internacional, Amnistía Internacional y otros empezaron a husmear y la verdad fue saliendo a flote poco a poco, demoró años, se decantó hasta arrebatarle el poder, llevarle a la cárcel, primero en Londres luego esporádicamente es cierto en Santiago, y mostrar sus demás delitos además de los criminales, el robo, el desfalco, el asalto a los bienes del Estado que comprometieron a toda su familia y sobre los cuales todavía no se ha dicho toda la verdad.
Sin perder el hilo del relato que es dramáticamente doloroso, el escuadrón recorría de prisión en prisión en un helicóptero Puma (qué casualidad del mismo modelo que utiliza Evo Morales, prestado por el venezolano Hugo Chávez, dos de los cuales se estrellaron en circunstancias especiales) el escuadrón chileno vino ejecutando prisioneros con armas pequeñas y cortantes. Los cuerpos eran sepultados en fosas sin marcas. En la zona norte los crímenes fueron más cruentos con fusilamientos y ocultando los restos en el desierto de Atacama y otros despoblados. En Calama, el mismo sitio donde los chilenos mataron a nuestro héroe Eduardo Abaroa en 1879 por defender el litoral boliviano, el escuadrón asesino eligió 26 prisioneros al azar y sacados de la ciudad, los flagelaron y fusilaron y enterraron en una fosa clandestina con la idea de hacerlos desaparecer. ¡Qué criminales! Jamás se imaginaron que serían más tarde encontrados e identificados uno tras otro. Varios libros se han escrito describiendo con detalle la secuencia criminal de la CdelaM, sobresale “La Misión era Matar” que establece lo que sostenemos “sentar un precedente para atemorizar la voluntad de resistencia del pueblo chileno. En vano, subalternos de Pinochet y cómplices de los crímenes trataron de justificar o explicar las razones para matar, más pudo la visión de jueces probos que descubrieron la verdad e inculparon a los militares parte de los cuales hoy guardan prisión si acaso no han muerto siendo reos de la Justicia.
Los argumentos del autócrata Pinochet fueron los clásicos “había que salvar a la patria, o ellos o nosotros, teníamos que imponernos para sobrevivir, estábamos en guerra, etc., etc., “ más la sarta de insultos, denuestos, descalificaciones que lanzaba cotidianamente contra los comunistas, socialistas, izquierdas y terroristas que quisieron destruir la Nación. Demás está puntualizar que uno de sus blancos fueron los periodistas, varios cayeron directamente bajo la bala militar, otros fueron objeto de actos de terrorismo dentro y fuera de Chile, para ello utilizó ingentes recursos y la inteligencia internacional en acciones como la Operación Cóndor bien conocida de todos.
La acción represiva del pinochetismo llegó también a los “oficiales blandos” que se negaron al crimen como el coronel Efraín Jaña Girón destituido por incumplimiento de deberes militares y réemplazado por su segundo. Pinochet lo mantuvo preso varios años, el mayor Fernando Valenzuela relevado de su cargos por aplicar penas blandas, torturado en la academia de guerra de los Aviadores lo tuvieron encarcelado en Tacna.
Periodistas que vieron de cerca el proceso se preguntaron cómo y quién eligió a los integrantes de la CdelaM. Los once oficiales fueron reclutados por la sangre fría demostrada en la toma del poder tras la muerte de Salvador Allende, guardaron silencio cómplice después de la sangrienta ruta de la Caravana, comprobándose su lealtad hacia su jefe supremo Augusto Pinochet. Participaron personalmente en los fusilamientos por ello repetimos la nómica Sergio Arellano Stark, Sergio Arredondo Gonzáles, Pedro Espinoza Bravo, Marcelo Moren Brito, Armando Fernández Larios, Juan Chiminelli Fullerton, Antonio Palomo Contreras (piloto de helicóptero que lanzó prisioneros al mar), Carlos López Tapia, Emilio de la Mahotiere Gonzáles, Luis Felipe Polanco.
De los testimonios de militares que se opusieron a las órdenes de matar, o que lo hicieron a regañadientes o que finalmente no tuvieron otra alternativa, llama la atención la del general Joaquín Lagos el 19 de octubre de 1973 “sentí con dolor, con impotencia y rabia, de cuanto hicieron en mi zona y a mis espaldas” con todo Lagos tuvo el valor de enviar una representación a Pinochet que se cree fue atenuante para detener la ola de asesinatos, aunque 28 años después tuvo que reconocer que cambió el informe a pedido del mismo Pinochet para no imputar a Arellano de las órdenes de matar. Lagos conservó el original del informe y lo dio a luz al mismo tiempo que el original del presentado a Pinochet. Allí en aquel gesto se aprecia de cuerpo entero la doble moral del dictador que nunca pudo conciliar el sueño y que gastó su tiempo, mucho dinero del Estado, toda “la inteligencia “ posible para destruir evidencias, enmascarar la verdad, de los crímenes de la caravana…y de los atentados terroristas ordenados a sus secuaces en los casos de Letelier, Carlos Prats y su esposa Sofía Cuthbert en Argentina y del general Bernado Leighton y su esposa en Roma.
Al invocar el Estatuto de la Guerra, a partir del 11 de septiembre de 1973 no sólo regía en Chile el Código de Justicia Militar sino también los Convenios de Ginebra, que prohiben la ejecución sumaria de un prisionero de guerra. Desde el reconocimiento de la Corte Suprema, en 1998, de la vigencia de los Convenios de Ginebra, no se ha amnistiado ningún delito. Esto fue uno de los factores que contribuyeron a los avances que tuvo el caso Caravana de la Muerte.
Lo que ocurrió en el largo proceso de las acusaciones y el sobreseimiento a Pinochet por el caso específico de la Caravana de la Muerte, sirvió para que el mundo entero sintiera el cambio operado. Hoy en día existe una preocupación más real por los DDHH a nivel mundial. El Tribunal Penal Internacional no existía entonces, hoy es un ente vivo al que están recurriendo las organizaciones y las familias de las víctimas de Evo Morales, jurado que logró detener a Pinochet en el apogeo de su gloria y de su poder en la ciudad de Londres en uno de sus viajes turísticos con la actuación del Juez Garzón, antecedente que debería servir de alerta a los autócratas de hoy, para que sepan que fuera de las fronteras de su territorio no estarán más seguros, el largo brazo de la justicia siempre podrá alcanzarles, al margen del poder y de la protección que pudieran tener por el uso temporal de cargos públicos. Además, Morales como Pinochet, guardando las proporciones tendrá que utilizar todo su tiempo, muchos recursos y cometer más atropellos para encubrir los primeros crímenes, tapar la verdad y rodearse de tal propaganda que ningún medio se atreva a decir la verdad y descubrir el delito, habida cuenta que con sus últimas actuaciones anuló el Poder Judicial gravísimo error que lo convierte en régimen de facto.
El proceso podrá ser largo, de muchos meses con la participación de los defensores de los derechos humanos, de las víctimas, familiares y de las organizaciones humanitarias como la Iglesia, la Cruz Roja, los abogados querellantes hasta lograr imponer resoluciones judiciales contrarias al stablishment que por el momento le es propicio.
De utilidad recordar que apenas asumido el poder, con decreto ley número 5, la Junta Militar dio una nueva interpretación al art. 418 del Código de Justicia Militar, comparando al estado de sitio, con sinónimo de estado de guerra civil, para justificar los consejos de guerra, para evitar juicios justos en la justicia civil, lo que concedió Pinochet a sus “oficiales de confianza el permiso para matar”. En aquel momento, Pinochet estaba decretando su propia condena que tardó en llegar, pero finalmente llegó. Allí como acá, entonces como hoy día, al invocar Estatuto de la Guerra, se estaba legislando que también entraban en vigencia los Convenios de Ginebra, que prohíben la ejecución sumaria de un prisionero de guerra. El espíritu de estas disposiciones permitió el enjuiciamiento de Pinochet a nivel global. Luego del capítulo de su detención en una prisión de Londres a cargo del Juez Garzón de España y su retorno a Santiago aduciendo razones de salud, conducido en silla de ruedas y poniéndose de pie nomás al llegar en un acto de burla y engaño a la justicia internacional, Pinochet nunca más pudo salir de Chile. Fue acusado, recluido, liberado durante muchos meses y se mantuvo a salto de mata pretendiendo eludir a la justicia, finalmente murió por enfermedad y su muerte fue celebrada por júbilo dentro y fuera de Chile, porque moría el tirano que había engañado tanto y causado tantas muertes. Chile volvía a disfrutar de la tan añorada paz, aunque la justicia ha seguido, sigue persiguiendo el castigo de los delitos entre otros militares y entre los familiares del dictador en sendos juicios judiciales muy lejos de concluir. Se inscribe así un importante capítulo de la historia de América con el final de un régimen autócrata que duró mucho tiempo.

lunes, 11 de mayo de 2009

del precioso blog Espiritualidad Crística, reproducimos el artículo Nuevo Modelo de Sociedad de Frei Betto a la der. bien conocido por su pensamiento

Cuando participé en el Foro Económico Mundial para América Latina, el 15 de abril, en Rio de Janeiro, pregunté: ante la actual crisis financiera, ¿se trata de salvar al capitalismo o a toda la humanidad? La respuesta es aparentemente obvia. ¿Por qué entonces el adverbio de modo? Por una sencilla razón: no son pocos los que creen que fuera del capitalismo la humanidad no tiene futuro. ¿Pero acaso tuvo pasado?En cerca de 200 años de predominio del capitalismo el balance es excelente si consideramos la calidad de vida del 20% de la población mundial que vive en los países ricos del hemisferio norte. ¿Y el restante 80%? Excelente también para bancos y grandes empresas. Sin embargo, ¿cómo explicar, a la luz de los principios éticos y humanitarios más elementales, estos datos de la ONU y de la FAO: de seis mil quinientos millones de personas que habitan hoy el planeta, casi cuatro mil millones viven por debajo de la línea de pobreza, de los cuales mil trescientos millones por debajo de la línea de la miseria. Y 950 millones sufren desnutrición crónica.Si queremos sacar algún provecho de la actual crisis financiera debemos pensar en cómo cambiar el rumbo de la historia y no sólo cómo salvar empresas, bancos y países insolventes. Debemos ir a la raíz de los problemas y avanzar lo más rápidamente posible en la construcción de una sociedad basada en la satisfacción de las necesidades sociales, de respeto a los derechos de la naturaleza y de participación popular en un contexto de libertades políticas.El desafío consiste en construir un nuevo modelo económico y social que ponga las finanzas al servicio de un nuevo sistema democrático, fundado en la satisfacción de todos los derechos humanos: el trabajo decente, la soberanía alimentaria, el respeto al medio ambiente, la diversidad cultural, la economía social y solidaria y un nuevo concepto de riqueza.La actual crisis financiera es sistémica, de civilización, y exige nuevos paradigmas. Si el período medieval tuvo como paradigma la fe y el período moderno la razón, el posmoderno no puede cometer la equivocación de erigir el mercado en paradigma. Estamos todos en medio de una crisis que no es solamente financiera, sino también alimentaria, ambiental, energética, migratoria, social y política. Se trata de una crisis profunda, que pone en jaque la forma de producir, comerciar y consumir. El modo de ser humano. Una crisis de valores.Desacelerado el marasmo financiero, es inútil que los gobiernos traten de convertir el dinero del contribuyente en tabla de salvación de conglomerados privados insolventes. La crisis exige que se encuentre una salida capaz de superar el sistema económico que agrava la desigualdad social, favorece la xenofobia y el racismo, criminaliza los movimientos sociales y genera violencia. Sistema que se empeña en priorizar la apropiación privada de los beneficios por encima de los derechos humanos universales, la propiedad privada por encima del bien común, e insiste en reducir a las personas a la condición de consumidores y no en promoverlas a la dignidad de ciudadanos.Hay que transformar la ONU, reformada y democratizada, en un foro idóneo para articular las respuestas y soluciones a la crisis actual. Urge implementar mecanismos internacionales de control del movimiento de capitales, de regular el libre comercio, de poner fin a la supremacía del dólar y a los paraísos fiscales, y asegurar la estabilidad financiera a nivel mundial.No encontraremos salida si no nos damos cuenta de que nuevos valores deben ser rigurosamente asumidos, como volver moralmente inaceptable la pobreza absoluta, en especial bajo la forma de hambre y desnutrición. Es necesario construir una cultura política de compartir los bienes de la Tierra y de los frutos del trabajo humano, y pasar de la globocolonización a la globalización de la solidaridad.Las Metas del Milenio, y en especial los siete objetivos básicos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, de 1995, deben servir de base a un pacto para una nueva civilización: 1) Escolaridad primaria universal. 2) Reducción inmediata del analfabetismo de adultos en un 50%. 3) Atención primaria de salud para todos. 4) Eliminación de la desnutrición grave y reducción de la moderada en un 50%. 5) Servicios de planificación familiar. 6) Agua potable al alcance de todos. 7) Créditos a bajo interés para empresas sociales.La experiencia histórica demuestra que el hacer efectivas esas metas exige transformaciones estructurales profundas en el modelo de sociedad que predomina hoy, de modo que se puedan reducir significativamente las profundas asimetrías entre naciones y las desigualdades entre personas.
Frei Betto[Autor, junto con Luis Fernando Veríssimo y otros, de "El desafío ético", entre otros libros.

viernes, 8 de mayo de 2009

por fin una nota positiva en el relato de nuestro redactor E. Bachinelo de labor desempeñada por un funcionario consular de sensibilidad en California

LOS ANGELES: NUEVA ALTERNATIVA CONSULAR

Por Enrique Bachinelo

El Cónsul General de Bolivia en Los Ángeles - Estados Unidos, aplicando su lógica y creatividad, ha resuelto emprender visitas a diferentes ciudades de la costa del pacífico a fin de aliviar en gran forma los trámites que precisan sus paisanos, quiénes por falta de recursos o de identificación no pueden acudir al consulado y ejercer sus derechos como parte de la identidad nacional. Además, factores de distancia y tiempo impiden que cientos o miles de bolivianos que se encuentran sin documentos para cumplir trámites donde el papel oficial tiene todo el valor legal del país de origen ante el país de residencia.

Marco Antonio Cuba Mariño, Cónsul General de Bolivia en la ciudad de Los Ángeles, visitó la semana pasada -1º y 2 de mayo- a la ciudad de San Francisco de California, para poner en marcha el “Consulado Móvil” y brindar los servicios consulares a los ciudadanos del segmento social más vulnerable, personas de la tercera edad, mujeres embarazadas, paisanos con impedimentos físicos, ciudadanos indocumentados que no tienen licencia de conducir, personas que por desconocimiento del idioma no pueden utilizar los medios de transporte para llegar hasta el Consulado Residente.

La estadía fue breve pero productiva al decir de Marco Antonio Cuba, expresando sorpresa y al mismo tiempo sus respetos por la presencia de cientos de boliviano. Ellos se apersonaron a las oficinas eventuales que se instalaron en el restaurante “Pachamama” del coterráneo Eddy Navia, quien con el espíritu patriótico que le caracteriza, brindó su sede y toda la colaboración posible para que el personal del consulado cumpla sus labores y atienda a los bolivianos radicados en el norte de California.

Indudablemente, el trabajo de las representaciones diplomáticas es de mero trámite: Asistencia a reuniones con entidades similares; trámites ante el gobierno de su residencia ya sean a escala nacional o internacional; la atención a los problemas de los ciudadanos aplicando programas y actividades que favorezcan al país de origen y de manera general, informar de sus labores mensualmente tanto de los trámites normales o extraordinarios, como de los ingresos económicos que recaudan por las solicitudes de los nacionales y de los extranjeros que necesitan viajes de negocios o turismo, legalización de documentos, visas de estudio y otros menesteres afines a sus funciones específicas.

Al caer la tarde las conversaciones se marchitaron, el zumbido del gentío se debilitó y Marco A. Cuba se dio un tiempo para explicar sus inquietudes y detallaba que luego de dos días de arduo trabajo, consiguió atender a un número considerable de paisanos bolivianos y sus familiares para proveerles de los documentos que necesitan:

-Renovación de Pasaporte: Para aquellos ciudadanos que han solicitado el mismo con anterioridad y ya tienen la respuesta de aprobación de Cancillería.
-Revalidación de Pasaportes: Para los paisanos(as) que tienen pasaporte caduco no mayor a un año, o para los que han sobrepasado mas tiempo.
-Certificados de Nacimiento Consular: Para los niños de padre o madre bolivianos menores de 12 años, que han enviado los requisitos con una semana de anticipación a la fecha de la visita del consulado móvil.
-Vivencias: Para los ciudadanos que perciben una renta de jubilación en Bolivia.
-Salvoconductos: Para todas las personas que desean viajar a Bolivia de emergencia y no tienen documentos vigentes.
-Legalización de poderes: Para trámites que necesitan la autorización especial para cumplir diligencias de tipo judicial, económico y otros.

Un interrogante formulado a Marco Antonio Cuba, Cónsul General de Bolivia fue el referente al futuro empadronamiento de los ciudadanos bolivianos para ejercer su derecho a votar el venidero 9 de diciembre en curso. Explicaba que hasta el momento aun no tenían instrucciones al respecto, pero considera que es resorte de la Corte Nacional Electoral (CNE) el determinar la forma de dar cumplimiento a esa determinación legal.

Sobre este asunto la Corte informaba que se tiene plazo hasta el 30 de septiembre para que la institución proceda al empadronamiento de los bolivianos residentes en el exterior, antes de que puedan participar en las elecciones generales de diciembre. Sin embargo, el Presidente de la Corte explicaba: “Reafirmar de manera muy categórica que tanto el proceso de registro y empadronamiento, como el proceso de votación en el exterior, debe ser realizado en exclusiva por el órgano electoral sin participación directa de las legaciones diplomáticas”.
Revisando el criterio de la CNE, su Ejecutivo decía: “Necesitamos que este primer ejercicio de voto en el exterior esté libre de toda sospecha, duda incuestionable y seguro, al tiempo que reiteraba que el empadronamiento debe hacerse “con criterios técnicos e institucionales”. La CNE ha enviado una proposición de modificación al código electoral y ahora solicita a los congresistas que: “Tomen en cuenta dos temas fundamentales: el voto de los residentes (en el exterior) y el nuevo padrón electoral.”

Finalizaba Cuba explicando que el consulado tiene la jurisdicción de atender 12 estados de la Unión Americana, trabajo prácticamente imposible y que, una manera de alcanzar a cumplir las funciones consulares sería establecer “Consulados Móviles” para que, periódicamente se motoricen a los estados alejados de la costa oeste. Pero, concluía Cuba que: “Tiene en mente que su próximo proyecto tiene la mira puesta en el estado de Utah en el oeste de Estados Unidos y que, de acuerdo a sus informes se tendría una presencia significativa de paisanos en el país de los mormones.”

Esa es una labor patriótica, desinteresada, dura pero muy útil y necesaria. Quien sabe cómo hacer algo siempre tendrá trabajo. Quien sabe por qué se hace así, será el jefe.
La Cancillería del país debería apoyar este proyecto y aplicar las iniciativas del Cónsul General Marco Antonio Cuba de Los Ángeles, y la haga extensiva a los otros consulados que tiene Bolivia en la Unión Americana. ¡Buen trabajo señor Cónsul!
“Hay alegría de ser sano y justo; pero hay, sobre todo, la inmensa alegría de servir”. Gabriela Mistral