Páginas vistas en total

domingo, 31 de enero de 2010

el prestigiado La Nación de Baires entrevista al politólogo Guillermo O'Donnell que curiosamente también habla sobre el diablo en la política gaucha


"El poder ejerce atracciones demoníacas", afirma el politólogo Guillermo O´Donnell, y, cuando lo dice, uno no puede evitar pensar cómo el diablo se ha instalado en la política argentina. Es que algo raro sucede. Algún espíritu maléfico se metió en el cuerpo de algunos de nuestros dirigentes. De qué forma explicar, si no, que la presidenta Cristina Kirchner brinde tórridos consejos en la Casa Rosada sobre la carne de cerdo y la actividad sexual. O que el gobernador Daniel Scioli se haya dejado ver esquiando en la lujosa Saint Moritz, en Suiza, en medio de tantos problemas de su provincia. O´Donnell no es precisamente un exorcista, pero se nota que, como uno de los expertos argentinos en ciencias políticas más reconocidos en todo el mundo, quiere ahuyentar ciertos malos espíritus que, a su juicio, están enquistados en la -a veces satánica- política nacional.

En la entrevista con Enfoques, al hablar de las atracciones demoníacas que ejerce el poder se refería a las tentaciones de distintos presidentes por perpetuarse en el gobierno, aunque su gran preocupación actual está vinculada con el clima de violencia verbal entre los dirigentes. "Los argentinos debemos pedir un armisticio general para limpiar un poco la escena política de exabruptos y de denuestos", dijo.

Con la mira en el kirchnerismo, es concluyente: "Hay un riesgo autoritario". Aunque también admite que "la oposición no está llena de santos ni de ejemplos republicanos".

Cálido y amable en el trato, O´Donnell, pese a las canas, aparenta menos de los 73 años que tiene. Se recibió de abogado en la Universidad de Buenos Aires y se doctoró en Ciencias Políticas en la Universidad de Yale. Es hermano de Pacho, el escritor, y padre de cinco hijos, entre ellos los periodistas María y Santiago. Recibió hace tres años el premio de la Asociación Internacional de Ciencia Política, algo así como el Oscar de los politólogos, y es profesor e investigador de universidades como las de Notre Dame, San Pablo y California.

Se fue de la Argentina en 1979, amenazado por la izquierda y por la derecha, y desde el regreso de la democracia, en 1983, vivió con un pie en nuestro país y otro en el extranjero. Se afincó aquí nuevamente hace un año y medio, cuando terminó la repatriación de su enorme biblioteca ("uno vive donde están los libros", dice).(fragmento)

domingo, 24 de enero de 2010

advirtiendo que se trata de Pura Literatura Miguel Angel Sucre nos ha remitido su composición. Cualquier parecido con la realidad es coincidencia


¿Habrá pactado Evo con el diablo?

Pura literatura. Miguel Angel Sucre (Meditaciones Profundas)

Fue una pregunta que recibimos de nuestros lectores. Es que vienen sucediendo añaden, cosas inauditas fuera de serie y entonces nos pusimos a indagar, qué puede ser esto del pacto con el demonio y entre lo serio y lo chistoso vimos algunas relaciones con el “kencherío” algo así como la mala suerte, (mueren 17 y heridos mas de 30 chilenos que acudían a la coronación en Tiahuanaku) o el embrujamiento, (sahumerios y koadas) y otras ya atribuidas al originario como “ser konchudo” tener ocasionalmente buena suerte. (A las pocas horas un nuevo vuelco cinco muertos y decenas de desaparecidos en la profundidad de un barranco en la zona cocalera de los Yungas) Expresión popular que devino en “qué concha que tienes” o qué suerte la tuya.

Así cuando nos adentramos en las lecturas que nos ofrecen “los numerosos –ahora que está trepado en el poder- biógrafos del mandatario originario” que tendría más vidas que un gato, y ya sabemos que el gato tiene 7 vidas, más se concluye que una aureola de misterio rodea sus antecedentes y no son pocos los que apuntan “por su origen místico o mítico” que por otra parte, parece ser el objetivo de la construcción teórica que se persigue a nivel internacional con su figura, o para decirlo de modo más elocuente, del experimento que se viene realizando con Bolivia.

Espanta que los brujos del pensamiento radical hubiesen elegido Bolivia para su campo de experimentación y que estuviesen utilizando al Presidente como a “conejillo de indias” para ver qué resultados obtienen de éste intento de darle vueltas a la historia y sacudirle sus contenidos y sustituirlos por otros como pretendiendo borrar su pasado y reponer el mundo de maravillas y de gozo idílico que engendró el pasado aimara que sus historiadores tampoco pueden ubicar en el tiempo y pretenden trasmitirnos escenarios que jamás existieron y con los que tal vez soñaron en algún momento de fiebre sostenida.

El futuro de alguien que pacta con el diablo no es muy alentador pues conoce con certeza que deberá sufrir eternamente las penas del infierno, o más cristianamente puede existir alguno que permute un poco, unos años de felicidad a cambio de una eternidad de suplicios. Los teólogos y religiosos explayan al menos dos razones para vender el alma al diablo. Una vida de éxitos, de buena racha, aunque con el secreto deseo de traicionar al diablo cuando se hubiesen cumplido sus deseos y alcanzado sus metas y volver a la luz. Sobre esta idea de engañar al demonio, lo muestran como algo muy difícil, casi imposible que podría explicarse por un milagro o la intervención del poder divino.

La otra razón es vender el alma al diablo con el fin de obtener un sitio privilegiado en el infierno para cuando llegue la hora de cumplir su parte del pacto, y ahora viene la acción diabólica cuando no se cumple con el pacto y Lucifer toma represalias. Cuando se termina la buena suerte para el pactante y se desatan las siete plagas del Egipto , se abre el infierno de Dante con toda su fuerza de maldad y destrucción. No olvidar lo afirmado por Pat Robertson quien en su delirio atribuyó al diablo los males que Haití ha venido soportando desde hace 200 años, sin que desgracia alguna haya quedado fuera, el hambre, la enfermedad, la destrucción, la guerra, con todas sus secuelas de pestes, epidemias, conversión de los bienes en alimentos de buitres y carroña cual ni siguiera el poeta italiano hubiese imaginado. Lo ocurrido en la malhadada isla caribeña no cabe en el Apocalipsis cuya descripción del fin de los tiempos queda huérfana frente a lo ocurrido en dos siglos de penurias y desastres inenarrables. No es que uno vaya a creer que Robertson está acertado con esto del pacto con el dueño del averno, no, es que como material literario y de especulación intelectual resulta siendo una tentación a la mano.

Se han escrito libros sobre los rituales para pactar con el diablo y en el caso que nos ocupa la venta de su alma, del originario habrá sucedido en Orinoca, en el Chapare, o en aquellos escenarios que refieren sus plumíferos en la cumbre de los cerros altiplánicos donde esperaba el amanecer para aprender de los libros que le entregaban en la escuela. Dos horas por día, al menos hojeaba las lecciones hasta convertirse de burro que era, en el mejor alumno de la clase, realmente notable aunque ninguno de sus maestros ofreció un testimonio aceptable, por ejemplo la libreta escolar o el testimonio de un docente.

De modo que haber cambiado su destino merced a un pacto, a un trato con el diablo, figura que existe desde siempre en la civilización occidental con una importante presencia del demonio, mencionado al menos 30 veces en el Nuevo Testamento, presente en la leyenda de Fausto con la figura de Mefistófeles común al folklore cristiano y en todas las enciclopedias, incluyendo la mastodóntica Británica y el Google por supuesto bajo la rúbrica de Contrato con el Demonio.

De regreso a nuestra historia, que es un cuento, un ensayo de cuándo ocurrió o se firmó el pacto fuera de aquellos amaneceres cubierto con el poncho y el lluchu (gorro andino que cubre hasta las orejas) o en El Chapare en las numerosas pausas que tenían lugar luego de cada bloqueo, de cada incidente con los policías, o cuando las cocaleras Silvia o Cedima o la muy simpática conviviente cholita Margarita le daban noticia de los padecimientos que habían sufrido los esposos Andrade antes de morir a manos de los bloqueadores. O cuando ya de la mano de Chávez y de Castro recibió los talegazos en asesoramiento, estrategias y tácticas y en dinero contante y sonante para subvencionar las prolongadas y numerosas marchas de cocaleros por los caminos de Bolivia terminando con la paciencia y la resistencia de tan numerosos seguidores organizados en centrales, sindicatos y federaciones con dóciles colonos que no tenían otra alternativa que seguirle.

El brujerío explica que el pacto se establece entre un sujeto y Satanás, la persona ofrece su alma a cambio de favores poderosos. El dinero. La fama. El poder. Facultades para embrujar o someter a otros, como en el pasado fueron “la eterna juventud, el conocimiento, el amor y el poder”. Algunos suscriben el pacto sin pedir nada a cambio, por lealtad con el “señor diablo” a quien jurar fidelidad eterna y hacer de sus enemigos, sus propios enemigos. Desterrar la religión, combatir a la iglesia, quitarles sus bienes a los que se le oponen, desterrar, dar muerte, castigar con la cárcel a sus rivales, despojándoles de todo poder. Queda claro sin embargo que el precio de tales favores es la entrega de su alma para ser condenada eternamente.

Claro está que en nuestra saga se cumplen los estéreo tipos de la doctrina moralizante que aparece en la historia de Niccolo Paganini. “mi alma a cambio del dominio del violín”, pactos que jamás existieron, inventados por las persecuciones inquisitoriales que tal vez tienen origen del tiempo en que los europeos, como los aztecas y otras viejas civilizaciones ofrecían sacrificios humanos a sus insaciables dioses de la sangre. Los inquisidores inventaban pactos falsos suscritos con sangre o tinta roja para probar el pacto de los condenados con el demonio. Los escritos contenían signos extraños atribuidos al otro protagonista el demonio letrado que también poseía un sello, qué risa, ja,ja,ja! Además como si el diablo no supiera leer, la brujería muestra que como evidencia aparecerá una señal indeleble llamada marca diabólica que puede ser una verruga, una cicatriz, un lugar que sustituirá a la firma en un documento, otra risita corta.

Algunos famosos que habrían suscrito pactos con el diablo como el ya nombrado maestro del violín universal Paganini, Giuseppe Tartini, compositor y también violinista veneciano, Robert Johnson, King Diamond, Urbain Grandier, de los más mencionados en obras de demonios, brujerías y otros cuentos.

Es que la presencia del diablo en el Apocalipsis es patética. Se meterá en la sociedad, la penetrará para confundir a los creyentes. Sin pretender abarcar en este trabajo ni siquiera parte del enjundioso contenido del último libro del Viejo Testamento, podemos referirnos a la carta que San Pablo escribió a los hermanos de Esmirna: “No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros a la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte y Yo te daré la corona de la vida.”

Era una advertencia referida a la persecución de la Iglesia y se le advierte para que persevere, resista todo pacto con el demonio. No hay nada que temer en la muerte porque después de la muerte los que permanecen files irán a estar con el Señor y reinarán con El por siempre, aunque hay una segunda muerte que sí es de temer el lago de fuero y los que adoran a la bestia irán allí. Del grupo de los que adoran a la bestia, está aquel que realizó el pacto, recibió poder como Luzbel y honores y recursos, todos le estaban sujetos hasta que cayó en desgracia por el pecado, es decir cuando rompió el pacto con Dios e inició otro con el diablo.

Sucedieron entonces todos los males justamente como hoy, sembradíos destrozados en los valles y el oriente, lluvias torrenciales e inundaciones, destrozo de caminos y carreteras, crímenes en plena vía publica como nunca antes se había visto. Persecución política, muertos por el odio fratricida en Huanuni, en La Calancha, en Cochabamba, en Pando y en Santa Cruz, hermanos asesinados por órdenes expresas, y el inicio de una persecución sin cuartel y las nueva advertencia de no transigir con el tirano para no compartir sus pecados y las plagas que les suceden. (Carlos Valverde en su libro Que pasó ha contabilizado 74 muertos desde el ascenso del originario al poder, sin que hasta ahora el libro documental hubiese sido desmentido o corregido) Su novia la Iglesia debe permanecer sin mancha porque los seguidores de la bestia cuando se manifieste el poder de Dios serán atormentados para siempre por lo que los cristianos no deben adormecerse, ni mostrarse complaciente aún cuando desde la cumbre de los cerros, los “nuevos sacerdotes” pretendan mostrar su poder en sus ritos paganos e idolatras a título de volver a sus ancestros y pretendiendo renovar el pacto con el maligno, deben mantenerse lejos del fuego y del azufre que atormentan a los negadores de la Verdad, no conocen las canciones de Moisés ni del Cordero. Clara muestra de idolatría hoy desterrada del pensamiento inteligente del Siglo XXI

¡Sólo Dios debe ser adorado, mientras la bestia adora a los ídolos y merecen el tormento porque el dragón que es Satanás les da alguna autoridad efímera que pronto perece olvidaron que Dios hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas y los justos y fieles reinarán con Cristo por mil años!

(Hemos respetado la redacción original de su autor Miguel Ángel Sucre que lo tiene publicado en su blog Meditaciones Profundas en idioma francés)

viernes, 22 de enero de 2010

detrás de Morales que es la forma, el rito, está el Poder que se llama Alvaro García matemático y sociólogo como se hace llamar. eldestructor que odia


Las formas son importantes. Los ritos también. Contienen mensajes que sellan pactos de comunión. Es la manera de constituir el pacto entre unos. Alianzas basadas en creencias que uniforman conductas. Ser líder espiritual es tener poder sobre las conciencias. Poder de poderes, pues sus alcances son ilimitados.

El líder espiritual es un ungido por fuerzas superiores, inalcanzables para el común de los mortales. Por eso solo los elegidos pueden llegar a esa cima de la montaña que les permite hablar con sus dioses y transmitir sus deseos.

El líder del mundo andino se ha dicho. Y es precisamente lo que fue. Un rito basado en las creencias de un mundo que no abarca el todo boliviano. En realidad Bolivia es mucho más amazónica que andina. Lo andino es la parte más pequeña de su geografía, y su población no es únicamente andina, sino plurinacional.

El centralismo político obligó al resto ciudadano a migar a La Paz en busca de empleo estatal. Y de esa manera lo andino se fue constituyendo en la cara de Bolivia. Forma obligada de ver las cosas, pues el tarijeño, cruceño o pandino que vive en La Paz, tiene que asumir sus fiestas y creencias de alguna manera. Por ejemplo en la entrada del Gran Poder, en el carnaval del pepino o en la k´hoa de los viernes y esos ritos y formas se convierten en universales, pero no es cierto.

Hoy día, la pachamama, el incienso, el alcohol o la cerveza que se derrama en una vasija donde se colocan restos de un feto de llama, pueden resultar exóticos. Como lo son los bailes de otras culturas sacudiendo plumas para espantar los espíritus. No se trata entonces de un mero acto ritual, sino de lograr a través de él penetrar en el inconciente de los que creen.

Y esto es lo más importante de lo que pasó en Tiahuanaco. Los ideólogos del indigenismo aymara han erigido a Evo Morales como a su líder espiritual. Él manda y ordena, no puede pedir ni rogar, debe mandar. Y debe conducirlos al encuentro con su pasado. Pasado que nadie conoce sino por referencias estudiadas generalmente por extranjeros del mundo europeo que se encargaron de mostrar lo que quisieron con la visión distorsionada de sus propias fantasías.

Más allá de esta verdad, el efecto deseado se ha logrado. Evo Morales manda un día votar en contra de las autonomías y gana, luego pide votar a su favor y gana. Su mundo aymara hace lo que le pide. Los otros mundos bolivianos que viven en La Paz se pliegan a esta conducta por temor a parecer renegados, extraños o extranjeros.

El líder espiritual andino no puede tener pares. Es el único, el ordenado, el elegido. Por tanto la iglesia católica y otras religiones deben estar supeditadas a este liderazgo que se le ha dado. Por eso en este ritual no hubo ni puede haber presencia de la Cruz ni de la Biblia. Nada de eso. No se necesitan más explicaciones sobre lo que se avecina en relación a las directrices culturales y religiosas que se impondrán.

Evo el elegido puede ahora hacer uso de sus poderes. Sus éxitos serán el resultado de su divinidad aymara. Sus fracasos serán obra de sus enemigos y por tanto de los enemigos de su mundo y reinado. Sobre ellos caerá la justicia comunitaria y la justicia ordinaria. La ley del elegido que no necesita de leyes obrará sobre todos. La ley de los renegados criollos que se votará en el parlamento se usará para justificar sus actos ante el mundo.

El elegido puede y debe elegir. Lo hará con todos los Ministros de la Corte Suprema de Justicia, con los miembros del Tribunal Constitucional, con el Consejo de la judicatura, con lo fiscales y jueces. Así el poder se consuma y la orden se cumple.

Sólo que en todo esto, Evo Morales es la forma, es el rito, es la imagen. Detrás de él está el Poder y no necesita disfrazarse ni caminar de la mano de una anciana, ni recorrer los cuatro puntos cardinales para pedir sabiduría. Es el señor de la vicepresidencia, el verdadero Poder. El que usará del ritual para hacer de Bolivia lo que ya nos anunció antes de Evo. Terribles sombras las que se cubrirán los cielos andinos y amazónicos de lo que un día fue Bolivia. (Texto de Dante Pino. fuente Hoy Bolivia)

jueves, 21 de enero de 2010

con sus "fantasías conspirativas" Cristina debilita su gobierno y va perdiendo credibilidad, afirma La Nación. Qué diríamos de Evo poseído de lo mismo

A las fantasías conspirativas, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ha agregado en las últimas horas un preocupante culto por la desmesura.

En momentos en que líderes de países vecinos ganan predicamento por su moderación, en tanto que Chile nos regala verdaderos ejemplos de convivencia democrática, la jefa del Estado argentino sigue optando por el camino del enfrentamiento; de la descalificación de los adversarios, entre los cuales incluye no sólo a dirigentes políticos de la oposición, sino también a medios periodísticos y jueces, y del desconocimiento del Congreso.

El mayor ejemplo de la desmesura presidencial es la postergación de su viaje a la República Popular China bajo el pretexto de que el vicepresidente Julio Cobos no debe quedarse durante diez días al frente del Poder Ejecutivo Nacional en forma interina porque, según la primera mandataria, "no cumple el rol que le asigna la Constitución" y "obstruye y se opone a medidas que son resorte de la Presidencia".

El vicepresidente fue acusado por la jefa del Estado de pretender desestabilizar su gobierno, a tal punto que días atrás la Presidenta sostuvo que aquél quiere llegar a ocupar la Casa Rosada incluso antes de diciembre de 2011.

Conocidas por todos son las desavenencias entre el kirchnerismo y Julio Cobos, iniciadas tras el voto de éste, en su carácter de presidente del Senado, en contra del proyecto de ley que propiciaba el aumento de las retenciones a las exportaciones agrícolas, en julio de 2008.

Las citadas diferencias políticas no pueden ser confundidas con una conspiración y mucho menos con un intento de desestabilización. Mucho ha sufrido nuestra democracia para que, alegremente, desde la cima del poder político, se lancen irresponsablemente acusaciones tan graves sin el más mínimo sustento. Al propagar sus fantasías, la Presidenta no advierte que está debilitando a su gobierno y contribuyendo a deteriorar la imagen de la Argentina en el mundo. Está demostrando, además, su flagrante incapacidad para reencauzar una situación conflictiva en forma pacífica y civilizada, por medio del diálogo.

Los ataques al vicepresidente de la Nación, a medios de comunicación y a jueces que emiten fallos contrarios a los esperados por el Poder Ejecutivo no hacen más que dar cuenta de la intolerancia de un gobierno que sólo admite el sometimiento incondicional a sus dictados.

La Presidenta insistió, durante la conferencia de prensa realizada anteayer en la Casa Rosada, en explicar la crisis institucional desatada a partir del conflicto con el titular del Banco Central (BCRA) como la consecuencia de una conspiración, antes que como el resultado de sus graves equivocaciones.

Parte de esos errores, al menos, han tendido a ser parcialmente subsanados, llamando al Congreso a conformar la comisión bicameral que debería abocarse a analizar la situación del presidente del BCRA. Sin embargo, hubiera sido lo más apropiado que la titular del Poder Ejecutivo anulara el decreto de remoción de ese funcionario, hasta que el grupo de trabajo parlamentario evaluara el caso.

Del mismo modo, no se entiende la tozudez presidencial por no convocar a sesiones extraordinarias del Congreso, a fin de que se trate el decreto de necesidad y urgencia que propició la creación del polémico Fondo del Bicentenario, que le sustraerá reservas al BCRA para pagar compromisos con los acreedores del Estado nacional y así liberar partidas presupuestarias destinadas originalmente al pago de la deuda para aumentar los gastos corrientes.

La idea de cerrar el Congreso carece de fundamentos válidos, especialmente cuando desde los propios bloques oficialistas se oyen voces que claman por el respeto al Poder Legislativo y cuando se plantea una situación que prácticamente no tiene precedente: desde la reapertura democrática de 1983 hasta la fecha, sólo en dos oportunidades el Poder Ejecutivo no convocó a sesiones extraordinarias, las dos veces en que Cristina Kirchner estaba al frente de la administración del país.


domingo, 17 de enero de 2010

dos textos. dos lecturas un mismo contenido. Fantasías Conspirativas primero en Argentina y más tarde en Bolivia (Palo Santo)


La Presidenta y su decisivo esposo han intentado, durante los últimos días, explicar la crisis desatada en torno de las reservas del Banco Central (BCRA) como el resultado de una conspiración y no como la consecuencia de sus erróneas decisiones.

En la conjura intervendrían actores de muy distinta procedencia: el presidente del banco, el vicepresidente de la Nación, un juez de Nueva York, una jueza de Buenos Aires, los tenedores de bonos impagos de la Argentina, la oposición parlamentaria, los medios de comunicación y, en la versión más alarmante, la Corte Suprema de Justicia. Todos ellos se habrían combinado para frustrar el canje de deuda que el Gobierno viene demorando desde hace más de un año y, en una maquinación más perversa, para boicotear a una administración que "no sabe hacer otra cosa que buscar la felicidad del pueblo", como declaró la señora de Kirchner en un reciente acto.

Desde que llegó al poder, el matrimonio gobernante se ha quejado de que hay fuerzas oscuras que traban sus acciones. Las acechanzas podrían provenir de la Corte; del Arzobispado de Buenos Aires; de las pasteras uruguayas; del Fondo Monetario Internacional; de los cuarteles -Néstor Kirchner envió a su ministro de Defensa a desbaratar un golpe allí donde apenas se había servido un asado-; de la Justicia de Miami, por el escándalo de la valija con 800.000 dólares, o del campo.

Ahora, la Presidenta, sin aportar una sola evidencia, aseguró que Julio Cobos pretende que ella abandone el gobierno antes de lo previsto. Y varias organizaciones sociales alineadas con su gobierno y alimentadas por él exhumaron una terminología antediluviana para advertir que "a la fuerza brutal de la antipatria le opondremos la fuerza organizada del pueblo".

Esta interpretación conspirativa está destinada a producir una gran tergiversación sobre lo que ocurre en el país. La Presidenta decidió, a través de un decreto de necesidad y urgencia, convertir el Banco Central en una caja auxiliar del Ministerio de Economía. De ese modo desató una crisis en la conducción del banco y expuso sus reservas al embargo de quienes tienen cuentas pendientes con el Tesoro. Las consecuencias de la tormenta están a la vista: ocho años después de haber declarado el default, el patrimonio nacional sigue siendo embargado.

Políticos, jueces, periodistas, profesionales del derecho y de la economía coincidieron de manera casi unánime en que la decisión entrañaba un altísimo riesgo, pues exponía las reservas monetarias a los reclamos de los acreedores del Tesoro. Los abogados contratados por el Ministerio de Economía en los Estados Unidos también se expresaron, ante una consulta del Banco Central, en el mismo sentido. Un consenso tan amplio podría haber inducido a la pareja gobernante a revisar la calidad y la conveniencia de su decisión. Pero la Presidenta y su esposo confundieron coincidencia en un diagnóstico con complicidad en un complot.

En vez de ensayar argumentos, los gobernantes ordenaron acciones para desbaratar la conjura. Las razones son sustituidas por descalificaciones, que es lo que suelen hacer quienes están escasos de razones. De ese modo, el vicepresidente (que Néstor Kirchner fue a buscar a un partido que no era el suyo para que integrara la fórmula de su esposa) es presentado, sin prueba alguna, como un golpista; la jueza que limita la acción del poder es acusada de politizar sus fallos; el titular del Banco Central, dócil hasta hace un mes a los dictados del esposo de la Presidenta, es caracterizado como un empleado de los acreedores externos; y éstos han descendido, en la zoología moral, de la condición de "fondos buitres" a la de "ratas del Riachuelo".

Estas adjetivaciones suelen tener un objetivo subliminal: estimular en quienes las escuchan movimientos emocionales que entorpecen el análisis racional de los problemas. Inducen a suponer que quien se presenta como víctima de fuerzas tenebrosas defiende, por la magia de esa oposición, intereses elevados y transparentes. También impide los matices conceptuales o morales: quien plantee una duda u ofrezca una negociación es condenado por traidor.

La teoría de la conspiración permanente habilita en quienes la sostienen las peores prácticas políticas. Si el comportamiento de la realidad obedece a los dictados de un enemigo oculto y dañino, de nada vale dialogar. Habrá que escuchar conversaciones telefónicas con procedimientos clandestinos, intervenir correos electrónicos o hacer seguimientos personales. Al contradictor no hay que refutarlo, sino investigarlo. La denuncia de un complot sin pruebas suele ser un viejo pretexto de los autoritarismos para restringir más la libertad de los ciudadanos.

Esta tendencia se ha vuelto inquietante. La señora de Kirchner debería preguntarse por qué la mayoría de los ministros y de los representantes del oficialismo en el Congreso se niegan a hablar por teléfono sobre cuestiones políticas. El poder de los aparatos de inteligencia y espionaje se ha expandido siempre que contó con superiores afectos a pensar en conspiraciones.

La idea del complot sirve también para que los Kirchner ejerciten otra de sus aficiones: la de responsabilizar siempre a otros de lo que sucede en el país. La Presidenta recordó una y otra vez que el default fue culpa de la gestión Rodríguez Saá. Como si su administración y la de su marido no hubieran tenido responsabilidad alguna en prohibir, con una ley, cualquier negociación con los acreedores. Algo similar ocurre con los decretos de necesidad y urgencia. Para Cristina Kirchner fueron un engendro del Pacto de Olivos entre Carlos Menem y Raúl Alfonsín. Omitió un detalle: que ella y el doctor Kirchner participaron de esa reforma como constituyentes y le dieron su aprobación.

La fantasía conspirativa es, en síntesis, un dispositivo central del sistema de dominio que impera sobre el país. Al alertar sobre la inminencia de algo terrible, provocado por agentes malignos, los Kirchner aspiran a crear un estado de emergencia en el cual la única regla sea su voluntad inmediata. Así es que la idea de la conspiración permanente suele engendrar el abuso de poder. (El texto de La Nación de Buenos Aires, imagen nuestro archivo)


miércoles, 13 de enero de 2010

Carlos Valverde desvela la hipocresía de Jessica y su actitud mentirosa y delincuencial falsificando documentos de identidad

La corrupción de Jessica Jordán

13 de Enero de 2010 a las 11:55 por german

Tv especial. Jessica Jordan nació dos veces en un mismo año, en Santa Cruz y en un condado del Reino Unido, Inglaterra. Para participar en el Miss Bolivia obtuvo un carnet como beniana.

SLCH-jessicajordan3

Programa: SIN LETRA CHICA

Canal: CADENA

Conduce: Carlos Valverde

LA CORRUPCION DE JESSICA JORDAN

Comentario Valverde: “Cada día me sorprende más la hipocresía de la gente en este país, la hipocresía con la que se maneja mucha gente en el país. Hice un chiste de las piernas y las nalgas de Jessica Jordan, dije le va venir mal al prefecto del Beni, y hombres y mujeres me escribieron, que como puede ser que se la denigre. ¿En qué la estoy denigrando a una persona que tenía como principal oficio mostrar su cuerpo?

Jessica Jordan se presentó a varios concursos en el mundo y para eso tenía que posar en bikini, tiene un cuerpazo, su cara es bellísima y la gente se molesta conmigo porque digo que tiene buenas nalgas, han perdido el sentido de estética.

¿En qué forma la estoy denigrando? Porque según Gloria Limpias, en el periódico ‘El Deber’ la señorita Jordan ganó 80 mil dólares en lo que va este año y no salió vestida de madre de la caridad, salió vestida con bikini, se destaco su cuerpo.

Cuando me preguntaron ¿Qué opina de ella?, dije, nada, porque la señorita Jordan no ha dicho nunca nada importante ni interesante como para que pueda dar criterio sobre ella. Yo he sido opositor a los desfiles de belleza, hasta que me di cuenta que era un comercio de gente y una exposición indigna de la mujer, pero no por eso me volví hipócrita.

¿Cuál es el problema? por favor, necesitamos más honestidad entre nosotros. ¿Yo la denigro? Está señorita ganó 80 mil dólares a decir de Gloria Limpias: ‘Jessica Confirmó que colgó el bikin’’ y yo resalto sus atributos físicos.

Es más, ha cometido delito, es delincuente, y lo voy a probar. Pero, lo que le pido a la gente, no me escriba para decirme que cómo puede ser que la denigre. ¿y dónde está denigrarla cuando la chica dice que colgué el bikini’

Ganó 80 mil dólares comerciando con su cuerpo y no tiene nada de malo porque era una modelo ¿Qué vienen a rasgarse las vestiduras?

Si yo hubiera tenido relación personal con ella, nunca hubiera dicho cuánto ganó, porque a lo mejor no va poder después con la renta, si acaso, el día de mañana la renta se le ocurre entrarle para ver si pagó o no sus tributos.

Resulta que Jessica Ann Jordan Burton, éste es su pasaporte: Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, tipo. Ciudadana británica, nacida el 6 de mayo de 1984 en el Condado de Buth, fue expedida el 14 de diciembre de 2005 y, expira el 14 de diciembre del 2015.

Esta señorita sacó un carnet de identidad, número 5887044 el 13 de octubre del 2006 y esta foto, todavía no se había operado la nariz. Nació el 6 de mayo de 1985. Nació en Santa Cruz, Andrés Ibáñez.

¿Cómo, no es ciudadana del Reino Unido porque nació en el Condado de Buth?

¿Qué comenzó a cambiar aquí? Resulta que nació 2 veces en el transcurso de un año y ella dijo ‘critiquen la corrupción’. Esto es corrupción.

Porque en fecha 7 de abril del 2007 en Sala Plena de la Corte Departamental Electoral que es la que ve el Registro Civil doña Jessica Ann Jordan Burton se fue a inscribir, es decir, varios meses después de haber tenido su carnet de identidad y en la Oficialía de Registro Civil de la capital. Lugar de nacimiento: Condado de Abon, Gran Bretaña, Buth. Fecha de nacimiento: 6 de mayo de 1984.

O sea, comenzó el trámite el 7 y se lo entregaron el 27, es decir, 20 días después. Esto es fraude señorita Jordan, y ¿Sabe para qué se sacó usted el carnet anterior para participar en Miss Bolivia. La beniana Jessica Jordan, joven beniana de 21 años, modelo y estudiante de actuación en Miami, había ganado 4 títulos preliminares, esta madrugada ubico su natal Huacaraje en el mapa nacional. Hizo eso para poder viajar al Concurso de Miss Universo en condición de boliviana como correspondía.

Aquí, los que saben (dicen) ella viajó sin ser boliviana y con un carnet de identidad trucho, que seguramente se lo sacó la señora Limpias, que probablemente también deslinde responsabilidades. ¿Cuándo se saca un carnet de identidad legal, como corresponde, señorita Jordan?, y usted que dice que hay que hablar contra la corrupción.

Vi el programa de Sisi Añez, el programa “No Mentiras” lo vi entero y dijo nada que uno pueda decir, ¡huy¡ encontramos a la mujer. Estoy seguro que hay mejores, con más capacidad que ella pero es capacidad de quienes la elijen.

Yo sigo sosteniendo que estamos viviendo en la farandulización de la política, que está chica no creo que sea una víctima y que el MAS la esté usando, estoy segundo que buenos réditos tendrá ella a partir de su candidatura.

Si gana será prefecta y si no gana seguramente estará bien compensada, pero es asunto de ella.

Tengo la impresión además de que el MAS sabe que el Beni lo perdió, y como la perdió hay que hacer una candidata como Jessica Jordán y que salga de todos los cánones y mejor si tiene buen culo.

Yo me referí e hice un chiste y la hipocresía colectiva me inundó como si esta señorita se hubiera dedicado a ser hermanita descalza de la caridad. Yo me referí a su físico, de la misma forma en que me he referido siempre a cualquier cosa.

QUE GARCIA LINERA, EL GURU DE LOS PROXIMOS SIGLOS, RESPONDA POR LA CORRUPCION DE JESSICA JORDAN

Comentario Valverde: ‘Álvaro García Linera en conferencia de prensa en Los Tajibos, lo que lamentaba los comentarios del seudo intelectual del siglo, Carlos Valverde. Creo que le faltó a todas las mujeres’ (señaló García Linera).

Le falto el respeto, a vos, cuando usas a las mujeres, yo no les falto el respeto, está señorita se hizo valer por su cara, por su cuerpo y por su nalga. No ha demostrado capacidad absolutamente en nada. Jessica goza del apoyo del presidente por supuesto, si no, no la hubiera puesto.

No soy un pseudo intelectual, no soy un farsante como vos, Álvaro. Yo nunca he dicho que soy intelectual ni hablo vanagloriándome de cuántos libros he leído y he leído más de vos, te lo puedo garantizar. Pero, el tema no es con vos, el tema es que a mi me preguntaron valores de está chica y dije que no conozco ninguno.

Creo que hay mucha hipocresía, le ganará a los dinosaurios políticos, no sé. Si a Álvaro García que es tan moral le parece bien que está niña haya falsificado un carnet de identidad, no sé si lo ve bien. Yo lo halló incorrecto y lo hallo tan corrupto como cualquier otra cosa de quien falsifica que hace fe de Estado.Eso se llama falsificación, falsedad. Falsificar un documento del Estado es delito, no sé si ella o lo hicieron pero ella lo firmo y puso su cara.

Es mucha hipocresía, yo soy un pseudo intelectual, y voy a decir del gurú García Linera, del gurú del nuevo siglo, del iluminado de Álvaro García, pero no es con él el pleito.

Le falto el respeto a las mujeres, ¿por qué? Cuántas mujeres en Bolivia pueden ganar 80 mil dólares mostrando su cuerpo. Contésteme Álvaro García Linera. No lo digo yo, lo dice Gloria Limpias Suárez. Se atrevió a decir que percibió más de 80 mil dólares gracias a su carisma y su belleza.

Está chica que esta aquí no está mostrando telas, está mostrando su cuerpo. Yo quisiera saber cuál es la respuesta a la cédula de identidad lograda un año antes de ir a inscribirse y de ir hacer el trámite en Registro Civil, ella dijo que no hay que ser corrupta.

Aún si no me hubiera contestado doña Jessica Ann Jordan Burton yo le hubiera mostrado eso, porque en el momento que ella dice: ‘hay que criticar la corrupción’ supongo que tendrá respuesta para eso. No le he faltado el respeto a ninguna mujer, absolutamente, no comparto el criterio.

Dijo, gracias al modelaje pude mantener mi ganadería. No le conozco otro atributo a está niña que no sea su bellísima cara, me encanta, no lo voy a negar. Espero que pueda tener respuesta la señorita sobre esto y me encantaría que el gurú del siglo XXI, XXII, XXIII, XIV, porque no va haber otro como el del estado plurinacional. Me gustaría que el gurú García Linera nos pueda contestar qué opina de esto mientras se arregla su cacho (peinado)”.

martes, 12 de enero de 2010

a pocas horas de la elección presidencial en Chile, tuvo lugar otro debate, qué altura, qué calidad si da envidia cuando Evo negó todo debate!

Primero, lo más importante: nadie quedó herido y todo indica que no será el debate de anoche el que decida la elección de este domingo.

Segundo, los contendores no salieron a hacerse pedazos ni se dieron golpes bajo. Hubo más tensión en el compulsivo interrogatorio de los periodistas a los candidatos que en el fuego recíproco entre ambos. Frei depuso las críticas a la faceta empresarial de Piñera y su mayor audacia fue intentar recluirlo en lo que fue la dictadura de Pinochet. Piñera, por su parte, se permitió dejar caer algunas apreciaciones negativas sobre lo que fue el gobierno de Frei (casas Copeva, crisis asiática), pero el eje de sus intervenciones fue las reiteradas exhortaciones que hizo a ganarles la guerra a la delincuencia, el desempleo, la pobreza y la corrupción.

Tercero, por el hecho de haber llegado en posición de desventaja, Frei tenía mucho que ganar y no ganó; Piñera, en cambio, favorecido por las encuestas, tenía mucho que perder y no perdió. Esto no es precisamente un empate, pero la idea podría gustarles a quienes temían, a uno y otro lado, que las cosas hubiesen terminado peor.

Cuarto, es legítimo poner en duda cuán decisivo pueda ser a estas alturas un debate como el de anoche. Hoy por hoy, la fracción de electores efectivamente indecisos se ha estado adelgazando y sincerando. En su mayor parte, ya se produjeron los reacomodos y cruces de frontera de personeros que apoyaron a alguna de las dos candidaturas derrotadas el 13 de diciembre. Los que todavía no saben qué van a marcar (si es que atinan a marcar) son el raspado de la olla.

Quinto, el match de anoche fue una buena instancia para el despliegue de atributos y caracteres personales. Vaya que hay perseverancia en Frei, reflejada en el esfuerzo sostenido de su campaña, en el tranco parejo de sus intervenciones y en su tendencia a responder largo. Vaya que hay energía en Piñera, contenida a presión en conceptos repetitivos y en unas ganas de alcanzar el gobierno que a veces debe dominar tanto como sus tics.

Sexto, una pregunta: ¿Cuánta falta hicieron Marco Enríquez-Ominani y Jorge Arrate?
Séptimo, aunque no fue el término de la campaña de segunda vuelta, porque todavía quedan unas pocas horas por delante, la sensación dominante es que el juego terminó. Fue el último empujón a la rueda de la ruleta. Puede ser un alivio: no va más. (De la columna de Héctor Soto en La Tercera)

domingo, 10 de enero de 2010

Primer Fiscal de la Corte Penal de La Haya el argentino Moreno Ocampo ve en la Justicia un cambio de 5 mil años. Bolivia confía juzgar a Evo allí

Hambre de justicia hay cada vez más", dice Luis Moreno Ocampo. Lo afirma desde su experiencia como uno de los responsables del histórico Juicio a las Juntas, que cimentó la democracia allá por los años 80 y al que ahora define como "una obra de arte". Pero también lo sostiene desde su perspectiva única como partícipe central de lo que considera "un cambio de 5000 años de cultura". Es decir, la aplicación de la ley a nivel mundial en vez de la imposición de la violencia.

Con seis años en La Haya como primer fiscal de la Corte Penal Internacional, Moreno Ocampo sabe que su rol resultará decisivo para definir el futuro de ese tribunal como última instancia para juzgar genocidios y crímenes de lesa humanidad. Y aunque él aclare que no es "el fiscal del mundo", siente que es un proceso en marcha y confía en que algún día englobará incluso a Estados Unidos, la superpotencia que aún mira con recelo su jurisdicción.

Una y otra vez a lo largo de la entrevista con Enfoques en su casa de Buenos Aires, donde reside su familia, el investigador de los crímenes cometidos en Darfur o Kenya fluctuó entre su rol internacional y los asuntos locales. Así, afirma que en la Argentina "el tema pasa ahora por otras áreas de violencia", en desmedro de la política, "como puede ser la violencia criminal, que tenemos que manejarla mejor", aunque rechaza toda idea de algún día dedicarse a la política en el país o aspirar a otro cargo público. Prefiere anunciar que "se está armando un sistema global de Justicia que cambia las reglas de juego". Un nuevo orden mundial.

-Lleva seis años como fiscal y le quedan tres años más. ¿Está satisfecho con lo que logró hasta ahora?

-Cuando yo asumí, pensé: "¿Cómo organizo estos nueve años? Tengo que armar esta institución y para eso tengo que definir cómo se definen los casos a investigar". Así que los primeros tres años fueron para elegir a la gente y definir políticas muy claras sobre lo que íbamos a hacer y lo qué no íbamos a hacer, porque para mí, a la luz de mi experiencia en la Argentina, era muy claro decir que solamente vamos a investigar a los máximos responsables. A nadie más. Porque si no, me iban a pedir más cosas que no íbamos a poder hacer. Los segundos tres años consistieron en arrestar a las personas y hacer los juicios. Y los últimos tres años son cómo esta Corte maximiza su impacto mundial. Y la verdad es que, pese a todos los avatares, vamos bien. La Corte transformó las relaciones internacionales. Hoy está claro que no se pueden cometer crímenes masivos.

-¿Es ése el mayor logro?

-¡Es un cambio de 5000 años de cultura! ¡Es un logro muy importante! Yo creo que la Corte es una institución del siglo XXI y a veces no nos damos cuenta de cómo está cambiando el mundo. Antes no existía la posibilidad de una Corte permanente que mirara crímenes masivos e investigara a los jefes, incluso a los jefes de Estado, como pasa en Sudán. Pero no es sólo la Corte. Se está armando un sistema global de Justicia que cambia las reglas de juego.

-¿Y la mayor dificultad a la luz de estos seis años?

-[Piensa por unos segundos] Tengo que investigar crímenes masivos mientras están ocurriendo, a veces sin poder ir, como en Darfur, transformarlos en casos simples para presentarlos ante los jueces y aprender cómo lograr que los Estados parte, más el resto de la comunidad internacional, apoyen a la Corte. A veces, como fue en Darfur, es difícil porque eso implica enfrentar a un presidente. Pero estamos funcionando.

-Creí que me respondería con el reclamo que le hacen desde el mundo árabe sobre la idea del doble estándar: ¿Por qué se la agarran contra los países "chicos" y no contra los "grandes"?

-Ese es un argumento que comenzó a usar Bashir [por Omar Hassan al-Bashir, presidente de Sudán] cuando lo acusamos. Pero mi oficina ha demostrado una consistencia tal que los palestinos están buscando que nosotros intervengamos, y la Liga Arabe está apoyando a los palestinos para que nos presenten el caso sobre Gaza. Eso demuestra que la Fiscalía ha mantenido su independencia en un mundo muy complejo.

-A mediados de 2008, del diario inglés Daily Telegraph llegó a plantear que usted debía renunciar por su manejo de la publicidad de los casos... ¿Cómo traza el equilibrio entre el necesario apoyo de la opinión pública y la reserva necesaria de cada investigación?

-Bueno, los casos son públicos. Cuando las ONG me critican y me dicen que tenemos que hacer más publicidad, yo les digo: "Miren, en la Argentina, cuando tuvimos que enjuiciar a [Jorge Rafael] Videla, no pude convencer a mi mamá". No se puede convencer a todo el mundo. Nos manejamos con casos que dividen a las sociedades. Mi mamá creía que el general Videla era una persona buena como su papá (mi abuelo era general e iba a misa en Olivos) y ella creía que yo defendía a la guerrilla. El juicio le cambió la cabeza. Yo no pude convencerla. Cuando terminó el juicio, me llamó y me dijo: "Todavía lo quiero a Videla, pero tenés razón, tiene que estar preso". Tenemos que encontrar la fórmula para explicar mejor lo que hacemos, pero el trabajo de la Corte se va puliendo.

-¿Cree posible que algún día Estados Unidos acepte la jurisdicción de la Corte, como Australia, Japón, y sus socios europeos?

-Eso ha ido evolucionando. Al final, cuando ocurrió el caso del presidente Al-Bashir, Bush fue muy firme en apoyar la orden de arresto. Y ahora, yo diría que el gesto de Obama de acercarse a la Corte es muy fuerte. Supongo que van a pasar muchos años antes de que [EE.UU.] firme, pero se va imponiendo el criterio de que no puede haber crímenes masivos. Es un tema de tiempo para que Estados Unidos sea parte.

-Es un mérito que más de 100 países reconozcan la jurisdicción de la Corte, pero docenas de otros países no firmaron. ¿Eso afecta, complica o desvaloriza su trabajo?

-Nos afecta en muchos sentidos. La gente se pregunta por qué no estamos en Zimbabwe, en el Líbano, en Irak, en Sri Lanka, en Birmania... países donde hay conflictos. La respuesta fácil es porque no son Estados parte. Yo no soy el fiscal del mundo. Soy el fiscal de 110 Estados. Pero bueno, cuando yo empecé, eran 78, así que vamos subiendo. Estamos liderando una institución que es una parte del cambio del mundo.

-¿Dónde fija el límite sobre lo que puede hacer la Corte y el principio de soberanía?

-Esta es una Corte que respeta, absolutamente, el principio de la soberanía.

-¿Cómo se concreta en la práctica?

-Los chinos ponen mucho énfasis en el respeto de la soberanía. Yo les decía: "Respetamos la soberanía de Sudán. Nosotros le pedimos a Sudán que arreste a su Presidente". Es como si en la Argentina del 77 le hubiera pedido al Gobierno que arrestara al presidente Videla. Por supuesto que no lo hubieran hecho inmediatamente, pero el Proceso hubiera sido distinto si hubiera habido una clara posición internacional de que lo ocurrido en la Argentina eran crímenes masivos cometidos por las máximas autoridades.

-A esta altura van varias veces que menciona a la Argentina en relación al general Videla. ¿Hasta dónde su paso por el Juicio a las Juntas influye en su trabajo actual?

-¡Muchísimo! Yo siempre había pensado que el Juicio a las Juntas era la cosa más importante de mi vida profesional. Que nunca iba a hacer algo más importante porque se trató de un crimen masivo.

-¿Qué edad tenía?

-¡Yo tenía 32 años! Por eso luego hice todo lo que tuve ganas. Hice de todo. Pero siempre pensaba: "Ya hice lo más importante de mi vida. Ya está. ¡Estoy hecho!". Daba clases en Harvard, que era muy interesante, pero cuando me llamaron para hacerme cargo de esta fiscalía, me di cuenta de que en realidad el Juicio a las Juntas había sido mi entrenamiento, pero un entrenamiento maravilloso. El Juicio a las Juntas fue, realmente, una obra de arte.

-¿"Obra de arte"?

-Hmm [asiente].

-¿Qué siente con todo lo que pasó después: Obediencia Debida y Punto Final, los indultos, la anulación de aquellas leyes?

-Lo peor fueron los indultos a Videla y al resto de los comandantes. El Juicio a las Juntas Militares fue la piedra fundamental de la democracia argentina. Entonces, indultarlos fue como afectar esa piedra fundamental, por eso fui muy crítico de los indultos. Igual, estos son procesos sociales muy complejos, en los que hay idas y vueltas aunque, al final, la Argentina entró en una etapa en la que aquello no se puede repetir. El tema pasa ahora por otras áreas de violencia, como puede ser la violencia criminal, que tenemos que manejarla mejor. Pero todo esto fue un aprendizaje de cómo los límites legales están influenciados por procesos sociales que van cambiando, no sólo por la ley.

-Le quedan tres años al frente de la Fiscalía. ¿Cuál es su meta pendiente?

-La verdad es que fue un privilegio ser el fiscal de esta Corte destinada a controlar la violencia masiva. Creo que es un reconocimiento a la Argentina. A América latina como región y a la Argentina como país que lideró. De hecho, ahora una de las juezas de la Corte, Silvia Fernández [de Gurmendi], es argentina, y eso es remarcable. La Argentina tendrá un juez y un fiscal. El lugar de la Argentina es increíble en la Corte Penal Internacional. Me parece que es transformar la tragedia que tuvo la Argentina en un aporte positivo al mundo. Y justamente los argentinos no nos damos cuenta de que hay cosas que sabemos hacer y de que recibimos reconocimiento por eso.

-¿Hasta qué punto funciona que la Corte actúe como última amenaza para los Estados miembro?

-¡Oh, eso es justamente lo más interesante! Los pocos casos que nosotros hacemos son importantes por el mensaje que mandan a las personas que están en los otros Estados parte: si cometen crímenes parecidos, los podemos juzgar. Es decir, pocos casos en La Haya, mucho impacto global.

-¿Cuáles son las naciones que más colaboran con la Corte?

-Hay tres regiones que están casi enteras. Sudamérica está entera; Europa, también, y Africa no árabe está casi entera. ¿Por qué? Porque son las regiones que tuvieron crímenes. El problema es que en Europa los crímenes fueron hace 60 años. Solamente queda lo ocurrido en Georgia y un poco en los Balcanes. En Sudamérica, los crímenes fueron hace 20 o 30 años, sólo queda Colombia. Pero en Africa pasan ahora. Entonces, para los africanos, somos absolutamente estratégicos, esenciales. La primera vez que me reuní con el presidente de Sudáfrica, me dijo: "Si tenemos una nueva guerra en Congo, Africa colapsa". Para los africanos es fundamental evitar eso. Para Kenya es fundamental no volver a la violencia que vivió en 2008. Y para los países vecinos a Kenya también es fundamental que eso no ocurra.

-En septiembre último, usted aludió a eventuales investigaciones sobre crímenes cometidos por Israel en la Franja de Gaza. ¿Es posible pensar en Israel en el banquillo?

-La Autoridad Palestina vino a mi oficina a buscar justicia. Están argumentando que ellos pueden aportarme la jurisdicción ante la Corte. Es una discusión legal que estamos teniendo. Lo importante es que la Corte se constituyó en un lugar en el que no sólo ciudadanos, sino la Autoridad Palestina busca Justicia. O Rusia, que no es un Estado parte, pero nos manda información sobre crímenes cometidos en Georgia. La Corte alcanzó un alto nivel de credibilidad y eso es un enorme éxito en apenas 6 años. Es un nuevo orden que actúa distinto, porque hasta ahora se actuaba en base a dos principios: se trataba de acordar con los criminales o atacarlos.

-La idea de "acordar" con los criminales engloba las amnistías y autoamnistías. ¿Qué piensa de esas opciones?

-En el Estatuto de Roma se establece que no hay ningún tipo de amnistía para este tipo de crímenes. Esa es mi respuesta.

-En noviembre de 2007, el presidente del Center for Transitional Justice, Juan Méndez, afirmó que dependerá de usted si la Corte es "un éxito o un fracaso". "Si sólo se generan 2 o 3 juicios y 20 arrestos -alertó-, el apetito por una Justicia criminal internacional se evaporará por completo". ¿Está de acuerdo?

-Hambre de justicia hay cada vez más en el mundo. Ese es el tema. Los que tienen hambre vienen a la Corte: los palestinos vienen a la Corte, también desde Sri Lanka, gente de Colombia...

-¿No sería útil convocar a un segundo fiscal y duplicar esfuerzos?

-No lo creo. La Corte es un sistema de soporte, no puede ser la principal herramienta. ¿Colombia hace sus juicios? Perfecto. ¿Afganistán dice que va a juzgar sus crímenes? Está perfecto. Cada cual tiene sus propios casos. Y si nosotros no debemos intervenir, mejor. Digamos, es mucho mejor el Juicio a las Juntas hecho en Buenos Aires que en La Haya, a mí no me cabe duda. Creo firmemente en el sistema nacional. Y cuando no actúa, entonces hay una herramienta nueva para actuar. No se trata de lo que haga la Corte en La Haya, sino de cómo la Corte promueve incentivos a los Estados parte para que actúen, no sólo haciendo juicios, sino previniendo crímenes.

-Cuando concluya su mandato a mediados de 2012 tendrá 60 años. ¿Concluirá otra vez que ya lo hizo todo, como a los 32?

-Bueno, al menos no aspiraré a otro cargo. Me parece que este es algo grosso . ¡Este es el cargo más interesante del mundo! No quiero otro.

-¿Ni siquiera en la Argentina?

-¡Sobre todo no en la Argentina! [Risas.]

-¿Planea radicarse otra vez en Buenos Aires?

-Bueno, tengo una casa en Buenos Aires, aunque cuando me nombraron fiscal daba clases en Harvard, así que supongo que, si quiero volver a una universidad buena, podré hacerlo. Pero ya veré qué hago. Por ahora, me quedan dos años y medio para, como dijo Juan Méndez, definir el éxito o el fracaso de la Corte. Tenemos que ser un éxito, no podemos fracasar, no hay espacio para un fracaso.

-Para ser un hombre que optó por la vida pública, por correr riesgos públicos. ¿No se le cruza volver a ser funcionario en la Argentina?

-No. Siento que hice en la Argentina algo que tiene que ver con la época. Fui fiscal en el Juicio a las Juntas, después en el juicio a Camps [Ramón, ex general jefe de la Policía bonaerense durante la dictadura], durante el juicio por la rebelión de Aeroparque, en muchos casos de corrupción, de guerrilla; y fui fiscal de la última rebelión militar de [Mohamed Alí] Seineldín. Ya tuve los casos más interesantes que este país puede ofrecer.

-Yo pensaba como diputado o senador, ministro? ¿Presidente?

-No. Yo no soy político. A mí me gustaba contribuir desde el Poder Judicial a defender un límite: la vida no puede ser una herramienta política. Y me pasó lo mismo a nivel mundial. Antes me ofrecieron cargos políticos y no quise, así que menos ahora. Necesitamos líderes políticos, pero yo no lo soy.