Páginas vistas en total

domingo, 19 de agosto de 2012

abandona la línea política hoy Carlos Mesa y se refiere a valiosos conceptos morales de comportamiento en Sociedad con usos y costumbres constructivos


Se está volviendo moneda corriente la idea de que determinados valores esenciales son un invento occidental que pretenden imponerse al resto de las sociedades del mundo de manera verticalista sobre una visión eurocéntrica dominante, bajo el amparo de varios siglos en los que Occidente, por la fuerza de la conquista y la violencia inherente, impuso un modelo de desarrollo y un criterio de civilización que podría muy bien resumirse en la famosa obra del argentino Sarmiento: Civilización y Barbarie. Eso ocurrió, en efecto, con una mirada binaria en la que no había posibilidades intermedias que no sean estar dentro o estar fuera de la civilización, sobre la premisa de que la civilización tenía que ver con una sola forma de entender el tiempo, el crecimiento, el comportamiento colectivo y la organización de la vida en sociedad.
Ese supuesto afirma que cada sociedad humana tiene un modo diverso, tradiciones, usos y costumbres que devienen en valores y en paradigmas. Esos caminos propios y diferentes referidos a sus propios contextos, establecen formas de comportamiento y convenciones sociales de diverso carácter. Lo que para unos es bueno para otros no lo es, lo que algunas sociedades consideran un tabú, otras sociedades lo aceptan como una forma de vida perfectamente aceptable.
Juzgar al otro desde la lógica unívoca de aquello que aprendí en el medio en que me eduqué, no es ni aceptable ni justo. En consecuencia, no es tolerable que a título de mis propias creencias y de mi propia construcción moral, intente imponer a personas que se han formado en otros medios, el código que a mí me parece bueno y deseable.
Ocurre, sin embargo, que la experiencia traumática y violenta de milenios de vida en sociedad en el mundo, y la creciente interacción entre pueblos y culturas que hace poco menos de dos siglos apenas tenían contactos esporádicos o que simplemente nunca se conocieron, pero que hoy están ligados por la vía de los viajes aéreos, los medios masivos y el Internet, nos hicieron descubrir y aceptar un principio universal que a fuerza de luchas heroicas y sacrificios sin cuento (Bartolomé de las Casas es uno de ese ejemplos invaluables en nuestra propia tradición histórica) es incuestionable y demuestra una raíz común a la naturaleza humana. Ese principio de oro reza: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”.  Aprendimos también que es un valor universal que toda persona tiene todos los derechos y libertades sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.
Sobre estas dos ideas es que se acepta que las condicionantes culturales, de tradición o de usos y costumbre, no pueden convertirse en justificación para la vulneración de derechos que no pueden estar en cuestión. El derecho a la vida y lo que este conlleva, es sagrado.
No hay, en consecuencia, argumento alguno que reivindicando una mirada “no occidental” perpetúe la discriminación de la mujer, la ablación sexual, la violencia de género, el ejercicio de la brutalidad sexual de hombres sobre mujeres, a título de que en el contexto de sus tradiciones es “normal” que en la relación de pareja el hombre golpee a la mujer, y que la resolución de esos abusos es problema de la pareja, o peor, que una forma de “conquista” sea la violación para forzar a una familia que se opone a la pareja a que esta se tenga que casar para “lavar la afrenta”.
Estos criterios valen también para los Estados. La combinación entre el necesario respeto a las diversas cosmovisiones en un mundo tan heterogéneo, no pueden justificar la negativa a reconocer que hay sociedades en las que se produce una violación sistemática de determinados derechos humanos individuales o colectivos. Ante esa realidad las naciones que, como parte de la comunidad internacional, han suscrito compromisos referidos a los derechos humanos, pero, más que eso, defienden como parte de su filosofía de vida en comunidad, esos principios, no pueden actuar con doble rasero, aplaudiendo unas veces y condenando otras, hechos diferentes pero iguales en su naturaleza.
Si Israel viola derechos humanos y ejerce violencia de Estado, condena. Si Hezbolá lanza ataques terroristas, condena. Si el Gobierno sirio ha matado a miles y miles de sus ciudadanos en acciones represivas, condena. Si Estados Unidos mantiene cárceles en las que no rigen sus propias leyes, condena. Si Gran Bretaña no otorga salvoconducto al señor Assange, condena. Si Bolivia no se lo concede al senador Pinto, cambio de conducta…
Lo que no puede ser es que la política exterior boliviana haga un distingo de valoración de derechos por afinidades o diferencias políticas. En cuestión de derechos humanos no hay argumentos ni justificaciones ideológicas que valgan.  

domingo, 12 de agosto de 2012

Daniel Pasquier ha dejado pasar 6 días para recuperar el sociego. para qué sirve la CPE se pregunta, si EM hace "lo que quiere y su voluntad personal se impone" es que nadie le puede decir ALTO?

Hasta el turbión se amansa una vez pasan las primeras olas. Por eso estos comentarios después de unos días al discurso del 6 de agosto en Oruro. Con la distancia suficiente como para ganar sosiego y, quizás, para no reincidir en lo anecdótico. El Presidente se dirige a la Nación por obligación constitucional (Art. 172, inc. 12), no es una gracia para con sus súbditos. Lo hace para “Presentar anualmente a la Asamblea Legislativa Plurinacional, en su primera sesión, el informe escrito acerca del curso y estado de la Administración Pública durante la gestión anual, acompañado de las memorias ministeriales”. Nada de eso se hizo. Entonces, ¿para qué sirve la Constitución? “Para que se tenga y cumpla como Ley fundamental” del Estado.
 En acto solemne, “la ALP inaugurará sus sesiones el 6 de agosto en la Capital de Bolivia”; no hay otra que Sucre (Art. 155), y su cambio exige justificación. No serán suficiente caprichos personales ni apegos familiares, tampoco servirá para contar anécdotas o chistes. El tiempo es a la historia lo que los números son para las matemáticas. Errores gruesos, hasta de siglos, invalidan las argumentaciones. Libertades se le suelen permitir a novelistas, gente que trabaja la ficción como si fuera la realidad, el caso de E. Galeano citado en la primera parte del discurso, pero impropias como verdad histórica. Pretencioso sentar cátedra con esos datos sobre el colonialismo y la justificación moral para declararle guerra a muerte, cinco siglos más tarde, cayendo en las mismas o parecidas arbitrariedades y abusos. 
La mal citada Bula Sublimis Deus de 1537 llama a prestar “atención a los mismos indios que como verdaderos hombres que son, no sólo son capaces de recibir la fe cristiana”, sino que “haciendo uso de la Autoridad apostólica, determinamos y declaramos por las presentes letras que dichos Indios, y todas las gentes que en el futuro llegasen al conocimiento de los cristianos, aunque vivan fuera de la fe cristiana, pueden usar, poseer y gozar libre y lícitamente de su libertad y del dominio de sus propiedades, que no deben ser reducidos a servidumbre y que todo lo que se hubiese hecho de otro modo es nulo y sin valor”. Evo, probable, desconoce este documento, pero quienes le sugirieron el discurso actúan de mala fe haciéndolo pisar el palito. Ni la CPE actual del Estado Plurinacional ha llegado más lejos de lo establecido con la Bula de Pablo III, que además tiene autoridad universal sobre el mundo cristiano. 
Más bien, esta cita le hubiera venido bien para reafirmar los derechos y libertades de todos los bolivianos, incluyendo por supuesto a todos los indígenas, de Tierras Altas y de Tierras Bajas, al ser tan patente el incumplimiento del respeto a los derechos hoy llamados “humanos”, y que a pesar de tantos reconocimientos, declaraciones, convenios y tratados se siguen afectando en tantos conciudadanos que padecen cárcel sin juicio, exilio injustificado, persecución e investigación de bienes y fortunas sin garantías. La rendición de cuentas exigida por la CPE es de agosto a julio de la gestión 2011-2012. La opinión de lo ocurrido en el mundo en los siglos XVI al XIX corresponde a los historiadores que, por supuesto, no rendirán cuentas sobre lo actuado por el actual gobierno. Es una perspectiva equivocada colocar al Alto Perú al centro de la cosmovisión universal. Un poco de roce con el mundo exterior y la sorpresa casi unánime será descubrir que más allá del charco se ignora totalmente realidades como Bolivia y confunden fácilmente Venezuela con Uruguay. Creerse el ombligo del mundo es sorprendente a estas alturas, y lo que es peor, Evo no es el único, más bien parece la tónica general. Algo a destacar son esos párrafos dedicados al reconocimiento de la participación indígena en la guerra de la independencia americana. Sin embargo, el encanto declarado del Presidente por el relato de los mojeños de San Ignacio, choca frontalmente con la experiencia recién vivida por los descendientes de esos valientes que nos legaron naciones libres, con la represión ejercida por el Estado Plurinacional. Paradójicamente, marchan en defensa de sus derechos, por tierra y territorio. 
Casi doscientos años después, continúa la lucha. “Los indígenas son la fuerza del poder, el poder del pueblo”. Por el informe que exige la CPE, debería haberse hecho mención clara y documentada acerca de la cuestión indígena en el Estado Plurinacional. No es suficiente relatar cuentos. Mención clara sobre el estado de los procesos de reconocimiento de los derechos indígenas, en consonancia con el Convenio 180 de la OIT y la Declaración de las NNUU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas contenida en la Resolución 61/295. La violación y procesamiento de los responsables tanto del caso 24 de mayo, como de Caranavi, Chaparina, Yotola, San Ignacio de Mojos, Mallku Qota, etc., para terminar en el cada vez más complejo caso de la Consulta con ocasión del proyecto carretero a través del TIPNIS. Tantos conflictos irresueltos que generaron violencia innecesaria, con muertos y heridos, además de los derechos violentados, que no pueden quedar cerrados con la simple frase de “se rompió la cadena de mando”.
El Jefe de Estado es finalmente donde toda cadena de mando, empieza o termina. El presidente debió referirse al posible “genocidio” (en términos de NNUU) de los pueblos indígenas originarios mojeño, yuracaré y chimán. A la anunciada “militarización” del TIPNIS, contra el espíritu pacifista de la CPE y el Art. 30 de la Declaración de NNUU: “No se desarrollarán actividades militares en tierras o territorios de pueblos indígenas”; aunque se lo vista de “ecológico”, mona se queda. Así como a “la asimilación forzada” y políticamente intencionada, el “racismo”, la “discriminación” manifiesta que se están propiciando en distintas regiones del país, merecían atención. En resumen, este 6 de agosto, no se informó, no se cumplió el mandato constitucional..

Fuente: eju.tv - El discurso del presidente
http://eju.tv/?p=226222

martes, 7 de agosto de 2012

con asombro y perplejidad recibió Bolivia la noticia del apoyo de Evo al sanguinario régimen de Siria. El Deber se refiere al episodio. Hace tiempo que lo internacional se conduce de manera errática e incoherente


Las resoluciones de la Asamblea de la Organización de las Naciones Unidas tienen un mero valor declarativo o político. No son vinculantes ni obligan necesariamente a las partes, aunque siempre arrastran algún tipo de valor que merece rescatarse o criticarse. Este ha sido el caso de la última Resolución del pasado 3 de agosto, que condena las violaciones de los derechos humanos y libertades fundamentales por parte del gobierno sirio, así como todo abuso contra los derechos humanos cometido en Siria. El documento obtuvo 133 votos a favor, 12 en contra -entre ellos Venezuela, Cuba, Irán, Bolivia, Rusia y China- y 31 abstenciones.
Frente a la relativa vacuidad de las resoluciones de la Asamblea de la ONU resaltan las del Consejo de Seguridad por ser vinculantes, generar acciones y poseer naturaleza obligatoria. En lo que hace a las sanciones contra el despotismo imperante en Siria, el Consejo hasta ahora no pudo hacer prevalecer su inmensa mayoría.
El poder de veto de China y Rusia –dos de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad- ha impedido la emisión de un documento que tenga fuerza internacional. Las posiciones tanto de Beijing como del Kremlin son de naturaleza geopolítica y no entraremos en detalles. Pero están ahí y perturban el envío de fuerzas de paz a una región que se desangra diariamente en lo que ya es una abierta guerra civil. Por otro lado, no es de extrañar que estos dos países -junto con Irán, Cuba y otros más- se opongan a cualquier medida contra la tiranía de Bachar Al Asad en Damasco. Lo que sí resulta extraño es que en la Asamblea General el Estado boliviano aparezca acompañando estas posturas, so pretexto de “no injerencia en los asuntos internos de Siria” y aduciendo “desequilibrios” en el texto de la reciente resolución de la ONU.
Hace tiempo que la política exterior boliviana viene conduciéndose de manera errática e incoherente, pero llegar a extremos como el mencionado resulta preocupante. Está visto que hoy por hoy Bolivia se pone en línea con regímenes autoritarios al estilo de los vigentes en China, Rusia, Cuba e Irán, al mismo tiempo que se pliega incondicionalmente a cuanta pirueta diplomática instruye el presidente Hugo Chávez desde Caracas. Malo todo esto, reiteramos nuestra preocupación. Bolivia siempre ha mantenido sanos principios y estos principios están por encima de los hechos circunstanciales.
 La política exterior de los países organizados no es materia de improvisación, debe haber coherencia en el marco de un sentido histórico de las proporciones. No apoyar ahora medidas contra un régimen sanguinario es casi complicidad ante sus crímenes y tropelías, algo inconcebible para una Bolivia que proclama ser verazmente democrática. Ojalá se enderece el rumbo y se marche por caminos más consistentes, sobre todo en aspectos tan delicados como los que sin duda  configuran el complicado escenario mundial del presente.

sábado, 4 de agosto de 2012

como van las cosas hacia el despeñadero, próximas al caos, en un tole tole que nadie entiende, no quedará otra vía que CAMBIAR LA CONSTITUCIÓN dictamina Manfredo Kemppf

Si existe alguna medida urgente para que Bolivia se pueda salvar todavía y no quede desmembrada en las próximas décadas, está, como una de las acciones más importantes, archivar la Constitución vigente y redactar una nueva. No modificarla, ni maquillarla, sino convocar a una Constituyente y elaborar otra Carta Magna que no responda al capricho de románticos o irresponsables. Si esta Constitución pervive, dudamos que se salve la República. Hay que deshacerse del llamado Estado Plurinacional, no porque moleste su nombre por absurdo, no porque digan que ha terminado con la República, sino porque en nombre del Estado Plurinacional todo está permitido, se están cometiendo las tropelías más grandes en contra de la nación. 
El gobierno del MAS se tendrá que ir como todos se van, pese a que sabemos que los masistas preferirán morir antes que soltar el poder y enfrentarse a la justicia. Aunque serán juzgados como corresponde, por una administración legítima, no ajusticiados. Si se empeñan en desconocer el voto popular adverso que se les vendrá muy pronto, si quieren burlarse nuevamente de la democracia con trampas y triquiñuelas, si preparan descaradamente el fraude a través de las dádivas, del cohecho, de su dominio sobre el Órgano Electoral, entonces, también, todo estará permitido al pueblo estafado para echarlos del poder. 
No es cuestión de propiciar rupturas democráticas ni golpes de estado. Pero ningún gobierno que desconozca la validez del voto – como hace el MAS en gobernaciones y municipios – puede después quejarse de que lo hayan echado del Palacio por la ventana. En una elecciones limpias el MAS será derrotado. ¿Por qué la Constitución del 2009 nos preocupa tanto? Simplemente porque es el salvoconducto para la impunidad y el desmadre. Ya lo hemos dicho antes: de una Carta Magna aprobada (no redactada) por pastores, sindicalistas, “bartolinas” y “movimientos sociales” obedientes al MAS, donde la opinión de los pocos constituyentes sensatos era apabullada por manos alzadas que pronto se convertirían en puños, no podía salir nada bueno. Pero, además, hasta ese mamarracho tuvo que ser aprobado con fórceps, a salto de mata, huyendo del Teatro Gran Mariscal de Sucre, al Liceo Militar de La Glorieta y de ahí hasta una anodina sala en Oruro, luego de la masacre de La Calancha. Es de todos sabido, además, que los artículos de la Ley de Leyes venían redactados desde la Sede de Gobierno. ¿Pero cómo es esto? Nada más que los masistas elaboraron una Constitución a su medida, para subyugar a los adversarios y perpetuarse en el poder. Con la Constitución actual las “interpretaciones” están a la orden del día y lo estarán hasta que ese librito sea eliminado por la conciencia de nuevos ciudadanos. 
El MAS tendrá las libertades para seguir ejecutando lo que ya ha montado con su mayoría anodina pero masiva utilizando el monopolio de todos los poderes. Los bolivianos seguiremos amenazados a diario por una justicia que obedece al Partido; la nación descuartizada seguirá siendo una “plurinación” tendente a la dispersión más que a la unidad; no se podrá crear un aparato productivo real si los recursos naturales son de todos y no son de nadie; la educación continuará en franco retroceso y seremos los últimos en tecnología del continente; nada podrá marchar correctamente si las designaciones en lo más alto del aparato del Estado se realizan a dedo, sin observar méritos, recurriendo a interinatos que duran gestiones enteras y que, por tanto, pierden legalidad; deberemos rendir culto y sometimiento a deidades y símbolos extraños que han aparecido ayer; seguiremos engañados con un proceso autonómico burlado que no ha hecho otra cosa que afianzar el centralismo borrando del mapa político a los líderes autonomistas; y por supuesto que en un país caótico el auge del narcotráfico seguirá en alza hasta niveles impensados si la propia Constitución dice que la coca es un factor de cohesión social protegida por el Estado, que en su estado natural no es estupefaciente, además de otras lindezas. 
Lo grave es que cuando una Constitución está a la deriva, cuando es desobedecida por absurda, cuando sólo sus gestores creen en ella por conveniencia, se produce todo esto que estamos observando diariamente y que parece que S.E. ni sus consejeros ven. Parece que estuvieran acostumbrados a vivir en el caos porque la vida en Bolivia se está tornando insoportable para todos: pobres, ricos, menos ricos y miserables. Todo se “interpreta” en nuestro país; nada se cumple. Los muertos y los heridos en las calles y en el campo, los actos de corrupción visibles, las peleas callejeras entre oficialistas por ocupar una situación, el abuso flagrante contra los indígenas del oriente, todo tiene una interpretación de las autoridades y un aparato propagandístico que aplasta. Nada es cierto, todo es posible. 
No existe la certeza de que un proyectil haya matado a alguien, sino la presunción, la posibilidad de que así fuera, hasta que aquello se investigue. Y quienes tienen que investigar se callan o dicen lo que les dicta el gobierno. Finalmente, esta pobre Constitución abre campo hasta para “interpretar” la re-reelección de S.E. lo que es de una desvergüenza alarmante..
Fuente: eju.tv - Cambiar la Constitución
http://eju.tv/?p=224736

viernes, 3 de agosto de 2012

conocimos el empuje y la firme voluntad de Joaquín Aguirre de construir una salida al mar por Puerto Aguirre. testimonio de El Dia, SC

creada la ciudadela para exportar productos. Puerto Aguirre

Puerto Aguirre vuelve a realizar sus operaciones sin ningún contratiempo ni plazos. Así lo manifiesta el documento firmado entre la presidente de la Aduana Nacional de Bolivia (ANB), Marlene Ardaya, Joaquín Aguirre Hodgkinson hijo del fundador y propietario de Puerto Aguirre, además de los sectores productivos del departamento, que se reunieron en Puerto Quijarro, para verificar las instalaciones. Por este motivo, la ANB garantizará las exportaciones e importaciones, a través del puerto, mientras que la parte documental de los productos que ingresan y salen, se realizará en la capitanía de puerto de la Armada boliviana.

Fuerte presencia de productores. La comitiva que visitó las instalaciones de Puerto Aguirre estuvo conformada por Gabriel Dabdoub, presidente de la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz (Fepsc), Willy Rojo, presidente de la Cámara de Exportadores de Santa Cruz (Cadex), Julio Roda, presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), Daniel Velasco, gerente general de la Cámara de Industria y Comercio (Cainco), Demetrio Pérez de la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas (Anapo), que observaron y verificaron la forma de trabajo que se realiza en Puerto Aguirre. Además, mencionaron que la única forma de solucionar los problemas es mediante el diálogo, por ello aplaudieron la presencia de la presidente de la ANB, Marlene Ardaya y resaltaron su gestión.
Puerto Aguirre es un complejo de instalaciones para despacho de carga en la hidrovía Paraná-Paraguay. En los hechos, es el único puerto soberano en aguas internacionales, que tiene el país.

Visita histórica. Según Joaquín Aguirre, es la primera vez que una presidente de aduana visita las instalaciones del puerto, por lo que agradeció su presencia, además de rescatar el compromiso de la institución aduanera para asegurar la salida de los productos fuera del país vía la Hidrovía Paraguay- Paraná.
"Espero que su corazón haya  palpitado al ver esta flamante tricolor, sentando soberanía de Bolivia en la hidrovía Paraguay- Paraná. Estamos muy contentos por haber llegado a este acuerdo", manifestó Aguirre.

Potenciar capitanía. El plazo de 60 días que se otorgó en primera instancia a Central Aguirre quedó atrás; sin embargo, el trabajo que la aduana realizará en este tiempo es adecuar su sistema en las instalaciones de la capitanía de puerto de la Armada, además de proceder a la ampliación del área de la zona aduanera.

Necesitamos más trabajo. Guillermo Lino, presidente del Comité Cívico de Puerto Quijarro, expresó que aplaude la actitud de la presidente de la aduana, ya que en su región, lo que más necesitan es trabajo y esto solo se lo puede realizar a través de la inversión.
"Agradecemos a la presidente de la aduana por llegar a este acuerdo, ya que en nuestra región el trabajo es muy necesario, para lograr salir del atraso. Aquí no se puede parar las actividades, más cuando no hay muchas empresas, mientras existan más empresas  tendremos más trabajo, para que la gente pueda sustentar a su familia", señaló Lino.

Es la manera de resolver un problema. Julio Roda, presidente de la CAO, indicó que la forma de solucionar los problemas, es como la que se hizo entre productores y la aduana. También dijo que de no haberse solucionado este conflicto, los silos donde se almacena el grano de soya, no iban a abastecer.
"Realmente creo que esta es la forma de solucionar los problemas, estamos muy satisfechos, porque esto se iba a convertir en una pesadilla para el sector productivo. Tomando en cuenta la poca capacidad de almacenaje, que tiene Santa Cruz, esto iba afectar muy fuertemente al sector productivo", dijo Roda.

Salen e ingresan productos estratégicos. En tanto, Daniel Sánchez, gerente general de Cainco, comentó que Puerto Aguirre es una zona muy importante para el desarrollo del país, por lo que mostró su conformidad con el acuerdo llegado entre las partes involucradas.
"Este puerto es muy importante no solo para las exportaciones, sino también para todo el desarrollo del país, ya que todos los granos que se producen prácticamente salen por esta zona. También ingresan productos de primera necesidad para el sector industrial y empresarial. Por ello, estamos bastante contentos con el acuerdo arribado y confiamos que en un futuro todo se arregle de la misma forma entre las autoridades, el sector privado y la sociedad civil", puntualizó Velasco.

Aprovechar puerto. Asimismo, Demetrio Pérez, expresó que por esta zona se puede llegar a un mercado muy atractivo, como es el vecino Brasil, por lo que su sector quiere aprovechar la coyuntura internacional para poder sacar los productos por esta zona.
"Puerto Aguirre tiene todas las condiciones para operar, por eso apoyamos las gestiones y saludamos el acuerdo para que continúe sus operaciones", dijo Pérez.
"Esta es la forma de solucionar los problemas, iba ser una pesadilla si no se llegaba a un acuerdo, ya que no tenemos capacidad de almacenaje".
Julio Roda
Presidente de la CAO

Entrevista: Joaquín Aguirre Hodgkinson
"Sin olas, pero es nuestra única salida al mar'
Hijo de un visionario que impulsó hace más de dos décadas, la construcción de un puerto que sentara soberanía boliviana, a través de la Hidrovía Paraguay-Paraná, para tener acceso al Atlántico.

P. ¿Cómo empieza la historia de Puerto Aguirre?
J.L.: Mi padre (Joaquín Aguirre Lavayén) y yo, llegamos a buscar terrenos a esta zona, para edificar el puerto, y yo me quedé a construirlo. Pero es un esfuerzo de familia, por eso ya estamos en esto más de 30 años. Por este sector llegó Ñuflo de Chaves y fundó Santa Cruz la vieja, también don Miguel Suárez Arana, mi pariente, creó Puerto Suárez. Entonces siempre estuvo en nuestra historia, en nuestra sangre, muchas personas visionarias pasaron por acá, nosotros solo retomamos lo que otros habían hecho. 
Yo estuve a cargo de la construcción y después de la administración, mi padre era el presidente de la empresa. 

P. ¿Cómo vivió la suspensión de las actividades del puerto?
J.L.: Se suspendieron el control y fiscalización de parte de la Aduana, a la mercancía que ingresa y sale del puerto. Pero ahora estamos muy contentos con la Aduana que va a permitir,  dar tranquilidad al sector productivo y todos los que utilizan nuestros servicios.

P. ¿Qué significa para usted, que el puerto esté sentando soberanía boliviana?
J.L.: La tricolor la llevamos en corazón y cada vez que vengo aquí (Puerto Aguirre), veo lo que hemos hecho con toda mi familia, con la creatividad y decisión de mi padre para hacerlo, por eso nos llenamos de orgullo y emoción. Es nuestra salida al mar, tal vez no haya olas, ni aguas saladas, pero esta es nuestra salida al mar.
 

jueves, 2 de agosto de 2012

figura como documento el breve texto que El Dia dedica al capitalismo y sus contras tan de boga en nuestra Bolivia


El capitalismo no es un santo, pero tampoco es un diablo. Pese a que muchos buscan cómo echarle la culpa de todos los problemas que ocurren en la humanidad –así ha sido siempre-, los responsables de la mayor cantidad de calamidades mundiales, han sido los del otro bando, los socialistas, los comunistas, los estatistas, los controladores, los que siempre han vendido la idea de que los políticos y los funcionarios van a producir soluciones, cuando en realidad les conviene que los problemas perduren para siempre, porque de eso viven.
Por ejemplo, los funcionarios que manejan hoy el país, despotrican contra el capitalismo, lo vilipendian todos los días y quieren aniquilarlo, pero no van más allá de amenazar con la expulsión de una marca de gaseosa, porque en realidad, todos los días rezan, imploran y encienden velas para que al capitalismo chino, al capitalismo hindú y al capitalismo brasileño les vaya estupendo, para que nos sigan comprando los minerales y el gas a buen precio y en cantidades abundantes, para que ellos, los socialistas e impulsores del estatismo, sigan haciendo sus experimentos y repartiendo la platita que les permite mantenerse en el poder.
El capitalismo destruye el medio ambiente, es verdad, pero no más que los otros sistemas económicos que ocasionaron desastres como el de Chernobyl. Pero pese a todas las críticas, hay algo de lo que todos tienen que estar seguros: será el capitalismo el que va a salvar el planeta, porque es el único método capaz de generar la competencia necesaria para producir de otra manera, inventar nuevas tecnologías capaces de ahorrar energía, modificar los patrones de consumo y ayudar a recuperar los espacios que han sido dañados por la mano del hombre.
Mientras tanto, los socialistas y estatistas de Venezuela, Bolivia, Nigeria y otros confines de la tierra, seguirán buscando la manera de sacarle provecho “a la antigua” a los recursos naturales, destruyendo, derribando bosques, contaminando ríos y expulsando a los indígenas de sus territorios, cuando el capitalismo ha convertido a las tribus de Canadá, de Estados Unidos o Ecuador en accionistas de grandes empresas.
Otra de las acusaciones es la pobreza. Se sindica al capitalismo de empobrecer a la humanidad, cuando no ha habido otro sistema en la historia que haya ayudado a tanta gente a mejorar su nivel de vida. La única ventaja del socialismo ha sido establecer igualdades, pero igualdades hacia abajo, es decir, empobrecer a todos por igual, algo que no deja de ser un consuelo, pero de tontos.
El Gobierno boliviano se ufana de haber ayudado a superar ciertos niveles de pobreza (muy ínfimos por cierto), pero eso es mérito del capitalismo mundial que nos compra cada vez más minerales, gas y cocaína. Pero cuando se trata de repartir ese dinero, el estatismo y el socialismo bolivianos fallan de manera abrumadora. Tanto que se habla de los bonos, éstos no representan ni siquiera el dos por ciento del presupuesto y la plata que se destina a la educación, la salud y otros sectores sociales son irrisorios en comparación a lo que se llevan las élites políticas que se enriquecen con gastos reservados, contratos, compra de helicópteros, satélites y fábricas fantasmas.
Lamentablemente Bolivia nunca ha tenido un sistema capitalista serio, pero sí una gran cantidad de charlatanes de plaza que jamás han cumplido el rol de árbitros que el liberalismo le asigna al Estado, justamente para evitar los excesos de los capitalistas. Los gobernantes han sido capitalistas a la hora de conseguir los beneficios, pero estatistas cuando se trata de quedarse con los cambios.
El Gobierno boliviano se ufana de haber ayudado a superar ciertos niveles de pobreza (muy ínfimos por cierto), pero eso es mérito del capitalismo mundial que nos compra cada vez más minerales, gas y cocaína.